HOY DIARIO DEL MAGDALENA

“Es una muerte absurda”: padre de suboficial fallecido en accidente

1.874

Un día después del accidente en el que murieron dos suboficiales del Comando Aéreo de Combate N° 5 (Cacom 5), aún no está claro qué ocasionó el hecho.

Las familias del técnico subjefe Jesús Lacides Mosquera López, oriundo de Quibdó (Chocó), y el técnico cuarto Sebastán Gamboa Ricaurte, nacido en Agua de Dios (Cundinamarca), se preguntan, en medio del dolor, qué falló en la exhibición que se convirtió en tragedia.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Lacides Mosquera, padre del homónimo técnico subjefe fallecido en el accidente de ayer, cuestionó los protocolos de las fuerzas militares, a quienes responsabilizó de la muerte de su hijo. “Viendo esta situación que se presentó con mi hijo, a mí me parece que el estamento castrense se debe revisar. En cualquier parte del mundo las fuerzas militares tratan de proteger a sus miembros al máximo. No improvisan, no ‘chambonean’”, dijo.

Además, se refirió a que el incidente se podía evitar, y que no entiende por qué su hijo, que llevaba 18 años en la Fuerza Aérea, fue seleccionado para la exhibición, pues, según él, esas labores les son asignadas a integrantes de menor trayectoria.

 “Quiero mandarle un mensaje a la cúpula militar en Colombia, y es que como ellos no ponen en riesgo a sus hijos, sino que ponen en riesgo a los hijos ajenos, que por lo menos sigan los procedimientos, que dejen de estar improvisando. Porque desde el punto de vista de un país civilizado, de lo que es una nación en el siglo XXI, con todos los instrumentos técnicos que hay hoy en día, este tipo de cosas no podrían pasar. Es absurdo, y ahí el estamento militar está fallando”.

“Tienen que ser más serios, más coherentes. Defender la vida y honra de todos los colombianos, no en teoría, sino desde hechos concretos, y si no son capaces de defender la vida de los propios miembros de las fuerzas militares, por Dios, ¿de qué estamos hablando?”, concluyó.

En complemento, Mosquera comentó que su hijo le manifestó en los minutos previos a la exhibición que no quería hacer parte de ella, y enfatizó en que él no es el único que sufre la pérdida de Jesús Lacides, pues con su partida, quedó huérfano un niño de nueve años, y viuda su esposa Karen López. Además, las exequias de su hijo se harían el viernes, pues no lo enterrarán hasta que su hermana Orienny, que trabaja como médica en Afganistán, regrese al país.

Así van las investigaciones

Dos investigaciones en paralelo, una de la Fiscalía y otra de un equipo técnico de la Fuerza Aérea Colombiana, recopilan pruebas y analizan las variables que desataron la tragedia.

Una de las primeras certezas es que la cuerda sobre la que iban Sebastián Gamboa Ricaurte y Jesús Lácides Mosquera López, que sostenía la bandera de Colombia, no se desprendió del helicóptero.

“Tenemos como un hecho cierto que esta cuerda no se desprendió del helicóptero, esta cuerda sufrió una ruptura, un corte, que es el foco de esta investigación. No puedo referirme a hechos adicionales porque tengo que respetar la reserva para la investigación en curso”, señaló el general Ramsés Rueda, comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).

La Fiscalía General de la Nación apuntó además que equipos científicos de otros países prestan apoyo en las pesquisas para determinar las causas del accidente que enlutó el cierre de la Feria de Flores 2019.

“La Fiscalía solicitará la cooperación y el apoyo técnico y científico de otros países con el fin de establecer las causas que motivaron el aparente corte de la cuerda usada por los uniformados durante el ejercicio aéreo”, anunció por medio de un comunicado.

Lo que pasó

El accidente se registró a las 3:17 p.m. del domingo, sobre la pista del Aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, luego de una demostración en el aire. Los fallecidos fueron el técnico cuarto Sebastián Gamboa Ricaurte y el técnico subjefe Jesús Lácides Mosquera López, suboficiales del Comando Aéreo de Combate No. 5 (Cacom 5) de la base aérea ubicada en el aeropuerto de Rionegro.

El Colombiano

También podría gustarte