Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Defensoría del Contribuyente no permite que la Dian vulnere los derechos a los ciudadanos

606

En dos meses, esta entidad a nivel nacional logrado a llegarle a más de 3.500 personas del común, donde no han necesitado intermediarios sino que los ciudadanos directamente realizan sus quejas, denuncias y la entidad les responde según el debido proceso.

Por:
EMILY
BUSTAMANTE NÚÑEZ

La Defensoría del Contribuyente y del Usuario Aduanero, es un Órgano Especial de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Dian, cuyo propósito es garantizar que la entidad cumpla con lo establecido en las leyes tributarias, aduaneras y cambiarias; velando por que la administración no imponga cargas que no establece la Ley.

El defensor nacional del Contribuyente y Usuario Aduanero, Daniel Acevedo, visitó Santa Marta para dar a conocer a los ciudadanos dé que se trata este servicio y cómo pueden acceder a él.

“Estamos contándoles a los colombianos que la Dian tiene una Defensoría, que existe hace 20 años, pero desgraciadamente el ciudadano del común no la conoce. Hemos trabajado con agremiaciones e internamente en la Dian se mueve muy bien, pero en la calles, con el ciudadano a quien realmente tenemos que llegarle no sucedía hasta hace unos meses”, dijo el funcionario nacional.

Esta entidad tiene una misión promover el respeto de los derechos, la adopción de mejores prácticas en la prestación del servicio fiscal y el fortalecimiento de una relación armónica entre la Dian y los ciudadanos.

La vulneración a los derechos viene desde cosas sencillas como una mala atención, de ahí va escalando de acuerdo a la especialidad como problemas en el tema del RUT y todo lo relacionado a la normatividad tributaria.

Cabe mencionar que el Defensor del Contribuyente y Usuario Aduanero lo escoge el Presidente de la República, a través de una terna que presentan las agremiaciones, por lo tanto, lo escogen y lo nombran, el cual es funcionario de la Dian, pero con una calidad de independencia que le da la ley y una virtud y es que tiene derecho a verificar cualquier información que haya dentro de la Dian. Su misión es poderse mover de manera transversal dentro de la Dian para ayudar a solucionar cualquier situación que tenga el contribuyente.

UNA DEFENSORÍA

PARA LA GENTE

“Mientras yo esté sentado en ese cargo designado por el señor Presidente vamos a llegarles a todos los ciudadanos que podamos, esa tarea la estamos cumpliendo. El año pasado la Defensoría le llegó a 7.500 personas en la calles, en este 2019 en un mes y medio que tengo yo de operación ya vamos en más de 3.500, yo creo que con número vamos a mostrar la real cobertura a la que estamos llegando a la calles”, expresó Acevedo.

Agregó que “he estado en operativos con las aduanas, hemos estado acompañando temas de legitimidad, vamos a la calle desde el proceso de entregar volantes para que nos conozcan. La semana pasado estuvimos en Medellín en la Placita de Flores, un sitio espectacular donde hay una cantidad de personas que son emprendedoras, que crean sus negocios desde la base, llegamos a decirles que los queremos acompañar para que se formalicen, ese es el ciudadano que a futuro va hacer el cambio de la Dian, es decir, siendo el contribuyente real”.

Sobre los pequeños emprendedores, dijo que están trabajando para hacerles entender que tienen la obligación de hacer el pago y así recibir un buen servicio, para que en efecto el Estado pueda invertir y mover todo el aparato estatal, esa concientización es la que están haciendo con la gente en las calles e igual los acompañan cuando se les vulneran sus derechos.

El Defensor Nacional del Contribuyente, precisó que “nosotros estamos a nivel nacional y tengo seis defensores locales delegados, de los cuales, por el momento tenemos cuatro y los otros dos estamos en el proceso de nombrarlos y tenemos presencia directa en nueve ciudades de Colombia; en las demás tenemos oficinas tenemos donde hay delegados directos o donde hay oficinas atendidas por funcionarios de la Defensoría”.

