HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Más de 70 caimanes agujas habitan en lagunas costeras y madreviejas de Santa Marta

630

Más de 70 reptiles han sido avistados por funcionarios de Corpamag tras muestreos nocturnos para el ‘Plan de conservación, manejo, y uso sostenible del Caimán Aguja’.

Esta especie se encuentra amenazada de extinción y, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza está como vulnerable, lo que indica que si no se toman medidas urgentes la especie pudiera llegar a desaparecer.

Por:
EMILY
BUSTAMANTE NÚÑEZ

El caimán aguja, es considerado el ‘Rey’ de las madreviejas en Santa Marta y, a través de muestreos realizados por biólogos de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, han avistado más de 70 especies entre jóvenes y adultos.

Por lo anterior, en el departamento del Magdalena se gesta la primera gran experiencia de turismo comunitario enfocada en la conservación de las especies del borde costero, un verdadero Ecoturismo.

“En esta ruta, los turistas se encontrarán inmersos en el verdadero significado del turismo ecológico, donde se mezcla la cultura de los pescadores con la magnificencia de la biodiversidad del piedemonte y costas de la Sierra Nevada de Santa Marta”, señaló Julieth Prieto, bióloga de Corpamag.

Así mismo, se extiende por el borde costero,  entre las áreas protegidas del Parque Tayrona, ocupando las cuencas que se encuentran entre los ríos Piedras yDon Diego.

Este reptil se encuentra presente en el borde costero hace millones de años, antes de que los humanos dominaran estas tierras, era territorio del caimán. Pormás de tres décadas esta especie fue exterminada de muchos de los ríos del Magdalena, para utilizar sus pieles en el negocio de la marroquinería y solo hasta este momento la población se encuentra intentando recuperarse.

En ese sentido, para lograr la conservación de las poblaciones del caimán y disminuir esta fuerte presión local, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, formuló el ‘Plan de conservación, manejo, y uso sostenible de caimán aguja’ buscando así la resolución de conflictos con las poblaciones de caimán aguja presentes en el sector de río Piedras y Buritaca.

LOS MUESTREOS

Para la elaboración de este Plan, Corpamag realizó muestreos nocturnos, entre diciembre 2017 y abril 2018 observándose un total de 70 avistamientos decaimanes aguja entre los 32 y los 250 centímetros de longitud desde los juveniles pequeños hasta adultos.

Estos avistamientos se realizaron principalmente en lagunas costeras y madrevieja cerca de la desembocadura del río Don Diego, Buritaca y Guachaca, al igual que en la playa y el mar cerca al hotel Koralia en la madrevieja formada por la desembocadura del caño María, la madrevieja del hotel Playa Bonita, la desembocadura de Quebradas de Valencia y el río Piedras.

Prieto, dijo que “en el sector de Mendihuaca, aunque no se obtuvieron registros dentro de los conteos nocturnos realizados, reportes y fotografías tomadas por la comunidad en Casa Grande muestran que sí hay animales en la zona probablemente habitando madrevieja y áreas inundables más que el río, pero en bajas concentraciones. El estudio identificó tres áreas importantes para la conservación del caimán aguja en el sector río Piedras-río Don Diego: La madrevieja presente en el hotel Playa Bonita, el río Buritaca, sus zonas de desborde, madrevieja y lagunas costeras adyacentes, y la desembocadura de Quebradas de Valencia”.

En la implementación de este Plan, vienen desarrollando procesos de acompañamiento, actividades de control y seguimiento, así como jornadas de educación ambiental con las comunidades de este sector logrando poco a poco generar en la población comprensión, entendimiento y respeto por la especie, con el fin de que su protección sea vista como una oportunidad de mejoramiento en su calidad de vida, y con ello, una necesidad de conservar al guardián de las aguas.

Corpamag ha realizado censos de las poblaciones de caimán en este borde costero durante el periodo 2017-2019 y ha encontrado una población muy pequeña compuesta en su mayoría por juveniles.

Pocos adultos se observan en estas poblaciones principalmente porque son depredados por el hombre debido al miedo que despiertan. Debido a esta presión de cacería la especie enfrenta un panorama difícil el cual se agrava cuando conocemos que los individuos solo alcanzan la madurez sexual a los ocho años de edad, por estos motivos la población se encuentra con pocas oportunidades de reproducirse y sobrevivir.

LA ‘RUTA DEL CAIMÁN AGUJA’

Con la iniciativa de la ‘Ruta del Caimán Aguja’, Corpamag busca integrar a los distintos habitantes, operadores y usuarios del borde costero, en torno a la conservación de esta especie.

En este sentido es importante resaltar el trabajo que se viene desarrollando con miembros de la comunidad y operadores turísticos quienes participan en los recorridos para obtener información científica datos sobre su presencia, comportamiento y reproducción permitiéndole a la Corporación tomar decisiones acertadas sobre el manejo del caimán y su hábitat. Hoy en día existe una comunidad comprometida frente al cuidado de la especie y un ecoturismo responsable.

La Ruta del caimán también hace parte de una ruta educativa, Corpamag  ha llegado a las escuelas rurales a brindar insumos a los profesores para el desarrollo de sus Praes, Proyecto Ambiental Escolar, para formular proyectos dirigidos a la preservación de los hábitats y las especies que se encuentran en su localidad.

El eco turismo dirigido a la observación de caimanes y babillas ha venido cobrando importancia como un atractivo de las zonas por parte de trabajan con actividades turísticas, luego de la instalación de vallas informativas y talleres dirigidos a la prevención de accidentes se ha logrado proponer el cuidado de esta especie y su hábitat como un patrimonio natural importante que impulse la visita de observadores de fauna silvestre de todas partes del mundo.

