Judicial

Policía dio de baja a hombre que iba a apuñalar a su bebé en Santander

Un patrullero de la Policía dio muerte de un balazo en la frente a un hombre de 25 años, para resguardar la vida de una menor de 7 meses que iba a ser apuñalada por su propio padre.

La acción valerosa de un patrullero de la Policía logró salvar la vida de una bebé de 7 meses, que era amenazado con un cuchillo por su propio padre, quien momentos antes había causado graves heridas a su compañera sentimental.

 

Los hechos ocurrieron ayer en una vivienda ubicada en la transversal 45B con diagonal 56 del barrio Kennedy, de la comuna Seis.

“Iba en mi moto pasando cuando vi a una señora que pedía auxilio en la calle. Detuve la marcha y fui para ayudar en compañía de tres hombres más. La mujer nos contó que en el interior de una vivienda en obra negra estaban matando a otra dama. Sin temor entramos y el rastro de sangre por la sala nos alertó de que algo siniestro estaba en marcha”, dijo un testigo.

Con valentía los hombres abrieron la puerta del baño y allí observaron la escalofriante escena.

“El tipo estaba desnudo con su hija de 7 meses en brazos y con la esposa a la que ya había apuñalado varias veces. Le rogamos que la dejara ir, pero se nos mandaba con el cuchillo que tenía. Finalmente logramos sacar a la mujer por el patio, ella imploraba bañada en sangre que no la dejaran morir”, dijo.

Se trataba de Aníbal Becerra Duarte, de 25 años, quien estaba con su hija en brazos inmerso en un aberrante hecho del que era protagonista.

“Al momento entró la Policía y fue cuando el hombre con el cuchillo intentó clavárselo por la espalda a la bebé. Ahí fue cuando sonó el disparo del Policía. El pepazo se lo dio en la frente. No hubo tiempo de nada, de una cayó muerto y recogieron a la niña que no paraba de llorar”.

Hasta el Hospital Regional del Magdalena Medio trasladaron con 26 puñaladas en su cuerpo a la compañera sentimental de Aníbal, quien es una mujer de 17 años y a la pequeña de 7 meses con varias contusiones producto de golpes y una laceración en una ceja.

La vida de la cónyuge está ahora en manos de los médicos que luchan para darle una nueva oportunidad al lado de su pequeña hija que, por fortuna, está fuera de peligro; se ignora las secuelas que dejará el trauma que vivió.

TENÍAN PROBLEMAS 

La pareja, que hacía solo 4 días había llegado a vivir en arriendo, peleaba continuamente, según los familiares.

“Mantenían peleando. Él era muy agresivo, le pegaba, incluso antes la había amenazado y siempre le dijimos que lo dejara, pero no nos hizo caso. Él se la sacó a vivir desde que ella tenía 14 años y era un vendedor ambulante. Jamás pensamos que fuera capaz de un acto tan atroz como este. Ojalá mi hermana se salve y que Dios lo perdone por lo que hizo”, afirmó Olga, hermana de la lesionada.

También algunos testigos señalaron que Aníbal estaba bajo los efectos de sustancias alucinógenas y que al parecer intentó abusar de la menor.