Nación

Empresarios colombianos confiados en el rumbo macroeconómico

Como un encuentro de buenas ideas e intenciones, que dejó esbozados los lineamientos macroeconómicos del gobierno de Iván Duque, fue calificado el Congreso Empresarial Colombiano que se clausuró ayer, en Cartagena.

La reunión organizada por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) sirvió para que el Ministerio de Hacienda enfatizara en la necesidad que tiene Colombia de equipararse al resto del mundo en el frente de la tributación de renta.

 

“Nosotros obtenemos los recursos del impuesto de renta en un 85 % de las arcas de las empresas y en un 15 % de las personas naturales. En el resto del mundo la proporción es mucho más equilibrada y en los países más avanzados la proporción es contraria, pues el 85 % de los recursos lo aportan las personas naturales y el 15 % las empresas”, mencionó el jefe cartera, Alberto Carrasquilla (ver ¿Qué sigue?).

Óptica empresarial

Bajo esa perspectiva, y las señales de una reforma tributaria que rebajaría la tasa impositiva al sector privado, se genera confianza y optimismo entre los empresarios.

Ernesto Fajardo, presidente de Alpina, afirmó que los principios en los que está trabajando el país para ser atractivo para la inversión, es clave para impulsar el crecimiento. “Estamos arrancando con buenos síntomas, y que se pretende crecer impulsando la competitividad de las compañías”.

A su turno, el gerente de Industrias Haceb, Cipriano López, señaló que la base de personas naturales que pagan impuestos en el país es baja. “Tenemos que distribuir un poco más las cargas y estamos dispuestos a trabajar con el Gobierno para buscar el equilibrio. Mucho dinero del que generamos, probablemente, podría invertirse en ciencia, innovación y tecnología para elaborar nuevos productos o desarrollar nuevos mercados”.

El presidente de Mineros, Andrés Restrepo, consideró que el camino que está proponiendo el ministro Carrasquilla es el correcto. “No es cómodo cuando uno dice, como persona natural, que debe pagar más impuestos, pero las necesidades del país justifican que los colombianos hagamos ese esfuerzo”.

Marcelo Cataldo Franco, presidente de TigoUne, explicó que la reforma tributaria de 2016 fue triste. “El aumento del IVA del 16 % al 19 % impactó por igual a todas las industrias. Pero, le pusieron un impuesto al consumo de datos de 4 %, con lo que el ciudadano tributa un 23 % por telecomunicaciones. Además, hay municipios como Barranquilla que cobran un impuesto local que, a nuestro criterio, no aplica”.

Finalmente, los empresarios coincidieron en señalar que será prudente esperar la propuesta definitiva de reforma que radique el Gobierno.