HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Gobernantes que bien gobiernen

181

Quien gobierna, debe ejercer el arte del consenso. Reconocer la necesidad e importancia de contar con buenos oponentes. Escuchar las opiniones de los demás es el primer paso hacia una gestión exitosa. Tiene que tomar en consideración lo que piensan los demás, pero, al mismo tiempo, debe ser capaz de tomar las decisiones que benefician a la mayoría, dejando satisfechas a las posibles minorías. Gobernar es un arte (hacer política el paso previo). Los buenos gobernantes son generalmente buenos políticos (los buenos políticos no siempre son buenos gobernantes).

El buen gobernante trata de ser uno más, entender la problemática de su tiempo para ofrecer soluciones concretas y gobernar con justicia. En todo esto, clave es tener en cuenta el papel que juegan las redes sociales, que

han llegado a trastocar el modelo comunicacional gobernantes / gobernados, reduciendo distancias y estrechando vínculos entre desconocidos. Han cambiado enteramente la relación entre tales desconocidos, y obviado la necesidad de un vínculo común más profundo.

Gobernar no es perorar promesas sin sentido, sin cumplir, sin explicar, sin justificar, sin nada, sin tiempos ni dignidad, sin razones ni honor. Gobernar no es el juego de quienes no quieren comprometerse y desean que todo siga igual. Gobernar va mucho más de lo que estamos viviendo. Gobernar, saber gobernar, es un honor.

Hoy importa más que nunca saber gobernar, toda vez que la política y los políticos están más que desacreditados y, campean por doquier apatía, irresponsabilidad cívica, populismo, en oposición a una comprensión imaginativa del presente, gran sentido histórico y valoración de lo público sobre lo privado. Si bien las situaciones políticas que vivimos son complejas, bueno es recurrir a una interpretación lo más ajustada posible a los sentimientos e ideales de los gobernados. Tocar a la gente con acciones positivas, con fe, con la fuerza de los hechos y de la verdad. Con capacidad para captar lo que se ha denominado la textura de la vida, y tener la destreza para integrar la información siempre cambiante, fragmentaria, numerosa y fugaz, y así actuar en función de esa visión, consciente y única, de las múltiples variables en juego en determinada situación.

Gobernar bien, saber gobernar, es tener la inteligencia para comprender la complejidad de las relaciones humanas. De entenderlo y aplicarlo, sin duda ninguna ganamos todos sin excepción. Cuándo será ese cuándo que tengamos esta clase de gobernantes en nuestros municipios y departamento?. Pensemos y atrevamos a elegirlos de presentarse algunos que valgan la pena (los hay) en este escenario de la política que ya se encuentra bastante agitado.saramara7@gmail.com

También podría gustarte