Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

“Potenciar el campo en Colombia debe ser nuestro viaje a la Luna”

529

Después de trabajar más de 20 años como directivo de Microsoft, se pensaría que la mente de Orlando Ayala la ocupan temas como el reconocimiento facial, la inteligencia artificial o la robótica.

Pero, al experto en informática, miembro de la Misión de Sabios convocada por el presidente Iván Duque, lo preocupa más lo que para él debería ser uno de los principales propósitos comunes de los colombianos: llevar tecnología al campo.

Según Ayala, el país está ante una oportunidad única en su historia: por un lado, a pesar de todas las dificultades que tiene la paz, es la primera vez en más de 50 años que estamos derrotando el conflicto, y en el mundo se está dando una gran convergencia que está haciendo la tecnología más accesible y económica.

Ayala, quien el próximo jueves participará en el lanzamiento en Colombia de Corteva Agriscience, una empresa que ofrece soluciones de innovación y tecnología para mejorar la producción agrícola, habló con Colprensa sobre el gran potencial que tiene el campo colombiano.

Hay dos palabras que normalmente la gente no cree que estén ligadas, pero sí lo están, tecnología y campo. ¿Cómo es el vínculo entre esas palabras?

La población del mundo va a llegar a 10.000 millones de personas en relativo poco tiempo y esto va ligado a otro fenómeno, que es el de la urbanización: mucha gente que estaba en el campo, se ha movido a las ciudades, es un fenómeno casi irreversible. Entonces, ¿qué va a pasar con la seguridad alimenticia del mundo? Colombia tiene quizás la gran oportunidad de su historia para transformarse. Colombia debe ser pensada como aquella despensa alimenticia del mundo para los próximos 50 o 100 años. ¿Cómo se logra esto? A través de la capacidad de potenciar el campo, de crear capacidad no solamente de tecnología sino de entrenamiento tecnológico de los diferentes lugares de Colombia. Partiendo de su biodiversidad, utilizar tecnología de punta, para hacer el agro lo más productivo posible. Crear un ecosistema digital que potencie el agro colombiano y transforme la economía. Esa es una de las grandes apuestas que Colombia debe hacer de manera colectiva: utilizar esta convergencia tecnológica de gran nivel mundial para repensarse como país, a través de la potenciación del agro.

¿Cómo cambiar el paradigma de que el campo está a la retaguardia en tecnología y pensar que puede estar no solamente al mismo nivel de cualquier ciudad, sino incluso a la vanguardia?

Si Colombia decide que esa es una de las apuestas absolutamente centrales como país, tiene que pensar en cómo redireccionar los recursos tanto privados como públicos en crear la infraestructura básica digital del país. La primera parte de eso es la creación de conectividad masiva, especialmente en sectores rurales. ¿Sabe que según el último censo del DANE, el 50% de la población de Colombia aún está desconectada? Eso no es viable. Entonces, en la Misión de Sabios, estamos haciendo una serie de recomendaciones, muchas de ellas pasan por cómo pensamos la capa fundacional digital del país y por conectividad, primero que todo. No es lo único, hay una articulación completa, pasa por entrenamiento, por la capacidad de dar acceso a dispositivos de muy bajo costo, por tener dispositivos inteligentes que los puedes instalar en el campo para hacer el campo más inteligente; entonces, desde ese punto de vista, es imposible pensar que Colombia pueda hacer una apuesta de ese nivel sin pensar simultáneamente cómo crear la infraestructura digital para poder habilitar esto.

¿Y eso cómo se puede hacer realidad con proyectos concretos?