PLAN DE EXPANSIÓN

La Defensoría Nacional del Contribuyente y Usuario Aduanero, se encuentra en un proceso de expansión, tal cual lo anunció el Director General de la Dian, quien les ha dado  la oportunidad de trabajar con las unidades de atención al cliente de la Dian para que haya una persona que sirva de canal de información y que les permita llegar a la gente.

“La otra vía importante que quiere tener la Dian en todas sus operaciones y es que se haga desde el punto de vista remoto y se utilice la tecnología, en la actualidad por nuestra página web nos pueden encontrar y hacer cualquier consulta y les explican el mecanismo, como envían la solicitud, la queja y nosotros por esa misma vía los contactamos y desarrollamos la temática para efectos de ayudarle”, sostuvo Acevedo.

Añadió que “en nuestras redes sociales pueden ver la actividad a nivel nacional de la defensoría, nosotros tenemos unas cadenas de difusión de información muy importante, sobre las temáticas específicas tributarias aduaneras que vienen con la ley de financiamiento, el régimen simple o la factura electrónica, estamos sacando esa información permanentemente”.

El personal en los puntos de atención al cliente ayudará con la conectividad con los ciudadanos, sin embargo, el llamado del funcionario nacional es que no pierda la oportunidad de hacerlo a través de las plataformas digitales o buscar una ciudad con oficinas directas para poder recibir la atención.

“El tema de ser funcionario nacional no es quedarme en Bogotá sino que estoy viajando a todas las ciudades con mi equipo y una calidad de servicio para atender a la gente, estamos haciendo brigadas, nos sentamos con el ciudadano, escuchamos las necesidades, vamos a las agremiaciones para saber que está pasando. La defensoría está creciendo y se está mostrando a la gente para que vean la efectividad de lo que podemos hacer, eso todo va ligado al trabajo de transformación que tiene la Dian”, dijo el Defensor del Contribuyente.

El Director General de la Dian busca cambiarle la cara a la Dian, con pilares importantes, en cuanto a los funcionarios, tecnología, en servicio y legitimidad.

LÍNEA DE TRABAJO DEL DEFENSOR

“Nosotros trabajamos con cuatro derroteros que van ligados a esos cuatro pilares, son el tema de coordinación porque así trabajamos, la defensoría es un órgano especial de la Dian y estando internamente tiene esa gran virtud. Yo tengo la independencia completa para poder moverme desde la dirección general hasta el último cargo y poder ser efectivo, la invitación es a que nos usen, nos contacten, para eso estamos y con una vocación de servicio absoluta”, manifestó Daniel Acevedo.

Luego de recibir la situación, proceden hacer el análisis, por lo que cuando se lo hacen a 10personas que sienten que se les ha vulnerado un derecho, normalmente lo que encuentran es que el 1.5 realmente tiene razón en la vulneración, los otros casos son por desconocimiento de la norma, por no entendimiento de cómo funciona el sistema, pero igual les hacen el acompañamiento para que terminen el proceso; además para que entiendan cuál es la virtud de la norma.

 “En los casos donde hay vulneración se hace el proceso, se contacta al funcionario encargado, buscamos que salga adelante y se saca un buen servicio. En los casos que vemos uniformidad y que realmente pudo existir una vulneración, nosotros trabajamos por medio de un sistema que se llama recomendaciones, cuando las recomendaciones van a la dirección general se llaman estratégicas las otras son generales que van a los otros niveles de la Dian”, dijo el funcionario nacional.

Agregó que “trabajamos directamente con la cabezas, como sale como recomendación, que les decimos revisen esto porque no está aplicando, revisen la situación pero con las consideraciones desde el lado legal no con apreciaciones subjetivas. Hemos encontrado que muchas veces el funcionario Dian corrige, en otros casos la misma dirección general entrega otras políticas, ese es el gran efecto que tiene la Defensoría, queremos llevarlo a más gente”.

LAS FUNCIONES DE LA DEFENSORÍA

Las funciones de Defensoría del Contribuyente y del Usuario Aduanero se estructuraron así: Formular recomendaciones al Director General de la Dian para asegurar una adecuada, justa y oportuna prestación del servicio fiscal.

