Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

En Santa Marta 34 mil usuarios pagarán más por servicio de luz

683

Según el Sistema Único de Información de Servicios Públicos Domiciliarios un hogar de alto consumo en Santa Marta gasta en promedio entre 470 y 497 kWh al mes, así que el impacto sería de 1.988 pesos.

Por orden del artículo 313 de la Ley 1955 de este año, a partir de la factura de noviembre los usuarios residenciales de estratos 4, 5 y 6, y los comerciales y industriales, tendrán que pagar una sobretasa de 4 pesos por kilovatio hora de energía consumida.

La medida fue aprobada en el Plan Nacional de Desarrollo, PND, como salvavidas financiero para las deudas de Electricaribe, empresa que presta los servicios de energía en la costa Caribe, intervenida en la actualidad, pero que se espera sean operados por otra compañía a finales de este año. Con esta iniciativa el Gobierno pretende recaudar cerca de 160.000 millones anuales.

Desde la Superintendencia de Servicios Públicos y Domiciliarios, la superintendente Natasha Avendaño aclaró que, a partir de los consumos calculados en 2018, el incremento promedio en la factura de los estratos será de $680 para el 4; para el estrato 5 de $800 y el estrato 6 de cerca $1.100.

El estimativo de la Superintendencia de Servicios es que estos usuarios harán un aporte mensual de 2.900 millones de pesos en sobretasa. Son 34.800 millones de pesos en un año, sin contar los incrementos inflacionarios que hacen que mes a mes suba el valor de la factura.

EN SANTA MARTA

En el caso puntual de Santa Marta, de acuerdo al Sistema Único de Información de Servicios Públicos Domiciliarios, durante el primer trimestre del 2019, Electricaribe tuvo un total de 157 mil 391 usuarios residenciales en el perímetro urbano, de los cuales 11 mil 296 fueron de estrato cuatro; 4 mil 322 de estrato cinco  y 10 mil 368 en el estrato seis, para un total de 25 mil 986 consumidores residenciales. Asimismo, tuvo un total de 376 usuarios dedicados a la industria y 8 mil 617 comerciales.

Es decir, 34 mil 979 usuarios entre residentes, los comerciales e industriales, a quienes acogerá la medida en la capital del Magdalena. Cabe recalcar que para saber en cuánto le subirá el valor de su factura de energía para aportar al plan de salvamento de Electricaribe, solo tiene que multiplicar el número de kilovatios que consume al mes por 4.

Según el Sistema Único de Información de Servicios Públicos Domiciliariosun hogar de alto consumoen Santa Marta, gasta en promedio entre 470 y 497 kWh al mes, así que el impacto sería de 1.988 pesos; es decir, menos del 1 % del costo de la energía total, según los cálculos del Ministerio de Hacienda. En cada caso depende del consumo individual. Esta no es la primera vez que a los samarioslos cobija una medida de salvamento nacional que afecta su presupuesto, puesto que la más popular es es el 4 × 1.000 que se aplica hoy a las transacciones financieras.

De acuerdo con Javier Gaviria, presidente de la Asociación de Ligas de Usuarios de Servicios Públicos Domiciliarios, señala que: “Ese tipo de medidas obliga a que los consumos se depriman y al reprimir los consumos de hogares de estrato alto, habrá menos recursos para atender subsidios de estratos 1, 2 y 3”.

COMERCIO

Frente a esta medida aprobada en el Plan Nacional de Desarrollo, el comercio samario se ha pronunciado asegurando que se ven gravemente afectados, “(…) no sólo por los  incrementos en las tarifas, sino por las condiciones en el servicio. Los empresarios comprendemos que los arreglos a las redes deben realizarse pero cortes de luz de 12 horas o más no permiten dar un buen servicio. Los inventarios de hoteles, restaurantes y otros comercios que manejan perecederos, se pierden”, manifestó Angélica Silva, directora ejecutiva de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco Santa Marta.

A esto Silva, añadió: “Esperamos como gremio que pronto sean subsanados los pasivos de Electricaribe pero no puede dejarse la carga solo al sector empresarial”. Y es que precisamente, este sería un duro golpe para el sector comercial de Santa Marta, que además del incremento, a diario tienen que luchar con los constantes cortes de energías no programados que generan elevadas pérdidas.

Por su parte, Antony Lobo, trabajador de Absurdo, uno de los restaurantes más reconocidos de la ciudad de Santa Marta, manifestó: “Con la noticia del aumento en la energía, nos perjudica a todos generalmente, ya que en el sector comercial esto se traduce a un incremento en nuestras tablas de costos, por lo tanto esos  costos se llevan a los precios finales de los consumidores, ocasionando problemas con los nuevos precios que vamos a manejar en nuestros servicios”.

