Judicial

Los ‘clientes’ samarios en la lista de ‘La Madame’

El personaje central de esta investigación es Liliana del Carmen Campos Puello, alias ´La Madame,  quien está señalada por las autoridades de atraer niñas y mujeres jóvenes, ofrecerles trabajo en las islas del Caribe, ayudarles en los trámites para obtener el pasaporte y con dinero para su mantención.

Liliana del Carmen Campos, una exconvicta de la justicia de los Estados Unidos, donde estuvo pagando cinco años por narcotráfico, tal vez su nombre no sea muy sonoro como su alias. Sin embargo cuando se escucha su apodo, ´La Madame´, decenas de hombres y también mujeres, principalmente quienes eran sus clientes, saben exactamente de quien se trata el personaje.

 

Pues bien, después de su captura en la ciudad de Cartagena, ´La Madame´ comenzó a ´cantar´ y prometió no dejar títere con cabeza porque considera que la han dejado sola, a la jauría de los medios de comunicación, y a merced de la justicia, que según sus abogados, cree que con ´La Madame´ nació la prostitución, cuando este oficio es tan antiguo como la humanidad.

Pero lo que aterra no es que ´La Madame´  haya sido capturada, sino la selecta lista de clientes que se le encontró en  varios cuadernos y en un listado Word de su computador.

En dicha lista hay personas de varias ciudades de la Costa y del interior del país, ejerciendo cargos públicos y privados cuyo comportamiento, de ser comprobado por la Fiscalía, podría haber incurrido presuntamente en la comisión de uno o varios delitos.

Un investigador judicial asignado al caso dijo que en lo que respecta a las ciudades de Santa Marta y Ciénaga, aparecen en el listado de clientes, jueces, empleados judiciales, abogados, empresarios, comerciantes, dueños de agencias de Finca Raíz, de compraventas, restaurantes, concejales, diputados y hasta médicos reconocidos.

´La Madame cayó en Cartagena, pero sus tentáculos los tiene en todas partes, manejaba la red como si se trataba de una  cadena de supermercados. Contactos aquí, contactos allá, servicios aquí, era muy activa, muy diversa. Entonces esas personas a las cuales La Madame les conseguía menores de edad y adolescentes tienen mucho que explicar ante un Juez´, afirmó el investigador a HOY DIARIO DEL MAGDALENA

ASÍ OPERABA

Las investigaciones realizadas por un grupo especializado de la Dijín y de la Fiscalía lograron evidenciar de qué manera operaba la red de explotación sexual que Liliana del Carmen Campos alias ´La Madame´ creó a través de mujeres de estratos medios y altos.

Según la investigación, ella cumplía roles específicos y ostentaba una millonaria riqueza, luego de formar, en compañía de un israelí muy conocido por estos lados y para las autoridades e identificado como Assi Mosh, llamado también ´el terror de Taganga´,  una red ilegal de prostitución que les representaba millonarios ingresos económicos. Todo a costa de mujeres, entre ellas menores de edad, a quienes pagaban cifras irrisorias por vender su cuerpo para que turistas colombianos y extranjeros que abusaban de ellas.

Los investigadores llegaron a través de pistas que lograron hasta “Eventos Cartagena” un grupo de Whatsapp que ´La Madame´ fundó para desarrollar su empresa criminal. En ese chat estaban las mujeres que controlaba y otras que llegaban de Medellín, Bucaramanga, Bogotá y Cali. “Ella decía: ‘Evento en yate, se necesitan 20 mujeres: ¿quiénes están disponibles?’ Las mujeres se postulaban y ella las escogía de acuerdo con su perfil y los requerimientos de los clientes”. Las autoridades lograron identificar que a veces llevaba a las fiestas el doble de mujeres que los clientes solicitaban y en el grupo muchas menores de edad.

LA CONEXIÓN

Los investigadores de la DIjin y la Fiscalía pudieron establecer que entre

Liliana del Carmen Campos y el israelí Assi Mosh hay un vaso comunicante y es el hostal ´Benjamín´, negocio este último de propiedad del extranjero que hoy tiene circular azul de Interpol y es buscado por todo el mundo.

Como se recordará Assi Mosh fue expulsado de Colombia el 17 de noviembre de 2017 luego de que las autoridades colombianas recibieran denuncias en su contra y Migración lo considerara un peligro para la Seguridad Nacional

Producto de la sociedad criminal, los investigadores detallaron que Liliana del Carmen Campos ´La Madame´ surtía con mujeres a los israelíes que se hospedaban en la casa Benjamín, el cual fue objeto de extinción de dominio esta semana. En ese hospedaje se realizaba bacanales, denominados Benjafest, con alto consumo de estupefacientes. Estas casas se identificaron hostales similares o en construcción en Taganga (Santa Marta), Palomino (La Guajira), Medellín (Antioquia), San Gil (Santander) y en Bogotá (Cundinamarca).