Realizar seguimiento, a solicitud de los contribuyentes y usuarios aduaneros, a los procesos de fiscalización, a fin de asegurar el cumplimiento del debido proceso.

Participar, si lo considera conveniente, como veedor en las reuniones donde se promuevan correcciones de declaraciones por parte de los contribuyentes y usuarios, y velar porque una vez producida la respectiva corrección, las mismas sean respetadas por los funcionarios de la Dian.

Velar porque las actuaciones de las diferentes dependencias de la Dian se cumplan dentro del marco de los principios constitucionales de equidad y transparencia que rigen el ejercicio de la función pública.

Participar en las reuniones de la Comisión Mixta de Gestión Tributaria y Aduanera, y presentar a la misma un informe trimestral sobre el desarrollo de sus actividades.

Canalizar las inquietudes que tengan los contribuyentes y usuarios sobre deficiencias de la adecuada prestación del servicio por parte de la Dian, realizar las verificaciones que sean del caso, formular las recomendaciones para superarlas y poner en conocimiento de las autoridades y dependencias pertinentes sus conclusiones, con el fin de que se apliquen los correctivos y/o sanciones que resulten procedentes.

DERECHOS DEL CONTRIBUYENTE

El sistema fiscal es un bien común que posibilita el cumplimiento y la satisfacción de las necesidades públicas para que funcione de manera efectiva y eficiente es necesario lograr un equilibrio entre los derechos y las obligaciones de los contribuyentes y usuario aduanero.

Por lo anterior, los derechos de los contribuyentes y usuario aduanero, son: Un trato cordial, considerado, justo y respetuoso. Tener acceso a los expedientes que cursen frente a sus actuaciones y que sus solicitudes, trámites, y peticiones sean resueltas a la luz de los procedimientos previstos en la ley.

Ser fiscalizado conforme a los procedimientos previstos para el control de las obligaciones sustanciales y formales. Al carácter reservado de la información, salvo en los casos previstos en la Constitución de Ley. Ser representado a sí mismo o ser representando por un apoderado.

Que se observe el debido proceso en todas las actuaciones de la autoridad. Recibir orientación efectiva e información actualizada sobre normas sustanciales, procedimientos, doctrina vigente e instrucciones de la autoridad.

Obtener en cualquier momento información confiable y clara sobre el estado de su situación tributaria por parte de la autoridad. Obtener respuesta escrita, clara, oportuna y eficaz a las consultas técnicos jurídicos formulados, así como recibir ayuda con los problemas no resueltos.

Ejercer el derecho de defensa presentando los recursos contra las actuaciones que le sean desfavorables, así como acudir a las autoridades judiciales. A la eliminación de las sanciones e intereses que la ley autorice bajo la modalidad de terminación y conciliación, así como al alivio de los intereses de mora debido a las circunstancias extraordinarias cuando la ley lo disponga.

A no pagar impuestos en discusión antes de haber obtenido una decisión definitiva en la vía administrativa o judicial salvo los casos de terminación y conciliación autorizados por la ley. A que las actuaciones se lleven a cabo en la forma menos onerosa y a no aportar documentos que ya se encuentran en poder de la autoridad tributaria respectiva.

A conocer la identidad de los funcionarios encargados de la atención al público y consultar a la administración tributaria sobre el alcance y aplicación de las normas tributarias, a situaciones de hechos concretos y actuales.

LOS DEBERES DEL CONTRIBUYENTE

Acatar la Constitución y las leyes. Obrar conforme al principio de buena fe, absteniéndose de emplear maniobras dilatorias en las actuaciones y, de efectuar y aportar,  a sabiendas, declaraciones o documentos falsos o hacer afirmaciones temerarias, entre otras conductas.

Ejercer con responsabilidad sus derechos y, en consecuencia abstenerse de reiterar solicitudes evidentemente improcedentes. Observar un trato respetuoso con los servidores públicos.