Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Municipios y departamento, deber de todos

162

Limpieza, orden, son palabras elementales que dicen mucho de una persona, pero también de una ciudad, de un municipio; más, si partimos del decir que el espacio más limpio no es el que más se barre sino el que menos se ensucia; pues en todo espacio limpio y ordenado la gente es feliz, amable, vive bien, saluda. Definitivamente el entorno hace calladamente su tarea. Importa por ello que tengamos espacios libres de basuras, entrar por la buena onda de reciclar, lo mismo que tratar fe hacer espacios territoriales que funjan como oasis, en lo que impera cumplir las normas. Es lograrlo todo con una gran carga de cultura ciudadana.

Las ciudades sin asomo de duda alguna, las hacen sus ciudadanos, quedándole a las autoridades su misión de controlar. Quien realmente hace de un territorio, de un terruño un espacio amable, confortable, digno de ser vivido, es su gente, que además debe sentirse bien gobernada con leyes legítimas que bien se cumplan. Enseña lo cual que mucho tiene que ver en ello la ausencia de politiquería y politiqueros, cuyos procederes no deben ni tienen porque reflejarse en una ciudadanía que piensa y aspira lo mejor para sí, donde tengan cabida familia, cultura y tolerancia concebidas en democracia, que nos permita decir como dijera Isócrates, 350 años aC, “Nuestra democracia se autodestruye porque ha abusado del derecho de igualdad y del derecho de libertad,  porque ha enseñado al ciudadano a considerar la impertinencia como un derecho, el no respeto de las leyes como libertad, la imprudencia en las palabras como igualdad y la anarquía como felicidad”.

Tenemos que imprimirle identidad, respeto, sentido de comunidad y de pertenencia a nuestras calles, barrios, comunas y localidades, aspectos que nos llevaran más temprano que tarde a crear para todos, un mundo justo, en paz y más humano, sin codicia, avaricia, maldad, trampa ni estupidez. Aferrarnos a mejores cambios, transformaciones y no dejarnos robar la esperanza. Nada valen obras si llevan los sobreprecios que van a rellenar las arcas de quienes en pos de un cambio se aprovechan de lo cual. Es transitar ufanos por el lugar correcto en tiempo correcto.

Importa que vivamos siempre en defensa de los valores que han existido y existirán en contexto de ética, honradez, honorabilidad, honestidad, así como de otras nuevas y positivas utopías, a la que debemos aferrarnos abiertamente y hasta el final de los días en la procura cierta de ser buenos como mejores ciudadanos empeñados en hacer de nuestros ámbitos los territorios que merecemos, en ruta de paz, desarrollo social y humano, crecimiento económico, definido progreso y sostenible como sustentable prosperidad. saramara7@gmail.com