Internacional

Venezuela, un gobierno de sicarios: Whitaker

Kevin Whitaker es el embajador de EE. UU. en Colombia. También fue subsecretario de Estado para Suramérica y embajador en otros países de la región

 

Desde hace cuatro años el diplomático Kevin Whitaker está a cargo de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, oficina desde la que ha acompañado al gobierno en iniciativas enmarcadas en la lucha contra el narcotráfico, la corrupción, la seguridad y en fortalecer la relación entre ambas naciones. Este país es un aliado estratégico de Colombia. En 2018, ha prometido una inversión de 138 mil millones de dólares según el reporte parcial de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

En EL COLOMBIANO hablamos con Whitaker sobre su visión de aspectos clave del país: corrupción, implementación del Acuerdo de Paz y la crisis de Venezuela.

 

Con las políticas que ha implementado el gobierno de Iván Duque, ¿la relación con EE.UU. tiende a mejorar o existe algún elemento que la pone en riesgo?

“No diría que en riesgo, siempre hay algo que perfeccionar y vemos en la administración de Duque toda la voluntad de hacerlo. Un ejemplo es la problemática coca-cocaína. La situación que enfrentamos Colombia y Estados Unidos es grave por la cantidad de coca en el país. Otra observación es en la relación bilateral económica, algo en lo que tenemos que buscar la mejor posible. Tuvimos unas obligaciones con Colombia en el tema de la chatarrización, el presidente Duque buscó una prórroga de otros seis meses en lo que se había definido bilateralmente y eso se logró hacer”.

 

Hay un punto de interés común en Latinoamérica, la crisis de Venezuela. ¿El manejo que se le ha dado en Colombia es respaldado por la embajada?

“Como gobierno hemos proporcionado a la región 140 mil millones de dólares para ayudar a países afectados por esta salida de venezolanos. De estos, 93 mil millones de dólares están acá con nosotros, estamos tratando de ayudar. Es un voto de dinero muy grande, pero no es suficiente para el tamaño del problema. Tenemos un gobierno corrupto e ineficiente de sicarios y, mientras eso exista, el flujo de venezolanos buscando una vida mejor va a continuar”.

 

¿Cuál puede ser el papel de EE.UU. en la crisis, dentro de Venezuela?

“Hemos dicho que buscamos que se reimplemente la democracia en Venezuela, que la gente pueda hablar por sí misma, y no a través de este grupo de sicarios que hay”.

 

¿Qué tanto preocupa a EE.UU. el alza en los escándalos de corrupción?

“No quiero ser demasiado positivo en eso. El hecho de que estén saliendo a la luz es una cosa muy buena. Tengo que indicar claramente nuestro compromiso de trabajar al lado del fiscal General, Néstor Humberto Martínez. En el caso de Odebrecht proporcionamos la evidencia que tuvimos en diciembre de 2016 y no hay país en la región que haya hecho más con esa información que Colombia, gracias al liderazgo de Néstor Humberto”.

 

Decía que hay temas que se deben perfeccionar. ¿En la implementación del Acuerdo de Paz hay alguno?

“El gran problema con el Acuerdo ha sido el posacuerdo, la implementación, y la gente está buscando los resultados. El reto que tenemos todos, Colombia y Estados Unidos, es mostrar con esa gente que sí hubo un antes y un después, y mostrar los beneficios de la paz. Eso no será algo fácil y no es de vara mágica tampoco, es un trabajo de años, como decimos: ‘La única manera de empezar, es empezar: empecemos’”.

 

Hay otro punto y es Santrich. ¿En qué va esa extradición?

“Buscamos al señor Santrich. Hemos proporcionado información estableciendo causa probable. Lo que nos toca bajo el tratado. Esa información indica que todos esos eventos ocurrieron después de la firma del Acuerdo de Paz. Estamos buscando la decisión del gobierno de Colombia de extraditarlo, para enfrentar la justicia norteamericana por los crímenes que, a nuestro juicio, hizo en contra de la justicia norteamericana”.

 

¿Las disidencias de las Farc le preocupan?

“Claro. Lo que necesitamos es mostrarle a esa gente que tiene otra posibilidad y que los que siguen delinquiendo, el Estado tiene derecho a defenderse. Nosotros por décadas hemos ayudado al estado

de Colombia a hacerlo”.

 

Colombia intenta dialogar con el Eln. ¿Qué tan posible ve que se haga en el gobierno de Iván Duque?

“No tengo muchos datos al respecto de eso. En la medida en que se puede lograr convencer a grupos armados de dejar las armas, es una buena cosa”.

 

¿Cuándo va a venir el presidente Donald Trump?

“Hemos programado dos visitas y por razones de fuerza mayor no pudo viajar. Mi deseo es que venga y vea en Colombia lo que han logrado”.

 

¿El interés por parte del gobierno Trump sigue ahí?

“Esperamos que sí, pero no hablo en nombre de la Casa Blanca. Ya en el pasado se había programado”.

 

El Colombiano