HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Una mejor democracia

370

Al poder hay que demarcarlo para que haga el mínimo daño posible, aterrizarlo, procurar en lo posible que encauce su todo benéfico hacia el bien colectivo. Exigirle cuentas al máximo, burlarse de las pretensiones que tenga en contra de la comunidad, reclamarle abiertamente sus atropellos, juzgarlo acremente en sus faltas, evitar a toda costa y en todo momento que se desborde, lo que nos lleva a concluir que la única arma que la humanidad ha inventado y tenemos para delimitar el poder es la democracia, razón para explorar más, para hacerla más real, más inclusiva y mayormente eficaz.

Soy de los que cree que hay maneras mejores de ejercer la democracia que la que tenemos actualmente en muchas partes del mundo. También que es hasta ahora el sistema de gobierno que mejor responde a los anhelos de justicia, equidad y participación que los seres humanos esperamos de un régimen del que queremos tenga en cuenta las aspiraciones de todos y no sea despótico; más cuando le delegamos economía, seguridad, salud, educación, la obra vial, el cuidado de la naturaleza y todo lo que siendo bienes comunes tiene que ver quienes habitamos en su territorio, razón por la que se han inventado diferentes formas de elecciones, a fin que aseguren el respeto a la voluntad popular y el funcionamiento de las instituciones.

Pero el descrédito y la desazón se ha apoderado de la ciudadanía. Ve en el aporte de dineros a los candidatos un negocio que compromete la asignación de futuros contratos para quienes los financian, quienes por tal circunstancia pasan a convertirse en actores importantes del quehacer político y terminamos eligiendo en función de sus empresas y no por el bienestar de la sociedad. Los robos y demás otros actos de corrupción de autoridades y funcionarios, en todos los niveles de las distintas instituciones del Estado, hunden en la deshonra a los políticos e instituciones que representan, lo que es más que grave para la democracia, al convertirse en tierra fértil para los extremismos y todos los demás absolutismos posibles.

No se tiene en cuenta que una de las mayores aspiraciones ciudadanas es poder participar más en las decisiones que tienen que ver con todos, debiendo ser por tanto una participación independiente del Estado y darse como contraparte del Gobierno. Ser control social. Espejo, aporte y veeduría, a efecto que su poder se soporte en la credibilidad y oficie como portavoz de las inquietudes y demandas colectivas, en el entendido que la democracia es también la capacidad de las personas de ejercer el poder, que en la práctica se delega a un representante que pueda ejercerlo en nuestro nombre.rubenceballos56@gmail.com*Jurista

También podría gustarte