HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Declarada insubsistente la gerente de Emser

171
[themoneytizer id=”22300-1″]

Un voto de un liberal en contra de una propuesta que es vista como una posible privatización. le significó a la gerente de Emser, ser declarada insubsistente. 

La no aprobación del proyecto de concesión del alumbrado público por 25 años, en la Comisión de Presupuesto del Concejo en el Líbano, terminó con la declaratoria de insubsistencia de la gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Acueducto, Alcantarillado y Aseo del Líbano, Emser, aunque a simple vista el tema no se relaciona, al parecer, tendría un trasfondo político. 

La gerente Sandra Milena Quijano contó que de manera pública y ante la Fiscalía hizo una denuncia por un presunto acoso laboral, extralimitación de funciones y posible tráfico de influencias por parte del alcalde Germán Castellanos. 

La hoy exfuncionaria, manifestó sentirse presionada, pues el mismo día en que se declaró su insubsistencia fue abordada y recibió el mensaje de “hacer presión sobre uno de los concejales, Armando Navarro, para que este vote positivo el proyecto, yo no accedí y en horas de la tarde una concejal aborda al cabildante Navarro con la resolución de insubsistencia (del cargo de la gerente) y hace presión”. 

“No fue capaz de darme la cara” 

Lo paradójico del tema es que el 7 de diciembre en la rendición de cuentas de Emser, según dicen los asistentes, el mandatario Castellanos exaltó la labor de Quijano y resaltó los logros que tuvo la entidad durante su administración. 

La exfuncionaria agregó que “es triste, me siento desilusionada y decepcionada, porque el alcalde no fue capaz de darme la cara”. 

Esto teniendo en cuenta que el mandatario Castellanos, puso al secretario de Planeación, Jaime Andrés Moreno, como alcalde encargado el día en que se expidió la resolución, mismo funcionario que le pidió la renuncia a Quijano, a lo que está respondió que no. 

“En su poder de alcalde toma la decisión y después de 15 días de la rendición de cuentas, en donde es consciente de como está la empresa, de que ha crecido patrimonialmente en mil 700 millones de pesos”. 

Ante la insubsistencia de la gerencia, fue nombrado como encargado el secretario de Planeación. 

La exgerente indicó que ella no podía influir en la decisión que iba a tomar el concejal Navarro sobre el proyecto de alumbrado público. 

También, comentó que tiene diferentes pruebas que demostrarían el presunto tráfico de influencias y acoso laboral, por parte de Castellanos. 

Y agregó, que no es la primera vez que el proyecto se hunde, pues en 2017 para esta época, la propuesta no pasó la Comisión de Presupuesto por votación de las mayorías. 

EL NUEVO DÍA buscó vía telefónica al mandatario Germán Castellanos, para conocer su postura sobre el tema pero no obtuvo respuesta, por lo que está redacción queda pendiente de la versión del mandatario. 

El ‘Florero de Llorente’ 

La Comisión de Presupuesto la integran los concejales Leidy Stella Sánchez (Liberal), Agustín Palacios (Cambio Radical), Ludivia Arenas (Cambio Radical), Armando Navarro (Liberal) y Luis Casas (Cambio Radical). El martes de esta semana analizaron algunos proyectos de la Administración municipal, entre ellos, la concesión del alumbrado público por 25 años y la entrega de la administración de la planta de beneficio animal a un particular. 

El meollo del conflicto se originó por la propuesta del alumbrado público, que actualmente es manejado por la Alcaldía, tema al que los concejales Palacios, Arenas y Navarro, votaron en contra. En este punto el aval de Navarro era decisivo para pasar a debate en plenaria. Al parecer, una forma de ‘presión’ que encontraron en Navarro, fue su cercanía con la gerente de Emser, Sandra Quijano. 

Para conocer los detalles de la propuesta del alumbrado público, EL NUEVO DÍA habló con el cabildante Armando Navarro, quien contó porque adoptó su postura negativa. “En mi caso particular, la concesión no es viable porque dentro del estudio económico había cifras proyectadas muy altas, como la interventoría. Lo otro era el caso de luminarias que también estaban altas”. Costos que a la larga caerían sobre los usuarios. 

Navarro expresó que ante el desacuerdo se dieron opciones como adelantar una oferta pública para reducir el valor del kilovatio que en Líbano está en $466 que es visto como alto, teniendo en cuenta que en Ibagué tiene un valor de $166. 

Y la otra alternativa, fue que se entregara a Emser la operación, mantenimiento y expansión. Dicho desacuerdo, el costó el puesto a la gerente Quijano. 

Al preguntarle a Navarro si él recibió algún tipo de presión de forma directa, respondió que no se va a pronunciar sobre ello, pues es un tema que se pondrá en conocimiento de las autoridades. 

¿Conflicto entre liberales y cambio radical? 

Al interior de este tema existiría un dato más, pues se comenta que Emser es una entidad manejada plenamente por el liberalismo, tras adelantarse un acuerdo programático entre los dos partidos al inicio de este gobierno. Esta diferencia, demostraría la ruptura del CR con una línea de las ‘toldas rojas’.

 

Ibagué El Nuevo Día

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte