Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Las palmas ya no son para la Semana Santa

624

[themoneytizer id=22300-1]

Pese a las recomendaciones muchos creyentes siguen comprado los tradicionales ramos de palma para la ceremonia litúrgica del Domingo de Ramos.

El llamado es a todos los fieles católicos para que hoy Domingo de Ramos, eviten usar las palmas de cera, las cuales cada vez son más escasas en nuestro país pese a ser nuestro árbol nacional.

Un país rico en palmas que cada vez las arrincona y amenaza más pese a que tienen infinidad de usos, desde alimento hasta artesanías y construcción. Incluso una de ellas es el árbol nacional. 

Se cuenta con 252 especies y 45 géneros, de acuerdo con el primer Plan de Manejo, Uso y Conservación de Palmas que busca su protección y conservación. El tercer país en cantidad, detrás de Brasil y Malasia.

El plan, elaborado por el Grupo de Investigación en Palmas Silvestres de la Universidad Nacional con el Ministerio del Medio Ambiente, muestra los servicios que prestan estas plantas y su estado actual. Hay 54 especies con alguna categoría de amenaza y casi la mitad de estas son endémicas, la mayoría en la región andina, donde también tienen más problemas.

Fue elaborado por la investigadora Gloria Galeano como directora del proyecto, con asesoría de Rodrigo Bernal, quien fue autor principal del catálogo de plantas de Colombia.
Pero no solo se trata de hablar de las palmas amenazadas. También de sus usos, que son un motivo para conservarlas.

EL PORQUÉ

De las 252 especies, 161 tienen alguna utilidad por los humanos y 32 se pueden comercializar. Son 192 usos los que proveen las distintas partes, del tallo alas hojas, el tronco y los frutos. Se conoce su empleo en construcción, elaboración de utensilios y herramientas, temas culturales, alimentación humana, medicinal, alimento para animales, ornamentos, elaboración de artesanías y combustibles.
Unos ejemplos de las que se aprovechan, de acuerdo con el Minambiente, son la palma de Vino, que es fuente de aceites, fibra, palmito y materiales de construcción. 

La nolí tiene un alto potencial para producir aceite y la moriche es una de las más abundantes en la Amazonía. Casi todas sus partes se utilizan: su fruto es alimento de los pueblos indígenas porque su pulpa tiene altos contenidos de vitamina A, carbohidratos, ácidos oleicos, tocoferoles y caroteno, explicó Rodrigo Bernal, uno de los autores. 

NO TIENEN MUCHA DIFUSIÓN

Muchos productos que se obtienen de las palmas se usan solo en las regiones en las que crecen, dice el documento, pero podrían ser objeto de comercio a gran escala, convirtiéndose de esta manera en motor de desarrollo sostenible para las comunidades rurales.

Son varios los ejemplos: los frutos del canangucho (Mauritia flexuosa), el milpesos (Oenocarpus bataua), el asaí (Euterpe precatoria), el naidí (Euterpe oleracea), el mararay (Aiphanes horrida) y el corozo de lata (Bactris guineensis) tienen propiedades nutricionales que han sido identificadas, pero su uso nose ha extendido en el país.

Pese a esto muchas están en peligro. El manejo inadecuado de especies útiles (como utilizar las de cera en Semana Santa) y la deforestación por la ampliación de la frontera agropecuaria son las principales amenazas, mucho más para aquellas que crecen en regiones donde no hay áreas protegidas.

Y hay casos dramáticos, como el de una palma mararay que solo crece en San Carlos, Antioquia, de la cual solo se tenían ocho individuos registrados a 2015. La citada nolí es otra en peligro de extinción por la pérdida de su hábitat.

UN EMBLEMA DEL PAÍS

La palma de cera del Quindío es el árbol nacional, pero no es la única de cera: hay ocho especies más, casi todas amenazadas de extinción.

La pérdida de hábitat, más extracciones inadecuadas de sus ramas para la celebración de la Semana Santa han causado estragos, en particular la primera situación porque es difícil que sobrevivan fuera del bosque. Con el corte de las ramas se afecta el ciclo de crecimiento. Ante tanta utilidad y por su función ecológica las palmas deben ser otra prioridad en conservación. Y para eso, usarlas bien./Colprensa.

[themoneytizer id=22300-28]