Se espera con este proyecto prevenir a las comunidades sobre la presencia del caimán aguja en el borde costero y poder incentivar el turismo con esta especie como una bandera de conservación.

Es importante que recordemos que los animales y plantas silvestres deben ser protegidos por los colombianos, su destrucción y comercialización se encuentran castigadas por la ley.

¿CÓMO APROVECHAR LA PRESENCIA DE CAIMÁN AGUJA EN EL TERRITORIO?

“El caimán aguja posee un calendario que todos debemos tener en cuenta, en la época de final de año ese se da el cortejo donde machos y hembras se encuentran para aparearse, luego de esto durante los meses de febrero y marzo, la especie coloca sus huevos. Estos huevos colocados en nidos subterráneos bajo la arena, pueden albergar hasta 40 huevos que eclosionan después del mes de Junio”, manifestó Prieto.

Añadió que “durante esta época la madre cuidara agresivamente de sus crías, y es en estos momentos del año cuando pueden presentarse accidentes, para evitarlos es importante no intentar tocar uno de estos animales ni tomarnos fotos a una distancia menor a diez metros, no utilizar las madreviejas para bañarnos y tener precaución en las desembocaduras después de las cinco de la tarde, además es muy importante que nunca dejemos a los niños solos en borde de agua, debido a que el caimán generalmente le teme a los humanos, pero un niño que chapalea cerca del agua puede ser confundido con una nutria o ponche los cuales hacen parte de sus presas naturales”.

LA PROTECCIÓN DE LA ESPECIE

La bióloga marina de Corpamag, indicó que “los caimanes son importantes porque por los movimientos de sus poderosos cuerpos y colas crean canales por donde fluye el agua, evitando la sedimentación y se oxigenan las ciénagas”.

Agregó que “como depredadores tope de la cadena alimenticia controlan las poblaciones de otras especies, eliminando animales enfermos, con esta acción controlan las poblaciones de otras especies por lo cual generan un ambiente propicio para que exista una alta biodiversidad lo cual se observa en una manifestación visible de muchas formas de vida que adornan los paisajes que puede contemplar el visitante a lo largo de la ruta”.

La ruta del caimán protege los cuerpos de agua dulce fuente de vida del borde costero, educa a la población aledaña entorno a los valores de la preservación de la naturaleza y  promueve el turismo responsable y la vocación eco turística de las actividades que se desarrollan, todo esto con el fin de preservar el patrimonio natural para el disfrute de las futuras generaciones.

LAS MADREVIEJAS

En esta ruta se encuentran uno de los ecosistemas más singulares del Magdalena, se trata de las madreviejas, estos humedales costeros se forman por el flujo de agua hacia antiguas desembocaduras de los ríos.

“En estos cuerpos de agua dulce se crían muchos de los peces que tanto nos gusta ver en un plato con patacones y arroz con coco, como el pargo y el robalo. Estos peces desovan en las desembocaduras y madreviejas, donde termina su desarrollo hasta ser juveniles, para luego migrar mar adentro”, manifestó Prieto.

Las madreviejas se componen de vegetación de manglar junto con vegetación de humedal, formando unas coberturas heterogéneas que permiten el establecimiento de una inigualable biodiversidad, este hábitat es hogar para cantidad de especies de aves, anfibios, peces y muchos invertebrados de todo tipo, incluyendo numerosos moluscos y crustáceos.

Por otro lado, actividades como el relleno de las madreviejas para el establecimiento de hoteles ecológicos, la expansión de la frontera agrícola y ganadera, la contaminación del agua con pesticidas de uso agrícola y la deforestación para el aprovechamiento del mangle como fuente de carbón vegetal, son algunas de las practicas que han llevado a este ecosistema prácticamente a su extinción.

LAS CARACTERÍSTICAS

Las condiciones favorables y los cambios hidrológicos del ambiente influencian directamente a los caimanes, por ello la presencia de este en el Parque Nacional Natura Tayrona que se considera como indicador de la buena salud del área protegida.

Así mismo, el caimán aguja, es una de las seis especies de cocodrilos que se encuentra en el país. Su cuerpo está cubierto de escamas color gris claro; presenta bandas oscuras tanto en el cuerpo como en la cola; su cabeza es estrecha y larga, en ella sobre salen los dientes cuando la boca está cerrada y una elevación de cada ojo.

Su importancia ecológica radica en el mantenimiento, control y recuperación del hábitat. Se alimenta principalmente de peces, así como de cangrejos, insectos, tortugas, iguanas, aves acuáticas, entre otros.

DIRECTORA CARIBE DE PARQUES NACIONALES

Luz Elvira Angarita, directora territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, señaló que el área protegida hace parte del hábitat de estos animales y, es normal verlos desplazarse por el mar, lagunas, zonas boscosas y la playa.

“Esta especie tiene como hábitat todo el Caribe colombiano. Es normal ver a esos animales en el Parque Tayrona, debido a que se han hecho avistamientos desde hace varios años. Estamos haciéndoles seguimiento a los caimanes dentro del área protegida y, esperamos seguir conservando estos sitios que no solo es para el disfrute de los humanos sino para estas especies”, dijo Angarita.

Agregó además “ese caimán aguja que está en la zona ‘La piscinita’ también se ha encontrado en Arrecife, en ‘Lagunilla’, en toda la costa del Parque y, también en las proximidades como el río Piedras. No hay problema con el animal siempre y cuando las personas no se acerquen demasiado, no lo inciten a que se acerque atrayéndolo con comida, no le tiren objetos, puesto que el animal lo que busca es acomodarse, si el va para el agua se tira allí, si el sale del agua para la zona boscosa es porque simplemente está en su hábitat”, sostuvo Angarita.