Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Colombia no cerrará puertas a migrantes

188

Según Migración Colombia en el país hay 1,4 millones de venezolanos, pero ese dato solo cuenta a los que ingresan legalmente.

El país la tiene clara. Mantendrá las fronteras abiertas para quienes dejan su vida en Venezuela por cuenta de la dictadura y toman rumbo hacia Colombiapara rehacer sus vidas. De ese modo, mantendrá los esfuerzos administrativos para que puedan acceder a servicios básicos como salud y educación.

Así lo deja claro el director de Migración, Christian Krüger Sarmiento, al señalar que la decisión que han visto más fácil en la región es poner trabas o dificultades para que los migrantes accedan a los territorios, pero que este fenómeno hay que verlo como lo que es: una crisis que no respeta género ni edad.

EL PANORAMA

“Hemos tenido que afrontar la segunda crisis migratoria más grande del mundo, después de Siria. Es el resultado de las políticas de expulsión implementadas por una dictadura y que en la actualidad ha llevado a que más de un millón cuatrocientos mil venezolanos se radiquen en Colombia”, indicó.

El funcionario manifestó que dentro de este trabajo, el Gobierno, además de flexibilizar la normatividad migratoria, ha buscado estrategias para que esta población haga parte activa de la vida productiva del país, como es el caso del Permiso Especial de Permanencia (PEP).

De los 68.000 venezolanos que debían renovar el PEP, solo el 50 % lo ha hecho, por lo que Migración decidió ampliar el plazo hasta el 31 de octubre. Aún hay 34.000 migrantes que deben cumplir con este requisito para continuar laborando.

Según el funcionario, son alrededor de 600 mil venezolanos regularizados en Colombia, de los 1,4 millones que hay en la actualidad. “Gracias a esta medida muchos vienen trabajando y afiliándose al Sistema de Seguridad Social, dejando así de ser una carga para el Estado”.

Ante esto, Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la U. del Rosario, además de reconocer la decisión, destaca que si Colombiacerrara su frontera, esto se convertiría en un problema, pues no se podría determinar cuántos ingresan, quiénes son ni a dónde van. “Cerrarla es inocuo, porque no tiene ningún efecto real, y por el contrario nos expone a riesgos”.

Rodríguez destaca que aunque la atención ha sido adecuada, critica que el Gobierno “haga ver que el fenómeno es temporal, diciendo que las medidas son para dos años”, pero lo que está claro, según él, es que tan solo “el 20 % de los migrantes regresará cuando las realidades que lo obligaron a desarraigo se solucionen o no estén”.

XENOFOBIA, EL RETO

Los esfuerzos deberán enfocarse en frenar la xenofobia, tarea que según el investigador debe encararse, tanto desde el Gobierno como en el mismo hogar, pues, plantea: “Debemos tener claro que no debemos hacer lo que no queremos que nos hagan”, ejemplificando que miles de colombianos han migrado y que lo que se espera es que no los ataquen por su origen o color.

Con esto coincide Luz Alcira Granda, directora de Incidencia Política de Save The Children en Colombia, al destacar que los esfuerzos deberán seguir enfocados en la “lucha contra la creciente xenofobia, el acceso a la educación con nivelación y certificación de estudios, el acceso a la salud y el fortalecimiento de los sistemas y procesos de protección contextualizados a la situación de esta población”.

Además, Rodríguez concluye haciendo un llamado a los candidatos que, aprovechando la coyuntura electoral, argumentan que los “problemas en muchos casos no se solucionan porque llegaron los venezolanos”, lo que, naturalmente, genera reacciones negativas de algunos colombianos contra los migrantes.