Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

¿Quiénes ganaron y quiénes perdieron con la aprobación de la reforma tributaria?

248
[themoneytizer id=”22300-1″]

Tras cerca de dos meses de discusiones y reuniones, este jueves el Congreso de la República dio su aval a la ley de financiamiento del Gobierno Nacional, una iniciativa que –como toda reforma tributaria– dejó a algunos contentos y a otros molestos con las medidas aprobadas.

Para el analista económico y docente del Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa), José Roberto Acosta, con la aprobación de este proyecto ganaron los empresarios, quienes verán una disminución del impuesto de renta y porque muchos sectores tendrán unas exenciones tributarias que sumarían cerca de 12 billones de pesos.

“Con esta reforma tributaria ganaron los empresarios adscritos al Consejo Gremial que apoyaron la candidatura presidencial del uribismo, porque lograron tener exenciones que suman cerca de 12 billones de pesos, según fuentes del Ministerio de Hacienda. Los que pierden son la regla fiscal del país, la sostenibilidad fiscal, además estamos en riesgo de perder el grado de calificación”, indicó Acosta.

Por su parte, el decano de la Facultad de Economía de la Universidad Central, Erick Behar, aseguró que es muy difícil hablar de quiénes ganan o quiénes pierden con la reforma, y lo que se debería ver son los efectos directos e indirectos que tendrá sobre varios sectores del país.

“Es una reforma que, en la manera en que se planteó inicialmente, habría sido bastante preocupante, pero con lo que el Congreso logró transformar tenemos un parte de tranquilidad en algunos aspectos como, por ejemplo, el tema de impulsar la productividad y no estar golpeando a los estratos más bajos. Hay una preocupación y es que esta reforma tributaria es temporal y no estructural, porque se hizo para cubrir un déficit de corto plazo y lo que necesitaremos, a la larga, es una reforma estructural que recaude fácilmente unos 30 o 40 billones de pesos”, indicó Behar.

En ese sentido, José Roberto Acosta consideró que uno de los efectos directos que puede tener el proyecto es que a raíz de los beneficios tributarios se pueda generar un panorama más complicado que podría llevar a un incumplimiento de la regla fiscal y a un deterioro en las perspectivas de las calificadoras de riesgo.

“Creo que se viene un difícil escenario porque el Gobierno Nacional le apostó a que los beneficios tributarios van a generar un crecimiento económico. Si miramos las bolsas, se están desplomando, los pronósticos de crecimiento de 2019 se están desinflando y el precio del petróleo también viene cayendo, así que la apuesta de creer que vamos a estimular el crecimiento con una reducción de impuestos es equivocada y tendremos dentro un año y medio un hueco fiscal que nos va a generar la pérdida de la calificación de riesgo afectando el grado de inversión”, explicó Acosta.  

Con esta postura coincidió el decano de la Universidad Central, quien consideró que lo que se ve afectado internacionalmente es la credibilidad del país, porque ha habido mucha improvisación en materia tributaria en Colombia.

“Un reflejo de esto es que la reforma tributaria terminó saliendo completamente distinta a la propuesta inicial y ese tipo de desaciertos genera una inestabilidad e incertidumbre en la imagen que estamos enviando a nivel internacional, porque somos un país que cambia las reglas de juego cada vez que queremos y los inversionistas y el mercado no saben a qué atenerse en unos años”, sostuvo Behar.

Por su parte, el decano de Economía de la Universidad del Rosario, Carlos Sepúlveda, consideró que uno de los que pierde con este proyecto es el Gobierno Nacional, porque terminó muy golpeado políticamente y no consiguió los recursos suficientes para cubrir el déficit. Además, también resaltó que el mensaje a nivel internacional no ha sido muy bueno.

“Creo que ganan los sectores con exenciones y reducciones de impuestos y pierde el Gobierno Nacional, porque salió muy golpeado políticamente con el trámite del proyecto. Además, el país también puede considerarse como un perdedor, porque al final la reforma terminó siendo una colcha de retazos sin lo bueno que tenía la propuesta inicial. A pesar de que se logra conseguir unos recursos, no serán suficientes porque no logran generar una tranquilidad en materia económica a nivel internacional”, indicó Sepúlveda.

Para el decano del Rosario, uno de los aspectos positivos es la progresividad que se logró en materia del impuesto de renta para las personas naturales, en donde los ciudadanos que más tengan serán los que contribuirán más en materia de impuestos.

“Desde el punto de vista de progresividad, uno de los puntos destacados es que se cobra una tarifa más alta a las personas que tengan mayores recursos y eso es bueno, pero hay un trato muy desigual por sectores, porque por un lado le aplican una mayor tasa al sector financiero y por otro se dan unos beneficios a la economía naranja, turismo y la agricultura”, indicó Sepúlveda, quien además destacó que en este proyecto se perdió una oportunidad de generar un sistema tributario más simple y ordenado.

Erick Behar, por su parte, se sumó a que el sector financiero es uno de los afectados con la sobretasa del 4 % que le aplicó la ley de financiamiento, aunque consideró que fue un gran acierto porque estas entidades crecieron cuatro veces por encima del sector real y son unos agentes que guardan la liquidez.

“En Colombia pagamos el 4 x 1000 y cualquier tipo de producto bancario y lo que hacen estas entidades financieras es guardar esa liquidez. Por eso es importante pensar que a la rentabilidad que vienen teniendo se le imponga un impuesto”, resaltó el académico.

El decano de la Universidad Central también coincidió con Sepúlveda en que esta reforma tributaria realmente golpea y afecta a las personas de mayores ingresos con medidas como el impuesto a patrimonios superiores a 5.000 millones y el incremento de la tarifa para quienes ganan más de 33 millones al mes.

Asimismo, en opinión de los analistas, se destaca en la reforma las medidas impuestas contra los evasores, ya que contempla como un delito la defraudación fiscal. Para los expertos, esto envía un mensaje e impacta directamente a los ciudadanos que vienen incurriendo en este tipo de prácticas o que tenían pensado hacerlo en el país.

Frente al tema del IVA plurifásico a las cervezas y gaseosas, aunque desde algunos sectores advierten que podría afectar los ingresos de los tenderos y el consumo, la mayoría de expertos consideraron que el incremento que puede tener el precio de estos productos no impactaría la demanda considerablemente.

Finalmente, los analistas consideraron que los beneficiarios de los programas sociales del Estado podrían convertirse en grandes perdedores de esta ley, quienes –ante la falta de recursos– verían una reducción por parte del Gobierno Nacional en la cobertura y recortes en los beneficios que venían teniendo en los últimos años.

BOGOTÁ (Colprensa).

[themoneytizer id=”22300-28″]