Asimismo, agregó: “Nuestros consumidores pagarían más por los servicios que prestamos, y eso perjudica a nosotros los comerciantes ya que sería menos la afluencia de los clientes que vendría hacer uso de nuestros servicios; es bastante grave la situación, sin contar que la eficiencia del servicio de energía es pésima, cada rato se está yendo la luz y esto perjudica a nuestros aparatos instalados en el restaurante para enfriamiento”.

Finalmente, Lobo puntualizó, que es lo que más grave le parece, el aumento en la factura siendo el servicio tan deficiente, “un negocio sin luz en un momento de alto furor comercial incide muy fuertemente en nuestras ventas, negocio sin luz es un negocio que no vende, así que considero que debería de haber otro tipo de mecanismos que se deberían implementar para solventar las pérdidas que tiene la empresa.”

Diego Castro, administrador de un local comercian en el Centro Histórico de Santa Marta aseguró que como comerciante no le importaría pagar más, si el servicio fuera eficiente, “cuando se echa el palo de agua se va la luz, los restaurantes se quejan de los cuartos de fríos que dejan de funcionar, cuando se va la luz es un desastre, hablemos de que el centro histórico maneja alrededor de mil a mil 200 empleos directos e indirectos que ponen a trabajar a la ciudad, la mayoría lonja industrial y comercial de Santa Marta está asentada en el Centro Histórico y es el que mayor afectación tiene”.

Este baldado de agua fría para los samarios y colombianos tendrá como propósito el pago de las obligaciones financieras en las que incurra el Fondo Empresarial para garantizar la prestación del servicio de energía eléctrica “a cargo de las empresas respecto de las cuales la Superservicios haya ordenado o llegue a ordenar la toma de posesión, por lo que se considera inherente al servicio”.

El dinero es necesario, dijo la superintendente Natasha Avendaño García, para expandir la oferta de los servicios y superar crisis como las de Electricaribe. “Los recursos de la sobretasa fortalecerán la capacidad financiera del Fondo Empresarial de la superintendencia. Podremos apalancar algunos frentes de inversión planteados en los esquemas de solución de empresas intervenidas como Electricaribe y Emcartago, necesarios para normalizar la prestación del servicio de energía a cerca de 10 millones de habitantes en el país”.

Es válido resaltar que hasta el cierre de esta edición intentamos comunicarnos con el gerente de Electricaribe regional Magdalena, el señor Edwin Goenaga, para intentar esclarecer si la medida tendría algún beneficio en la mejora del servicio, sin embargo, esto no fue posible.

COBRO RETROACTIVO

Dado que esta sobretasa está vigente desde el día en que fue aprobado el Plan de Desarrollo, pero estaba pendiente su reglamentación, el cobro es retroactivo. Esto implica que, en adelante, los usuarios también deberán pagar la cuota de los cinco meses que ya pasaron, lo que quiere decir que hasta marzo se cobrarán $8 adicionales.

 “Hay un periodo de transición en el cual, para todo lo que se está causando a partir del 26 de mayo, se le dan unas pautas a las empresas para empezar a recuperar esos cobros, y hasta el 31 de octubre tiene plazo para ajustar sus sistemas”, comentó Avendaño, quien explicó que el cobro de estos meses será de $4 por lo consumido en los ciclos de facturación anteriores más los $4 por los corrientes. Adicionalmente, según lo estipuló el Plan de Desarrollo, este cobro estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2022.

Si bien esta sobretasa transitoria ya es una solución para subsanar cuentas como el pasivo pensional de Electricaribe, y apoyará el financiamiento, el pago de obligaciones, la realización de inversiones y busca garantizar la continuidad del servicio de la compañía, José Camilo Manzur, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica, Asocodis), asegura que hubiese sido preferible otro tipo de solución.

“Estamos de acuerdo en que se busque una solución estructural y definitiva para la problemática del mercado de energía de la Costa Caribe colombiana, pero hubiéramos preferido que se hubieran establecido unas opciones financieras diferentes a impactar la tarifa de los usuarios”, comenta Manzur.

El pasivo pensional de Electricaribe asciende a $1,5 billones
Dentro de las cuentas que se esperan apoyar con el recaudo de la sobretasa está el pasivo pensional de Electricaribe. A pesar de que inicialmente se había calculado en $1,2 billones, la Superservicios reveló la semana pasada que en realidad corresponde a $1,5 billones. Por otro lado, Avendaño reveló que se asignaron $800.000 millones para invertir en infraestructura en la región Caribe, con lo que se beneficiarán a 2,6 millones de usuarios.