HOY DIARIO DEL MAGDALENA

El jefe de la extrema derecha austriaca, comprometido por una cámara oculta

203

[themoneytizer id=22300-1]

La oposición austríaca pidió el viernes la renuncia del líder de la extrema derecha y número dos del gobierno, Heinz-Christian Strache, después de que la prensa publicara informaciones según las cuales prometió contratos públicos a cambio de ayudas para la campaña.

El semanario alemán Der Spiegel y el diario Sueddeutsche Zeitung publicaron en sus webs fragmentos de una grabación con cámara oculta de una operación encubierta que, afirman, tuvo lugar unos meses antes de las elecciones parlamentarias de 2017 en Austria, en las que el Partido  de la Libertad de Austria (FPÖ) de Strache accedió al poder.

En las imágenes se ve al vicecanciller Strache y a Johann Gudenus, jefe del grupo parlamentario del FPÖ, discutiendo con una mujer, que afirma ser la sobrina de un oligarca ruso, sobre cómo puede invertir dinero en Austria, específicamente para controlar el tabloide de mayor tirada del país, el Krone Zeitung.

La conversación se centra principalmente en la adopción de una participación importante del accionariado del poderoso tabloide austríaco.

Se oye a Strache sugerir que bajo un nuevo liderazgo, el Krone podría ayudar al FPÖ en su campaña electoral. También sugiere a la mujer que esta podría tener acceso a contratos públicos.

“Ella tendrá todos los contratos públicos obtenidos actualmente por Strabag”, un grupo austríaco de construcción, clave en el sector, afirma el jefe del FPÖ según la transcripción de sus declaraciones.

Strache rechaza que se puedan dar resistencias en el seno de la redacción del Kronen Zeitung porque “los periodistas son los mayores prostituidos del planeta”, afirma.

Tras la publicación de estos videos, los principales partidos de oposición austríacos reclamaron la dimisión del vicecanciller del gobierno que dirige Sebastian Kurz, asimismo jefe del Partido Popular austriaco (centro-derecha).

La principal formación de oposición, el Partido Socialista (SPÖ) pidió su renuncia y calificó el asunto del “mayor escándalo” de la república austriaca de posguerra. El partido liberal NEOS se hizo eco de la petición de renuncia y declaró que las elecciones parlamentarias ahora eran “inevitables”.

El encuentro, que tuvo lugar en un ambiente relajado en una villa de la isla española de Ibiza, fue en realidad un montaje filmado para cazar al jefe del FPÖ, según los medios alemanes, que aseguran no saber quién se encuentra tras esta operación.

Strache admitió que la reunión tuvo lugar, pero negó haber cometido algún delito.

El líder de extrema derecha declaró a Sueddeutsche Zeitung que “se consumió mucho alcohol a lo largo de la noche” y que existió una “gran barrera lingüística” durante la conversación.

Las últimas acusaciones, justo días antes de las elecciones al Parlamento Europeo, tienen lugar tras un periodo tenso para la coalición del FPÖ con el Partido Popular austriaco de Sebastian Kurz.

Kurz tuvo que defender su decisión de formar gobierno con la extrema derecha después de una serie de revelaciones sobre afinidades extremistas en las filas del FPÖ.

Viena, Austria | AFP | 

[themoneytizer id=22300-28]

You might also like