Portadas

Torrencial aguacero bloquea la movilidad en Santa Marta

En el último día del mes de julio se presenta en la ciudad un torrencial aguacero que paraliza la movilidad en diferentes puntos, así mismo se presentan inundaciones en determinados barrios y rebosamiento de la red de alcantarillado.

Estas fuertes precipitaciones se presentaron a las 1:00 de la tarde, la cual sorprendieron a los samarios, ya que se dirigían a su lugar de trabajo o volvían a sus casas a descansar,  por lo tanto el centro de la ciudad fue un caos, los inconvenientes en el flujo vehicular, especialmente en la calle 22, a causa de la gran cantidad de agua que bajaba por sus calzadas.

Las lluvias siguen cayendo en la ciudad y se espera que las autoridades competentes estén alertas con los barrios que sufren inundaciones cada vez que llueve. Según información los barrios más afectados son Bastidas, Maria Eugenia, El Parque, Pescaíto, La Lucha entre otros, esto teniendo en cuenta que  las aguas dentro de las residencias alcanzaron hasta un metro de altura.

Los organismos de socorro del estado como la Unidad de Atención del Riesgo de Desastres, Cruz Roja, Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, entre otros, activaron sus planes de contingencia, lo que les permitirá monitoriar las diferentes calles de la ciudad.

En algunos sectores como María Eugenia, Pescaíto y El Cisne fue más intensa la precipitación de la lluvia, Cabe mencionar que desde el mediodía comenzó a nublarse el cielo y tipo 1:30 de la tarde cayó la lluvia, en esos momentos centenares de ciudadanos estaban almorzando y alistándose para regresar a sus trabajos.

Las avenidas principales como: Santa Rita, Libertador, Ferrocarril y del Río se inundaron, lo cual ocasionó caos en la movilidad; además varios semáforos dejaron de funcionar.

Asimismo, la llamada ‘Laguna de Chico’ en la carrera 19 entre avenidas del Río y Ferrocarril se llenó como siempre, donde quedaron atrapados carros, motocicletas y hasta jóvenes en bicicleta.

Aunque no hubo casos de casas inundadas por efecto de las escorrentías o por las precipitaciones, muchos sectores del oriente sufrieron problemas de inundaciones, lo que por mucho tiempo paralizó el flujo vehicular debido al represamiento del agua en algunas calles y carreras donde se empozaba el agua impidiendo el tránsito vehicular y el de las personas.