Así como tenían clientela en Colombia, desde otros países se comunicaban con ´La Madame´ para solicitar el servicio de mujeres para realizar múltiples festejos.

La Dijín y la Fiscalía identificaron peticiones desde México, Bahamas, Costa Rica e islas del Caribe. Para ello, ´La Madame´ transportaba a las mujeres en diferentes vuelos con escalas en varios países de tránsito para no ser detectados por las autoridades. Una vez arribaban a los destinos programados, explicaron los investigadores, se les hacían las respectivas transferencias bancarias.

NO ACEPTÓ CARGOS

Liliana del Carmen Campos no aceptó los delitos que le imputó la Fiscalía.  

“Dejen de joderme la vida, porque voy a echar al agua a todos los políticos que me contrataban”, advirtió ´La Madame´ hasta hace una semana líder del rentable negocio de explotación sexual en Cartagena y varias ciudades del Caribe colombiano.

Hoy se encuentra en la cárcel de mujeres de San Diego, por orden del Juzgado Segundo Penal Ambulante de la capital de Bolívar ante el cual se negó a aceptar los cargos que le imputó la Fiscalía. ¨La Madame´ forma parte de las 18 personas que fueron capturadas el fin de semana anterior, en el marco de una operación desarrollada simultáneamente por la Policía y la Fiscalía contra este flagelo del turismo sexual

Todo fue posible gracias a la información recolectada por los investigadores de la Dijín  a través de labores de inteligencia, seguimientos, inspecciones, interceptaciones y recaudo de testimonios de las víctimas, puso en evidencia el actuar ilícito de la organización.

EL OPERATIVO

Trece diligencias de allanamiento, seguimientos a cinco centros hoteleros de la ciudad y siete registros de Policía en distintos puntos de Cartagena, permitieron a la Fiscalía y a la Policía Nacional capturar a 18 personas por explotación sexual de niñas y adolescentes, una innegable realidad de la ciudad amurallada. El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, detalló una serie de casos que dejan al menos 250 víctimas menores de edad.

“Muchas de las víctimas identificadas en las investigaciones son migrantes venezolanas en estado de vulnerabilidad”, señaló el fiscal.

El ente investigador señaló que por primera vez fue capturado uno de esos “turistas sexuales”. Se trata de José Caballero a quien se le imputara el delito de “demanda de explotación sexual comercial de persona menor de 18 años de edad”. Además, se solicitaron circulares azules de Interpol para que sean ubicados dos ciudadanos estadounidenses, uno alemán y otro argentino, pedidos en extradición por estos casos.

Esto, que no es otra cosa sino trata de personas, tiene una pena de hasta 23 años de prisión. Madame tiene antecedentes penales por tráfico de heroína y permanencia e ingreso irregular a Estados Unidos. “Además, sería la mayor proxeneta de la ciudad de Cartagena y la encargada de manejar un corredor sexual en la zona de las playas, y contaría con una capacidad logística y contactos a nivel internacional para realizar eventos que demandan servicios sexuales de varias mujeres”, señaló la Fiscalía.

Uno de los casos aberrantes que encontró la Fiscalía tiene que ver con Raúl Danilo Romero Pabón, un capitán de Infantería de Marina de la Armada Nacional. De acuerdo con el entre investigador, en su contra “hay abundante material probatorio que lo señala de ubicar por redes sociales niñas menores de 14 años de edad, abusar de ellas, comprar su silencio y ordenarles que se tatuaran su nombre en partes de su cuerpo”.

El oficial aceptó los cargos que le imputó la Fiscalía de concierto para delinquir, estímulo a la prostitución de menores de edad, demanda y explotación sexual comercial de persona menor de 18 años, utilización o facilitación de medios de comunicación para facilitar explotación sexual comercial de persona menor de 18 años y uso de menores de edad en la comisión de delitos.

Aunque Liliana del Carmen Campos se declaró inocente por los delitos de concierto para delinquir, trata de personas e inducción a la prostitución, las pruebas de la Fiscalía demuestran que no la tiene fácil. Quizá por eso fue clara en advertir que está dispuesta a prender su ventilador, cuyas primeras aspas apuntan hacia Santa Marta.