Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Pueblos palafitos le apuestan al turismo a través del color

821

El proyecto denominado ‘Transformación social a través del embellecimiento con color de las viviendas palafíticas de Buenavista en la Ciénaga Grande de Santa Marta’ el cual busca el embellecimiento con color de las fachadas y espacios comunitarios de su territorio.

POR
LAURA
BUJATO CUAO

Con un total de 144 palafitos de los cuales 138 son viviendas y 6 son de uso público e institucional, llamados por los pobladores como edificaciones emblemáticas, Buenavista se encuentra ubicada en la Ciénaga Grande de Santa Marta y es actualmente una de las tres comunidades palafíticas que existen en toda Colombia.

Habitados por pescadores desde los años de 1800, los pueblos palafíticos o también llamados pueblos de agua de la Ciénaga Grande, han sufrido por más de 200 años de los estragos de la violencia, la extrema pobreza y el desplazamiento en el que se han visto sumergidos por causa del olvido y el conflicto armado.

Un ejemplo de ello fue la masacre ocurrida en diciembre del año 2000 en la que un comando armado asesinó una noche a más de 30 pescadores tras ser sindicados de colaborar con la guerrilla, lo que sembró el miedo y la inseguridad entre sus habitantes y llevó al desplazamiento de decenas de familias. Esa es precisamente la parte de la historia que la comunidad quiere dejar atrás.

Asimismo, es una comunidad que vive en el aislamiento, puesto que al ser una cultura anfibia no cuentan con un acceso por vía terrestre, lo que dificulta la resolución de las problemáticas mayormente socioeconómicas y acentúa el olvido en el que se han visto sumergidos, por tal motivo, situaciones como la pobreza, la precariedad en el empleo, la insuficiencia en los servicios básicos, la inseguridad alimentaria y nutricional, y el bajo acceso a la información son palpables dentro de la comunidad.

Es así como el Programa de la Alianza para la Reconciliación, PAR, iniciativa financiada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID por sus siglas en inglés, y operada en Colombia por ACDI/VOCA, en conjunto con la Fundación Pintuco y la Corporación Tierra SOS, decidieron promover la calidad de vida y la transformación social de más de 100 familias del corregimiento Palafítico de Buenavista en la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Lo anterior, a través de un proyecto denominado ‘Transformación social a través del embellecimiento con color de las viviendas palafíticas de Buenavista en la Ciénaga Grande de Santa Marta’, el cual busca el embellecimiento con color de las fachadas y espacios comunitarios de su territorio, así como la generación de procesos de empoderamiento y formación como líderes de cambio y transformación social.

Así lo manifestó Diana Sierra, directora regional del Programa de la Alianza para la Reconciliación, región Caribe, “Empezamos realizando un trabajo de diagnóstico, de investigación social con ellos, de hecho, estamos haciendo un trabajo de inmersión en la comunidad de Buenavista, tenemos un par de personas viviendo allá prestando atención psicosocial a través de una estrategia denominada Decido Ser”.

DECIDO SER

De igual manera, promueve la reflexión y la acción en temas de género e inclusión social, fortalece las organizaciones en la promoción de acciones para la inclusión económica y el cambio de narrativas desde el reconocimiento de la diversidad y el enfoque diferencial.

“(…) También con este proyecto buscamos mejorar las condiciones de vida de la población en proceso de formación, es decir, entendemos que las personas necesitan alternativas económicas, en Buenavista viven de la pesca, pero también hay que brindarle otras opciones, es por eso que empezamos a trabajar en dos, básicamente vincularlas al tema de turismo que venimos trabajando y también brindar capacitaciones a líderes en acabados arquitectónicos, para generarle destrezas que en algún momento les sirvan para generar ingresos”, indicó Sierra.

Asimismo, a través del enfoque reconciliador Decido Ser, el Programa aborda los problemas de convivencia y la intolerancia que surgieron a partir del conflicto armado, promoviendo el diálogo y el respeto por las diferencias. Además, la comunidad ha fortalecido sus habilidades para la reconciliación, incluida la comunicación no violenta y la resolución de conflictos. Así se ha buscado crear nuevas narrativas positivas sobre la comunidad y la resignificación de imaginarios del territorio.

COLOREANDO LA CIÉNAGA GRANDE

Con esta iniciativa, también se busca dar a conocer los atributos y el potencial turístico de los pueblos palafitos de la Ciénaga Grande de Santa Marta. Cabe resaltar que son 778 personas de la comunidad de Buenavista las que han sido beneficiadas con el proyecto, es decir, que 124 palafitos de los 144 existentes ya han sido embellecidos.

Además, el 100% de la población participó activamente en el taller de alistamiento de fachadas realizado palafito por palafito y hasta la fecha se ha llevado a cabo el 80% del proceso de transformación del color.

De hecho, Sierra aseguró que ya se cuenta con 2 de los 3 murales previstos dentro del proyecto, construidos con la comunidad, en donde se visibilizan características del corregimiento y se identifican valores que fortalecen el sentido de pertenencia del pueblo palafito. De igual modo, se ha realizado ocho talleres psicosociales y artísticos con la comunidad en donde han participado 191 personas de Buenavista, incluidos niños y niñas de la comunidad.

Pero también, llevando a cabo uno de los objetivos que se basa en el fortalecimiento de las capacidades y habilidades sociales de líderes de la comunidad, 20 personas del pueblo palafito participaron durante todo el proceso de formación en acabados arquitectónicos brindado por la Fundación Pintuco. La directora de PAR regional Caribe, agregó que se está trabajando con organizaciones como la Fundación Creata y el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andréis, Invemar en la construcción de la Guía del Buen Anfitrión que se entregará a los líderes de turismo de Buenavista.

BUENAVISTA

Ahora lucido y alegre, Buenavista es un pueblo anfibio en el que sus casas están construidas sobre palotes y tablas, cada una pintada con un color vivo y diferente. Se encuentran a una altura considerable para que no se les entre el agua en época invernal.

Su territorio, cuyo acceso solo es posible después de un recorrido de una hora en lancha, es un santuario de aves y peces. Allí, se pueden encontrar el manatí, la nutria, la garza morena, el pato aguja, caimanes, iguanas, babillas, entre otras especies.

Cuenta con una escuela donde cientos de niños se benefician estudiando desde grado primero a décimo. Una ambulancia está disponible las 24 horas para atender emergencias, un comando de la policía está al servicio de la comunidad y como todo pueblo, tiene bares, tiendas, billares, peluquerías, es decir, llevan una vida normal, con la única diferencia de tener el agua a sus pies.

Es un pueblo que conserva su cultura y tradiciones a través de manifestaciones artísticas. Sus artesanías y bailes típicos sobresalen en la región. A través de ellos, se reúnen familias enteras para resaltar sus carnavales, historia y sitios emblemáticos.

Buenavista es un territorio de reconciliación y oportunidad, que vale la pena visitar. Un lugar que no puede ser olvidado, ni estigmatizado por su pasado, donde sus mismos habitantes están decididos a renovarse para empezar a construir una nueva historia, pero que esta vez sea contada por los turistas, ese es uno de los principales objetivos del proyecto ‘Transformación social a través del embellecimiento con color de las viviendas palafíticas de Buenavista en la Ciénaga Grande de Santa Marta’.