Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Aumentó la migración

367

El director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, detalló que la cifra se recoge de un informe con corte del mes de agosto. En el país hay más de 1.450.055 venezolanos, de los cuales 732.390 son regulares.

La migración de venezolanos a Colombia aumentó en un 11 % en el último trimestre, informaron las autoridades, que cifraron en más de 1,4 millones los ciudadanos de esa nación que se han radicado en el país.

Así lo aseguró el director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, quien detalló que la cifra se recoge de un informe con corte del mes de agosto.

En el país hay más de 1.450.055 venezolanos, de los cuales 732.390 son regulares, es decir que tienen visa o cédula de extranjería, y otro documento que les permite estar en el país legalmente.

Caso contrario ocurre con 665.665 personas venezolanas que están como “irregulares” porque han superado el tiempo de permanencia o han ingresado al país sin autorización.

Sobre el incremento de la migración entre abril y junio, el funcionario dijo que “la cifra que registra un incremento superior al 11 % respecto al primer trimestre de este año, equivaldría a un poco más de 148.000 registros”.

El funcionario añadió que en el primer semestre de este año han llegado a Colombia un poco más de 234.000 ciudadanos venezolanos buscando huir del régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

 “Si miramos el comportamiento de los últimos tres meses podríamos decir que diariamente esa cifra es cercana a los 1.600 registros”, explicó.

En esa dirección, Krüger Sarmiento añadió que “a medida que se agudice la situación en Venezuela, el flujo continuará en aumento, pues estas personas migran por necesidad, por falta de alimentos, de salud, incluso, de servicios básicos”.

Bogotá es con 313.528 personas la ciudad que más venezolanos ha recibido, seguida de los departamentos de Norte de Santander (185.433), La Guajira (163.966), Atlántico (125.075) y Antioquia (112.745).

Por el contrario, el departamento del Vaupés tiene apenas registrados dos venezolanos.

De otro lado, preocupa que de mantenerse el crecimiento de migrantes y la demanda de servicios, el país tendrá que destinar más de 1,2 billones de pesos anuales solo para atender la salud de estas personas, y casi 4 billones para educación y otros servicios sociales. Aún peor, la migración y la crisis sanitaria venezolana también han aumentado los indicadores negativos en la salud, como los de mortalidad materna, que subió en un 65 por ciento, y la infantil, en un 30. O que los pacientes con cáncer, diabetes o insuficiencia renal no tengan acceso a los medicamentos y tratamientos que requieren. De ahí que Iván Darío González, viceministro de Salud, afirme que “quienes llegan a tener sus hijos o a ser atendidos, lo hacen en un estado crítico. Hay mujeres embarazadas que llegan con siete u ocho meses sin haber recibido una sola consulta y con un grado de desnutrición preocupante”.

Desde que Juan Pablo Uribe asumió la cartera de Salud, ha emprendido un trabajo para garantizarles a los migrantes venezolanos el acceso a la salud.

Y la situación tiende a complicarse. Cálculos del gobierno, muestran que hay unas 5.000.000 millones de nuevas personas que pueden demandar servicios del sistema de salud. Esto si se considera que en este momento hay 1.408.055 venezolanos en Colombia, de los cuales solo 742.000 tienen sus papeles en orden. A estos se suman unos 500.000 colombianos que han regresado al país en los últimos años. Además, gracias a la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, más de 3.400.000 personas habrían entrado y salido del país hasta junio. Todo esto, sin contar con los cientos de miles que han recorrido Colombia en tránsito hacia otros países de Sur y Centroamérica.

Frente a este complejo panorama, el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, advirtió que están trabajando en una estrategia para hacerle frente al fenómeno. Como primer punto, buscan conseguir los recursos para pagar las atenciones individuales a los migrantes que no tienen cómo solventar los servicios, que a fin de cuentas son la mayoría. En segundo lugar, incentivar y aumentar rápidamente el aseguramiento para los migrantes, tanto para los colombianos retornados como para los venezolanos. El tercero, aumentar y focalizar la cooperación internacional. El cuarto, fortalecer las acciones de salud pública frente a la migración, especialmente regional, que han estado por fuera de la agenda de la propia Organización Panamericana de la Salud. Y finalmente trabajar contra cualquier fenómeno de xenofobia o discriminación.