HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Generar confianza

408

Corrupción, abusos de autoridad, violencia, delitos contra la administración pública, desconfianza, ocupación exagerada del espacio público, desorden administrativo, poca idoneidad en los servicios públicos e inadecuada prestación de los mismos, inseguridad, rezago en educación y salud, desempleo, entre otros generales aspectos, ponen en duda la viabilidad de nuestro desarrollo, crecimiento e integral prosperidad. Las expectativas de expansión de nuestra economía son lejanas, los grandes compromisos de inversión que necesitamos no aparecen en el horizonte.

Tenemos que entender y bien comprender que debe importarnos desarrollarnos, cambiar, transformarnos, empezar como fuerzas vivas a tomar exacta conciencia que requerimos avanzar de manera y forma robusta, alta, cohesionada, importante y urgente. Prepararnos, capacitarnos para ayudar, trabajar de consuno con la administración pública, articular confianza mutua, partir de la premisa que se trata de un asunto de doble vía, que la confianza hay que ofrecerla para merecerla, y que para merecerla hay que ofrecerla; así de simple, pero igualmente, así de efectiva, toda vez que la confianza es fundamental para la colaboración; y como alguien dijera, aunque por sí misma no resuelve los problemas, por lo menos nos acerca a una solución.

Urge que prosperemos, lo necesitamos. Se impone crear, fomentar, impulsar, potenciar, volvernos eficientes, producir valor económico, generar valor social, hacer que nuestras empresas se involucren socialmente e igualmente sean más justas y definitivamente más responsables. Procurar todos, el bienestar de la población, el progreso y potenciación municipal y departamental. Ayudar que los gobiernos cumplan en realidad y verdad con sus muchas metas, propósitos y objetivos; que exista equilibrio entre economía y sociedad, que en la economía prevalezca un sentido social y que los requerimientos sociales no traspasen las posibilidades de la economía.

De eso se trata y en eso debemos de trabajar todos a una, máxime por cuanto La clave para ese equilibrio, es que todos y cada uno cumplamos con el marco legal. No más sesgos, no más excusas. Obligados estamos a ir por el camino recto, por el camino de las realidades, de la solución de las propias necesidades sin desviaciones algunas. Tiempos estos en los que estamos viviendo que no admiten dilaciones, rodeos, improvisaciones, ni más esperas. Avanzar y proyectarnos hacia mejores destinos es el camino a seguir. saramara7@gmail.com

You might also like