HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Mendicidad migratoria se ‘toma’ las calles samarias

144
[themoneytizer id=”22300-1″]

Esta mujer con un bebé en sus brazos y niños pequeños recorre las calles de Santa Marta esperando una ayuda humanitaria. /MONTINER ALVIS.

La situación para los migrantes se agudiza cada vez más ante la proliferación de sus compatriotas que han aumentado los índices de informalidad en Santa Marta.

 

Varias mujeres y hombres provenientes del vecino país de Venezuela se ‘tomaron’ las calles céntricas de Santa Marta en busca de una ayuda humanitaria. Frecuentan sectores emblemáticos como el Parque de Bolívar, La Catedral y los alrededores de la Caja de Compensación Familiar del Magdalena, principalmente.

Triste y dolorosa realidad la que están padeciendo los migrantes venezolanos en esta ciudad quienes se han visto obligados a mendigar para poder comprar un pañal para sus hijos o algún alimento para comer.

La situación para los migrantes se agudiza cada vez más ante la proliferación de sus compatriotas que han aumentado los índices de informalidad, se les ve en los semáforos ofreciendo mandarinas, bananos maduros, agua, dulces y otra gran variedad de productos, mientras otros piden monedas a cambio de bolívares coleccionables.

Yusbeli Rojas es una mujer venezolana que lleva varios meses en Santa Marta sin encontrar una oportunidad laboral. Se la pasa recorriendo las calles céntricas con su bebé de 5 meses de nacido cargado en sus brazos y la acompañan sus dos hijas. Con lo poco que alcanza a recoger vendiendo golosinas puede sobrevivir en ‘La Perla de América’.

 ‘‘Ya llevo cinco meses en esta ciudad, el mismo tiempo que tiene mi hijo que nació acá y es colombiano, vivo con mi mamá y un hermano en un sector que se llama Pescaíto. Ellos venden tinto todos los días y con lo que logramos reunir vamos sobrellevando la situación, pero no ha sido nada fácil’’, dijo la mujer mientras su hijo pedía seno.

A pesar de las vicisitudes que viven a diario Yusbeli y su familia no han perdido la esperanza, se aferra a Dios para que nunca les falte el alimento. ‘‘Estoy muy agradecida porque muchas personas que he conocido me han ayudado, estoy esperanzada en conseguir a alguien que pueda apoyarme con ingredientes para vender alimentos porque tengo mi cocina, a las niñas quiero buscarle una guardería y poder salir adelante’’, explicó.

Reconoció que no alcanzó a censarse pero que está dispuesta a salir adelante hasta encontrar una ayuda humanitaria en este país. Al referirse a Venezuela, Yusbeli afirmó que mientras el presidente Nicolás Maduro continúe gobernando su país no tendrá un cambio.

Mientras algunos migrantes venezolanos están pidiendo limosnas en las calles del Centro Histórico para subsistir, hay otros que están afrontando su odisea con emprendimientos comerciales o elaborando bolsos u otras artesanías que se exhiben en las Ferias que funcionan en el malecón ‘Rodrigo de Bastidas’ en la Bahía de Santa Marta. 

Alfredo Villalba es un venezolano que elabora artículos tallados completamente a mano sin utilizar ninguna maquinaria. Son productos en madera vera y sangre de toro como centros de mesa con frutas, servilleteros, toros, caballos, tortugas, hormigas, cucharas, dominós y muchas creaciones que pueden adornar una mesa de comedor, oficina, repisa o un cuarto.

Villalba extendió una invitación a todos los samarios, residentes y turistas para que visiten la feria de exposiciones cerca a la Sociedad Portuaria en el horario comprendido entre las 8:00 de la mañana hasta las 11:00 de la noche y puedan adquirir una variedad de productos innovadores a precios asequibles.

[themoneytizer id=”22300-28″]
You might also like