Internacional

Punto de no retorno en España por Uber vs. Taxis

Mediadores enviados por el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, no lograron llegar a acuerdos ayer con el gremio de los taxistas. Este completa una semana de paro en contra de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de suspender la normativa impuesta por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para no permitir operaciones de carros en Uber o Cabify a menos que tengan una licencia VTC (vehículo con conductor), emitida con criterios estrictos.

Tras el progreso de dicho recurso en la justicia, inconformidades que venían acumuladas desde el momento en que entraron privados a competirle los clientes a dicho sector, han explotado. Además de la metrópoli catalana, ciudades como Valencia y la capital Madrid vieron sus vías neurálgicas bloqueadas por filas de taxis.

El objetivo es lograr que el gobierno de Pedro Sánchez extienda a todo el país el requisito de la licencia VTC (lo que implicaría el fin para los conductores de Uber o Cabify), y contraríe de esa forma el fallo de la corte catalana. De momento, el mandatario socialista, a través de sus representantes en la mesa de negociación, no ha dado su brazo a torcer.

 

PROCESO IRREVOCABLE

Desde Madrid, Alfonso Vidal, director de portal digital Crónica Económica, explicó a EL COLOMBIANO los motivos por los que, en su opinión, los taxistas están adelantando una lucha perdida en España y otros países europeos.

“El hecho de pertenecer a la Unión Europea conlleva a sus naciones a eliminar gradualmente todos sus monopolios. En el caso español esto apunta a los estancos de tabaco y los trenes, entre otros sectores. Los taxis, por su parte, son un monopolio encubierto, porque en teoría ninguna empresa privada podía acceder al transporte. Eso está cambiando por mandato de las leyes europeas. Por eso las protestas de los taxistas están basadas en condiciones draconianas contra las empresas y contra la legislación comunitaria. Tarde o temprano ese monopolio reventará”, argumentó.

La huelga se da además en momentos en el que los españoles se transportan a los aeropuertos y a otros lugares por sus vacaciones de verano, por lo que el gremio golpea a la economía y presiona de mayor forma al gobierno de Sánchez. En todo caso, y teniendo en cuenta que es un mandato europeo, ¿cederá la Moncloa frente a los taxistas?

“Siendo un gobierno de izquierdas, algo tendrá que sacar en favor de ellos, pero no sé hasta qué punto. Probablemente se den algunas prórrogas, pero el proceso es irreversible para el país. Si no es este año, será el otro, porque estar en Europa tiene muchas más ventajas. Otra opción es quitarse el problema del medio pasándole la prerrogativa para tomar esta decisión a los gobiernos locales”, agregó Vidal.

El proceso es irrevocable no solo desde lo político, sino en opinión de Rodrigo Salazar Pineda, consultor en temas de tránsito, desde lo tecnológico: “el problema legal, de los seguros, los impuestos y las licencias, se podrá discutir con los políticos, pero es innegable los taxistas se tienen que poner al día en la tecnología utilizada y los servicios prestados. Y esto no solo es para España, se está viendo en todo el mundo y en Colombia, donde para evitar escenarios similares se debe avanzar en ambos temas, el jurídico y el de la adaptación”.

En Colombia, efectivamente, Uber tampoco ha sido legalizado.

El Colombiano.