Judicial

Policías encartados por quedarse con droga

Una interceptación telefónica por un caso que la Fiscalía Segunda Especializada ante el Gaula Caldas y el CTI del departamento llevaban en Chinchiná, terminó con la captura de cinco policías de carreteras del Valle del Cauca, tres de ellos esta semana. 

Ese ente acusador investigaba un caso de distribución de estupefacientes en una conexión entre el municipio cafetero y el Cauca.

En las indagaciones se enteraron de que un hombre apodado Carlitos estaba involucrado en un secuestro y posterior homicidio de una persona en Medellín. A la vez, mediante las interceptaciones, supieron que concertó una cita en Buga con policías de carreteras para la comercialización de clorhidrato de cocaína.

Caldas tomó el caso y así detuvieron en flagrancia, en un Chévrolet Sail y con 40 kilos de droga, a los uniformados Edwin Andrés Alegrías Bernal y Fredy Salvador López Rivera, el pasado 7 de mayo. Todo empezó porque el 4 de abril anterior, en un operativo en la vía Buenaventura-Buga, cinco policías se incautaron de 300 kilos de droga, reportaron 257 y se quedaron con 43.

Capturaron a una persona, quien después contó cuánto era lo que decomisaron. Los primeros detenidos confesaron que se apropiaron de esos kilos, los escondieron en la estación y luego en la casa de uno de ellos. Además, que llevaban varios días tratando de venderla.

Siguieron con la investigación y entre el miércoles y jueves pasados agarraron a otros tres policías que participaron en ese negocio. Se trata de Jhon James Restrepo Echeverri, Henry de Jesús Acevedo Ortiz y Cristian Camilo Giraldo Garzón.

Las audiencias se cumplieron ayer en Buga y en Tumaco por concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes, prevaricato por omisión y falsedad ideológica en documento público. Al cierre de esta edición les definían su situación.

MANIZALES (La Patria).