Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Marcha LGBT inunda Sao Paulo

315

La 23a edición de la fiesta se celebró, como cada año, en las avenidas Paulista y Consolaçao de la capital económica de América Latina. Llena de color, fantasías y música, asemejaba a un carnaval de invierno paulista, con la diferencia que la fiesta transmite un fuerte mensaje político.

La tradicional marcha del orgullo LGBT arrancó en la mañana de este domingo en Sao Paulo exigiendo “respeto” a la diversidad, con un fuerte talante político en un año en que Brasil estrena un gobierno ultraconservador.

La 23a edición de la fiesta se celebró, como cada año, en las avenidas Paulista y Consolaçao de la capital económica de América Latina. Llena de color, fantasías y música, asemejaba a un carnaval de invierno paulista, con la diferencia que la fiesta transmite un fuerte mensaje político.

“Vine a luchar contra la homofobia y el irrespeto”, afirmó Monique Barber, de 31 años, que al comienzo del evento dijo sufrir un ataque verbal en plena avenida Paulista. “Tenemos [como presidente] un político homofóbico y vemos como las cosas retroceden, imagina ser atacado en la propia marcha LGBT”, agregó.

Brasil eligió como presidente en 2018 al ultraderechista Jair Bolsonaro, quien en tres décadas de carrera política ha coleccionado un historial de mensajes homofóbicos, racistas y machistas.

Desde que asumió el poder en enero, Bolsonaro ha reafirmado sus posiciones criticando la educación sexual en las escuelas, censurando publicidad oficial pro-diversidad, caricaturizando a la comunidad LGBT y, más recientemente, calificando de “equivocada” la decisión del Supremo Tribunal Federal este mes de criminalizar la homofobia.

De fe católica, Bolsonaro ha abrazado a la comunidad evangélica, en aumento en Brasil, en busca de capital político. Esta semana se convirtió en el primer presidente del país en participar en la Marcha para Jesús que también se realiza en Sao Paulo en junio cada año, congregando a miles de fieles de varias iglesias evangélicas.

Su rostro y el hashtag #elenao, que se volvió un eslogan contra el presidente, figuraron en varias pancartas que circularon este domingo prometiendo “resistencia”.

“Vivimos un momento de retroceso político y social con Bolsonaro al frente de Brasil, por eso es que tenemos que responder presentándonos aquí hoy”, dijo Regina Flores, de 58 años, que por primera vez se sumó a la Marcha.

A Felipe Ferreira, de 27 años, el Brasil actual le asusta. “Tenemos un gobierno homofóbico y que promueve y facilita el porte de armas. Un presidente que no cree que la homofobia sea crimen y empodera a los intolerantes”, comenta.

Ferreira, que vive en el litoral paulista, explica que la comunidad LGBT es aún más vulnerable en el interior del país. “Tomarte de las manos con tu pareja te puede costar la vida”, dice el activista que lucía el torso desnudo y una bandera arcoíris amarrada en el cuello.

Marina Fernandes, de 19 años, llegó desde el litoral paulista para “apoyar el movimiento”. La joven, que se define como heterosexual, decidió sumarse por primera vez al desfile. “Vine porque siento empatía y porque creo en el respeto al otro, no hay que ser homosexual para eso”, comentó.

En un domingo soleado y tibio, el tiempo contribuyó a la celebración de la que está considerada una de las mayores movilizaciones proLGBT del mundo y que este año aspiraba a reunir unas 3 millones de personas.

Diecinueve carros de sonido cruzaron las avenidas que se extienden hasta el centro de la ciudad. Las atracciones principales fueron la Spice Girl Mel C, que repasó los éxitos del grupo británico a mediados de la tarde, además de las brasileñas Karol Conká, Iza y Luísa Sonza.

El tema de este año es “50 años de Stonewall”, en homenaje a las protestas contra redadas policiales en ese bar de Nueva York en 1969, convertidas en un hito de la lucha por los derechos de la comunidad LGBT.

SAO PAULO, AFP

También podría gustarte