Le doy un ejemplo práctico: en el año 2014, estaba yo todavía con Microsoft y decidimos enfocarnos en tratar de reinventar 100 familias cafeteras, en uno de los lugares más remotos de Colombia: Mesetas, departamento del Meta. La primera dificultad que tuvimos: no había conectividad. ¿Qué hicimos? Aprovechamos que en el cambio de la televisión análoga a la televisión digital se abrió un espectro en las comunicaciones, que se llama el “espectro de espacios blancos”. Colombia tiene televisión digital en casi todo el país, eso es una gran base. Instalamos una antena, corriendo por esos espacios blancos, y esa antena se ha convertido desde el 2014 en un faro de luz para la comunidad. Se le entregó a cada familia un teléfono y a través de una aplicación, pueden saber en qué momento del día tienen que regar, si tienen mucha agua o poca agua. Si encuentran una enfermedad en sus plantas pueden tomarle una foto y confirmar en una base de datos que les dice qué tipo de enfermedad es. Pero lo más trascendental fue que esto le dio más equidad a la producción porque las familias, a través de esta tecnología, pudieron vender directamente sus cargas de café. Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. ¿Se imagina que no hiciéramos esto con 100 familias, sino con 100.000 familias y luego con todo el agro colombiano?

*Tradicionalmente, Colombia no ha estado a la vanguardia en tecnología, ¿qué ha cambiado, o qué contexto tenemos hoy en día para que esto pueda cambiar?

Veo en el Presidente una gran determinación y lo puedo decir así porque tuve la fortuna de conocerlo cuando estaba en el Banco Interamericano de Desarrollo. Es una persona que técnicamente está muy preparada. Perfectamente uno se puede sentar con él a hablar de estos temas y los entiende perfectamente. A raíz de eso, convocó la Misión de Sabios, pero al mismo tiempo está buscando crear las condiciones para atracción de capital inteligente que pueda invertir en todas estas iniciativas. Le ha dado foco al Ministerio de las TIC en la conectividad. Es una prioridad importantísima. Y la paz no es perfecta, pero hay una oportunidad con respecto a los últimos 50 años o más de conflicto. Faltan muchas otras cosas. Por ejemplo, en Colombia no hay capital de riesgo. Parte de la Misión de Sabios es pensar qué propuestas podemos hacer para que venga capital de riesgo, que permita emprendimiento digital a gran escala.

¿Cómo hacer entonces para que la tecnología llegue al campo?

Debemos establecer un propósito común de país. En 1962, el presidente Kennedy, en la Universidad de Rice en Texas, a raíz de que Estados Unidos había sido desafiado por la Unión Soviética, dijo que su país iba a poner un hombre en la Luna a finales de la década. No estoy proponiendo lo mismo para Colombia, pero tenemos que preguntarnos cuál es ese equivalente del viaje a la Luna en Colombia y yo creo que pasa por ahí, por potenciar el campo, aprovechar este momento único en la historia tecnológica y unir a la sociedad colombiana en un propósito de tomar ventaja de lo que siempre ha sido su ventaja neta, que es un país absolutamente rico en recursos naturales. Colombia no se puede dar el lujo de pasar otros 40 años perdidos en la discordia.

Si nos pusiéramos ese objetivo que usted menciona, ¿cómo sería Colombia en 10 años, en 15 años?

Si Colombia decide que para enero del 2031 su objetivo es pasar del número 86 de Producto Interno Bruto por ciudadano, a ser el número 25, no solamente es como si aterrizáramos en la Luna, es como si aterrizáramos en Marte. Muchos dirán que es imposible, pero mucha gente dijo que era imposible ir a la Luna. Yo veo que Colombia realmente lo puede hacer porque se ha convertido en un foco de inversión. Lo de Corteva, que es una empresa enfocada en ciencia y tecnología para el campo, es un hito importante, porque es especialización en un área donde Colombia necesita especialización. Ahora eso tiene que traer cosas como creación de ecosistemas digitales, empoderamiento del agricultor, pero el foco de estas compañías es ese, darle gran productividad al campo, hacer investigación para hacer el campo más productivo pero al mismo tiempo más competitivo y también que los ingresos y en general el bienestar de todas estas familias realmente se dé.

Bogotá (Colprensa)

También podría gustarte