Ciudad

Invertidos $5.402 millones en proyectos productivos para familias restituidas

Los proyectos productivos buscan facilitar el acceso a instrumentos para el desarrollo productivo de las familias campesinas con restitución y posesión de sus predios.

Municipios como Chibolo, Plato, Ciénaga, Sitionuevo y Sabanas de San Ángel son algunos de beneficiados.

 

La Unidad de Restitución de Tierras (URT) en el departamento del Magdalena, ha realizado una inversión de 5.401.403.400 pesos en la entrega de proyectos productivos a familias víctimas del conflicto armado, beneficiados de los procesos de restitución de tierras.

Municipios como Chibolo, Plato, Ciénaga, Sitionuevo y Sabanas de San Ángel son algunos de beneficiados de los proyectos productivos para la producción de café, ganadería doble propósito, frutas, hortalizas, avicultura y apicultura, los cuales han sido implementados de acuerdo a la vocación del territorio en los que se encuentran los campesinos retornados, cada uno de esto proyectos cuenta con la destinación de alrededor de $27 millones para su implementación.

Estos proyectos productivos buscan facilitar el acceso a instrumentos para el desarrollo productivo de las familias campesinas con restitución y posesión de sus predios, con el propósito de contribuir en la generación de ingresos de manera sostenible. Si bien, las acciones complementarias a la restitución de tierras deben contribuir a la sostenibilidad y al retorno de las familias participantes; para tal fin, los proyectos representan una de las principales herramientas de sostenibilidad de la restitución de tierras.

EN SITIO NUEVO

Sitionuevo es uno de los municipios representativos en la implementación de proyectos productivos con la puesta en marcha de más de 13 proyectos productivos en beneficia de familias víctimas de la violencia, que tienen como actividad productiva primaria la ganadería y como componente de seguridad alimentaria el cultivo de vegetales y hortalizas.

Estas familias cuentan con el acompañamiento técnico por parte de la Unidad para determinar que las acciones productivas en los predios sean rentables y tengan buena productividad, garantizando a las familias restituidas estables condiciones de subsistencia.