Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

¿Falló la estrategia de Duque contra Maduro en la Asamblea de la ONU?

672

La principal herramienta que preparó el presidente  Duque para presentar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, fue  un dossier de 228 páginas que contiene, según dijo el mandatario, información muy precisa sobre los vínculos de Maduro con la guerrilla colombiana: la presencia del Eln en su territorio.

Por
ARGEMIRO
PIÑEROS MORENO
Enviado especial

El viejo dicho popular de borrar con el codo lo que se escribe con la mano, es el que de mejor forma puede resumir lo que le ocurrió esta semana al presidente Iván Duque, quien buscó aprovechar su presencia en la Asamblea General de las Naciones Unidas para fortalecer el cerco internacional contra Maduro.

Hubiera podido ser la jugada más audaz en contra del dictador venezolano desde que se denunció la ilegitimidad de su nuevo mandato en enero pasado, pero terminó siendo un serio revés para el mandatario colombiano. ¿Está fallando su estrategia para sacar a Maduro?

Duque buscaba capitalizar la atención que iba a recibir esta semana de mandatarios del mundo, empresarios, organizaciones sociales y comunidades en general, para aumentar la presión sobre el dictador venezolano.

Por eso, más que hablar de la implementación del acuerdo de paz o del narcotráfico o de otros temas de la agenda del país, Duque optó porque su principal mensaje fuera sobre la situación de Venezuela.

Al llegar, hace una semana, comparó a Nicolas Maduro con el expresidente de Serbia (antes Yugoslavia), Slodoban Milosevic, autor de crímenes de guerra durante su mandatos entre 1989 y 2000.

Luego, insistió en este mensaje ante la OEA, con algunos de cuyos países miembros concretó la reactivación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), para intensificar las sanciones contra altos funcionarios del Gobierno Maduro.

Y de nuevo, fue este mensaje sobre Venezuela el que más destacó en el único encuentro que tuvo con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, en el que uso otra analogía clara para los estadounidenses: comparó a Maduro con los talibanes que le dieron su apoyo a Al Qaeda, el grupo terrorista que atentó contra las torres gemelas.

EL DOSSIER

Pero la principal herramienta que preparó Duque para presentar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, fue  un dossier de 228 páginas que contiene, según dijo el mandatario, información muy precisa sobre los vínculos de Maduro con la guerrilla colombiana: la presencia del Eln en su territorio, la existencia de 20 pistas de aterrizaje al servicio del narcotráfico y el apoyo a las disidencias que lidera el exnegociador de las Farc, Iván Márquez, junto a otros alias como Santrich y El Paisa.

“La dictadura venezolana es un eslabón más de la cadena del terrorismo transnacional. Sus estructuras corruptas son servidoras de los carteles de la droga, sus alfiles son secuaces de la mafia y alimentan la violencia en Colombia; refugian a asesinos y violadores de niños, y quienes ignoran estos oprobios son cómplices de la dictadura”, manifestó Duque.

El mandatario colombiano no se limitó a exponer este informe ante el plenario de la ONU sino que entregó, en Nueva York y Washington, respectivamente, copia del documento (que aún no se conoce públicamente en su integridad) al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y al secretario general de la OEA, Luis Almagro.

LA FOTO DE LA DISCORDIA

La contundencia que quería buscar Duque con su denuncia se vino abajo unas horas después.

El periódico El Colombiano reveló que una de las fotos usadas por el Gobierno en su informe (una de las pocas que se conocieron a través de la cuenta de Twitter del presidente Duque) la había recibido uno de sus periodistas en 2015 de parte de inteligencia militar para ilustrar un artículo sobre reclutamiento de menores. Según el diario la foto fue tomada en Cauca y no en el estado del Táchira, como se aseguraba en el informe.

Otra foto, que ilustraba una casa pintada con aerosol con las siglas del ELN, y que supuestamente correspondía a un ataque guerrillero en el estado venezolano de Bolívar, la reclamó como suya Luis Robayo, fotógrafo de AFP. Aseguró que la tomó en Colombia, en la región del Catatumbo, en 2018.

El presidente pretendió restarle importancia a las inexactitudes del informe. “Más allá de la foto que me parece que es anecdótica dentro del dossier, lo que realmente el informe está mostrando es la ubicación de los cabecillas en Venezuela, la ubicación de las pistas y rutas del narcotráfico, denuncias de ciudadanos venezolanos y adicionalmente las reuniones clandestinas que han tenido miembros de esas organizaciones criminales para planear actos delictivos hacia Colombia desde territorio venezolano”, manifestó Duque.

Y el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, salió este viernes ante los medios de comunicación a reiterar todas las evidencias que tiene la inteligencia colombiana del apoyo de Maduro a los grupos irregulares.

Sin embargo, analistas y comentaristas políticos no bajan de vergüenza los calificativos que usan para referirse a este error en la estrategia de Duque en contra del Gobierno Maduro.

“Estoy con insomnio. La vergüenza no me deja dormir”, manifestó en su cuenta de Twitter la internacionalista Laura Gil.

“Una cosa es que publiquen un tuit con una foto falsa y otra, muy distinta, que se la entreguen al Secretario de Naciones Unidas como evidencia y como soporte de una decisión de política exterior. ¿Hasta cuando la chambonería?”, expresó por su parte la profesora de la Universidad de los Andes, Sandra Borda.

El columnista y profesor universitario Jhon Mario González, además de coincidir en que fue un “oso”, sostiene que este episodio terminó dándoles argumentos al régimen de Maduro para mostrar que las acusaciones de Colombia (así sean ciertas), no tienen sustento en la realidad.

No se puede olvidar lo ocurrido hace pocos días, cuando se conocieron fotos en las que el presidente Juan Guaidó aparece acompañado de miembros de ‘Los Rastrojos’ que después fueron capturados. Aunque Guaidó negó que esos hombres le hubieran ayudado a pasar la frontera como se afirma y aseguró que se tomó fotos con mucha gente, nunca se cuestionó la veracidad de las imágenes.

El canciller Carlos Holmes Trujillo, sin embargo, no cree que esta controversia le reste peso a la denuncia hecha por el presidente Duque.

“Ahora están plenamente informadas la ONU como la OEA. No le quepa ninguna duda, las pruebas son legítimas, las evidencias están allí para que sean analizadas, todo esto lo que quiere decir es que el mundo democrático continúa dando pasos en la dirección de crear condiciones de que haya un cambio en Venezuela”, le dijo el canciller a Colprensa.

Por el momento, el Gobierno no revela aún el documento en su totalidad. Tal vez cuando se conozca completo habrá suficiente información para evaluar si el ya famoso dossier contribuye a desestabilizar el régimen de Maduro o si por el contrario le ayuda a aferrarse a su silla./Colprensa