Columnistas

De las armas a los estrados judiciales

Para nadie es un secreto, que desde Lenin, la combinación de todas las formas de lucha con el objeto de alcanzar el poder, son válidas dentro de la ideología  de ultraizquierda, que no ve barreras ni políticas, ni democráticas, ni morales con tal de cumplir con este propósito.

En Colombia, esto no es ninguna novedad, las Farc por mucho tiempo, fue el brazo armado del partido comunista colombiano, que por un lado participaba de los eventos democráticos y por el otro respaldaba el accionar de la guerrilla en contra del pueblo colombiano.

Hoy, después de la firma del supuesto pacto de paz, suscrito en la Habana y de mirar los resultados electorales donde ganó por amplio margen Iván Duque la presidencia, parece que ya no solo se conforma la ultraizquierda con la combinación de la lucha armada con la democrática, sino que acude a los estrados judiciales, mediante maniobras no muy santas, según el decir de mucha de la opinión pública, para tratar de engañar a los jueces y sacarse de la controversia política, al único líder capaz de vencerlos en las urnas, como lo es el doctor Álvaro Uribe.

Como abogado, creo en la justicia y en  los jueces y soy respetuoso de los procesos judiciales, por ello no comento lo relacionado con lo que ocurre dentro del expediente que le sigue la Corte al presidente Uribe, pero de lo que si no hay duda, de acuerdo a lo que cada día sale a luz pública, es que todo surge de unas trampas que le colocaron a personas allegadas al jefe natural del Centro Democrático, para preconstituir pruebas y llevarlas  ante los magistrados e inducirlos en el error, para que enjuicien al doctor Uribe.

Esta, es otra manera, que se han inventado los ultraizquierdista colombianos, enquistados en nuestro sistema político, para tratar de aniquilar al único líder capaz de derrotarlos en las urnas en franca lid, a pesar de que se unan todos contra él o contra el candidato que él respalde, como ya ocurrió en las elecciones pasadas de presidente.

Lo que está viviendo el país en este momento, es la prueba que la ultraizquierda no ve barreras para lograr su objetivo de alcanzar el poder, y si encuentra apoyo, como lo ha encontrado en el actual gobierno, es capaz de todo, con el fin de conseguir su propósito y llevar a Colombia por el camino de Venezuela y Nicaragua.

No se trata de defender a Uribe, lo pertinente es proteger la democracia, lo que queremos es que se respete la voluntad popular. Uribe hoy encarna esto y la ultraizquierda sabe que hoy por hoy, el único obstáculo que les impide llegar al poder por la vía democrática, se llama Álvaro Uribe Vélez y por eso lo calumnian, le elaboran montajes  para llevarlo ante los estrados judiciales e inducir mediante estas maniobras a los jueces, que podrían llegar a  ser instrumentalizados por estos dirigentes, que nunca han tenido respeto ni por la constitución ni por la ley.

Todos los colombianos deben estar atentos a lo que suceda, nada más peligroso que ocurra en Colombia lo que algunos llaman el gobierno de los jueces, porque estos están instituidos para garantizar la democracia, impartiendo justicia pronta, eficaz e imparcial, por lo tanto les  está vedado, proceder en el ejercicio de sus funciones en base a ideologías política o por afectos o animadversiones.

¿Sabes qué? La democracia es el don más preciado que puede tener un pueblo, por ella, nos podemos dar a nuestros propios gobernantes. No dejemos que nos la cambien por ningún camino diferente a las urnas.

*Catedrático universitario