Sociales

Falleció Moisés Coronado, compositor de ‘La Brujita’

El maestro Moisés Coronado Castro es conocido por el gran éxito musical titulado ‘La Brujita’, que se hizo famoso por la versión de Aníbal ‘Sensación’ Velásquez y su conjunto.

El encargado de haberle dado vida al éxito musical ‘La Brujita’, dejó de existir el jueves 12 de julio, a sus 94 años; padecía de algunos quebrantos de salud y hoy, su partida enluta a todo el folclor del Caribe colombiano.

 

En la noche del jueves 12 de julio, Sayco Regional Magdalena recibió la noticia del sensible fallecimiento del maestro Moisés Coronado Castro, por parte de su hija Xiomara Coronado.

A los 94 años y debido a quebrantos de salud, el músico barranquillero, dejó de existir; dificultades con la presión, que derivaron en una hipertensión y la diabetes, hicieron que su salud se fuera deteriorando en los últimos años hasta su deceso.

El hecho causó tristeza en Santa Marta, ciudad que acogió al Maestro durante casi toda su vida y donde exhaló sus últimos suspiros; su cuerpo reposó ayer en la Funeraria Santa Marta y de allí, partió su sepelio al cementerio San Miguel, para su cristiana sepultura y rodeado de todos sus familiares, amigos y seguidores.

Según su hija Xiomara Coronado, “a pesar de que vivió desde muy joven en Santa Marta, siempre adoró a su Barranquilla y anheló nuevamente volver allá, pero hizo su hogar aquí, por eso desistió”.

El  maestro Coronado Castro es conocido por el gran éxito musical titulado ‘La Brujita’, que se hizo famoso por la versión de Aníbal ‘Sensación’ Velásquez y su conjunto y que llevó a la cúspide a ‘El Mago del Acordeón’.

Las estaciones radiales especializadas en música, tenían a ‘La Brujita’ como el tema ícono para la noche de Halloween, el 31 de octubre y seguía sonando hasta las fiestas de Fin de Año y Carnavales, para animar las celebraciones populares y familiares del Caribe colombiano, que hoy lamenta su partida.

Precisamente, este tema surgió del costumbrismo pueblerino de Ciénaga, Magdalena, donde cuenta la tradición que una bruja se aparecía todas las noches en la plaza principal, especialmente para perturbar a los hombres.

En su afán por descubrir la certeza de aquello que se rumoraba,  el maestro Moisés salió un mediodía a caminar por el lugar, preguntándose si realmente aparecía la bruja; mientras trasegaba, esa historia fue haciéndose canción, empezó a tararear y con los años, en voz de otros artistas, engrandeció el folclor colombiano.

“En la casita de la vieja barriada,

en la casita de la vieja barriada,

dicen que sale, que sale una brujita,

y yo quisiera que me saliera a mí,

y yo quisiera que me saliera a mí,

para ver, para ver quién va a sufrir…”

 

“UN SER EXCEPCIONAL”

La cienaguera Ena Cantillo fue la compañera de vida del compositor Moisés Coronado Castro, durante más de 60 años; de ese vínculo, fueron fruto ocho hijos: Moisés, Eduardo, Piedad, Xiomara, Janeth, Betty, Eugenia y Lucelis, quienes hoy recuerdan a su padre como “un ejemplo a seguir”.

“Lo califico como un excelente padre, con sus cosas pero para mí fue y lo seguirá siendo. Porque siempre lo voy a guardar con esa imagen y esa persona que era, lo tendré en mi corazón”, dijo en medio de la tristeza su hija Xiomara.

Fue ella a quien más se apegó al maestro Moisés Coronado durante su último tiempo; Xiomara siente que tiene cosas por hacer y que su padre le dejó una tarea pendiente, pero mientras tanto, se encargará de preservar el legado musical de su papá.

“Él tuvo mucha  música mejor que ‘La brujita’; él no se explotó, era un material en bruto, estaba ahí, pero de todas formas queda el legado y hay que seguir mostrando lo que era realmente mi papá. Me siento bendecida como hija, que me lo dio por mucho tiempo y por eso le agradezco a Dios”.

Xiomara Coronado concluyó diciendo: “Estuve hasta el final -como se lo dije en un comienzo-, ahí estuve siempre y para mi familia, fue muy especial, ‘Maestro de Maestros’, gran persona”.

 

OLVIDADO Y SOLO

Una especie de estudio improvisado en el patio de su casa, acompañado de una máquina de escribir, papel, lápiz y su guitarra, fue su refugio hasta los últimos días de vida, haciendo lo que más disfrutaba: escribir canciones.

Dicen sus familiares, que al compositor Moisés Coronado no le quedó más que aferrarse a ellos y su amor por la música; su historia es como la de muchos compositores colombianos que con sus letras, han posicionado nuestra música, pero que han sido otros quienes se han beneficiado, hasta el punto de quedar en el olvido e incluso, nadie los reconozca.

“Por cosas de la vida, mi papá se aisló mucho, pero para lo que era, era grande y seguirá siendo, porque era un maestro completo. Sayco lo respaldó, pero pienso que él necesitaba más apoyo; ellos reconocen todo su trabajo y decir que no, no se puede”, manifestó Xiomara Coronado.

Aníbal Velásquez le grabó 11 canciones, las Hermanitas Calle 9 (El hijo ingrato, Cuatro letras, Traidora); escritor de música en pentagrama, tangos, boleros, rancheras, baladas, lo que según su hija lo convirtió en “un maestro prodigio de la música colombiana”.

Según Ingrid Latorre Rodríguez, coordinadora de Sayco Regional Magdalena, entidad de la que Moisés Coronado era socio activo, le otorgó los derechos que en vida tenía y realizó labores de acompañamiento a él y sus familiares.