HOY DIARIO DEL MAGDALENA

Con terrorismo, Eln condicionó al Gobierno en las negociaciones

59

Varios buses han sido incinerados por guerrilleros del Eln

 

El Estado dispuso toda su capacidad logística para contrarrestar el accionar violento del grupo terrorista

 

El paro armado convocado por el ELN, el cual finalizó este martes, estuvo marcado por más de 20 acciones delictivas contra la infraestructura y enfrentamientos con la Fuerza Pública, principalmente en los departamentos de Cesar, Antioquia, Norte de Santander, Arauca y Cauca donde hay presencia criminal de esta guerrilla.

La oleada de violencia inició el pasado sábado con la detonación de una carga explosiva en el Puente amarillo, en el municipio de Pelaya (Cesar), y otro atentado en esa misma vía en el sector de Boquerón, en jurisdicción del municipio de Curumaní, que afectó el pavimento de la carretera.

Uno de los últimos hechos que se registró en el marco de este paro armado se presentó en Norte de Santander, donde falleció el soldado profesional Didier Yovany Cobo, al recibir un impacto de bala tras un enfrentamiento con el Frente Luis Enrique León Guerra del ELN.

Por su parte, el Ejército Nacional reportó que más de doce actos delictivos fueron neutralizados por la Fuerza Pública en el transcurso de este paro armado convocado por el grupo subversivo en el país.

Sin embargo, en medio de todas estas acciones del ELN, varios de sus delegados en la mesa de negociaciones de paz se reunieron en Quito (Ecuador), desde donde manifestaron que mantenían su disposición para continuar con las conversaciones y pactar un nuevo cese al fuego.

“En las reuniones realizadas, el ELN reiteró su disposición a iniciar formalmente, y de inmediato, el quinto ciclo de conversaciones para tratar de buscar acuerdos que rebajen la intensidad del conflicto, pactar un nuevo y mejor cese al fuego lo más pronto posible”, indicó el grupo en un comunicado.

 

Un peaje fue dinamitado en el fin de semana en Aguachica

 

Para los analistas, con estos actos el grupo subversivo busca presionar al Gobierno Nacional en la mesa de conversaciones que se adelanta Quito, donde le permitieron mostrar el poder armado que aún mantiene en varias regiones del país.

El profesor de Ciencia Política y experto en conflicto armado de la Universidad del Rosario, Vicente Torrijos, consideró que el objetivo del ELN con este paro armado se cumplió, porque tiene condicionado al Gobierno en la mesa de negociación con unas acciones terroristas.

“El objetivo estratégico del ELN se cumplió y tiene perfectamente condicionado al gobierno, de tal forma que hacia el futuro cualquier tipo de diálogo que pueda restablecerse estará completamente marcado por sus intereses”, señaló Torrijos.

El experto de la Universidad del Rosario explicó que el Gobierno “en su afán de llegar a un acuerdo similar al que se firmó con las FARC, viene demostrando que está dispuesto a exculpar a este grupo una y otra vez, y no tardará mucho en oír manifestaciones de que el diálogo es necesario, debido a que el ELN ha demostrado suficiente capacidad armada y no le queda otro margen de maniobra”.

 

La oleada de violencia inició el pasado sábado con la detonación de una carga explosiva en el Puente amarillo, en el municipio de Pelaya (Cesar), y otro atentado en esa misma vía en el sector de Boquerón, en jurisdicción del municipio de Curumaní, que afectó el pavimento de la carretera.

 

MESA DE CONVERSACIONES

El profesor Medina señaló que hay tres temas fundamentales en las dificultades que atraviesa la mesa de conversaciones y es que el ELN está viendo ciertos incumplimientos en los acuerdos de paz con las FARC.

“Eso ha generado cierta resistencia para marchar en un proceso de paz y llegar a un acuerdo, el recrudecimiento del ciclo de violencia y esta generación de una etapa de reciclaje de actos delictivos en los territorios preocupan sustancialmente al Gobierno y es un punto en el que no se han podido poner de acuerdo para frenar este tipo de ofensivas”, explicó.

Para el profesor de la Universidad Nacional, otro de los aspectos que dificultan las conversaciones es el proceso electoral de este año, porque “está cargado de polarización y resulta difícil hacer algún tipo de acompañamientos político y social al proceso de conversaciones que se adelanta en Quito”.

Torrijos va más allá y señaló que el Gobierno quiere completar su periodo en función de la firma de un acuerdo no solo con las FARC, porque sería una obra incompleta, sino también con el ELN, porque eso le daría un sentido histórico a la obsesión que tiene el presidente Juan Manuel Santos.

Para el experto en conflicto, en los meses que quedan de mandato, el gobierno va a hacer todo lo posible para lograr un acuerdo preliminar, principalmente algo que pueda ser mostrado ante la historia. “Veo que el Gobierno está presionando a las FARC para que influya sobre el ELN, con el fin de que esto se logre, pero estos grupos saben perfectamente que la mejor manera de hacerlo es doblegando la voluntad presidencial, demostrando superioridad y capacidad armada”, explicó.

“El gobierno no va a ir más allá de lo que ha hecho hasta el momento, de congelar los diálogos pero declarar que las conversaciones han sido canceladas de forma definitiva no lo creo y esto lo podemos ver en las últimas frases del presidente Santos, quien hace unos días señaló que va a ser muy difícil restablecer los diálogos, y lo que nos deja entre ver es que va a seguir buscando continuar con las conversaciones”, indicó el profesor del Rosario.

You might also like