Nación

El tours de la mafia

En la primera inspección, el miércoles temprano, los miembros de la Policía Antinacórticos de Ecuador y los perros entrenados para hallar sustancias alucinógenas no pudieron dar con el paradero de la droga escondida en el bus accidentado con 46 personas a bordo en la madrugada del martes. La opción de un cargamento en ese vehículo había sido descartada. Archivo fotografico AFP.

Sin embargo, el jueves en un procedimiento de rutina a otros automotores retenidos en los patios del Cantón norte de la Policía, casi saliendo de Quito, un perro se inquietó bastante mientras pasaba por el bus semidestruido que salió de Cali con rumbo a Perú y en el cual viajaba una excursión gratuita.

 

“El jueves recibimos la señal por parte de los canes, iniciamos un procedimiento y efectivamente hallamos un compartimiento oculto, conocido como caleta; allí verificamos que existían paquetes de alucinógenos en el interior”, explicó Carlos Enrique Alulema Miranda, General de Distrito Director Nacional de Antinarcóticos de Ecuador.

Con base en esa información, las autoridades iniciaron un proceso de desmantelamiento del bus con cortes a las latas, levantamiento del piso y asientos, remoción del volante y parte del motor. Un procedimiento que inició a las 6:00 p.m. y finalizó a las 3:00 a.m., y en el cual fue necesaria la presencia de 40 hombres de la fuerza pública, quienes trabajaron en turnos durante esas horas.

Hacia las 10:00 p.m. las autoridades dieron un parte preliminar donde aseguraron haber encontrado media tonelada de marihuana tipo creepy.

No obstante, la cifra podría crecer en las últimas horas, porque cuando fue emitido el reporte apenas habían desmantelado el 20 % del bus.

En en esos lugares, había un reforzamiento manual, donde viajaba la droga. Por ejemplo, en el piso del bus existía una doble capa de lata al igual que en los compartimientos de los asientos.

“Estas personas habían adulterado considerableme la estructura del bus para introducir la droga”, agregó el General Antinarcóticos.

Eso explica porqué en el accidente ocurrido el martes en la madrugada en la vía Papallacta, Ecuador, no hubo rastros de la droga, a pesar del fuerte impacto que acabó con la vida de 24 personas y dejó 22 más heridas.

Para llegar hasta el alcaloide, las autoridades ecuatorianas tuvieron que contratar a expertos para cortar una por una las latas del bus.

La Policía ecuatoriana manifestó que desde que conocieron el recorrido del bus y la desviación de Popayán a San José de Isnos, Huila, por una carretera destapada, se inició el protocolo de un posible positivo por droga.

El desvío en la ruta hacia Ecuador es bastante considerable, teniendo en cuenta que el bus viajaba por la vía Panamerica, que conduce directamente a la frontera, y San José de Isnos está ubicado en el trayecto para ir desde el Cauca al interior del país.

El automotor afiliado a la empresa empresa CotransEspeciales del Oriente, con sede en Cúcuta, salió el 5 de agosto desde el barrio Las Acacias, de Cali, con 40 personas rumbo a una excursión a Perú, antes paraban en Ecuador, pero en Popayán los organizadores del paseo argumentaron un taponamiemto en la vía Panamericana, que conduce a la frontera con el vecino país, y llegaron a Huila.

Versión que después fue desmentida por Invías, ya que por esas fechas no hubo taponamiento ni alteraciones en la vía Panamericana.

Al llegar a ese departamento, el bus sufrió una supuesta avería en la caja de cambios y estuvo en reparaciones dos días. “Creemos que en ese lugar y en ese tiempo aprovecharon para introducir la droga”, explicó el general Enrique Alulema.

De camino a Ecuador, el bus recogió a un grupo de seis venezolanos y en la vía Papallacta sufrió una avería en los frenos, que desencadenó en este accidente.

Los organizadores de la excursión gartuita, entre los que se destaca el nombre de Claudia Jimena Orozco, quien resultó herida pero ahora se desconoce su paradero, habrían indicado a los pasajeros de este bus que el viaje era financiado por un político.

Uno de los conductores, que está herido en el hospital Eugenio Espejo, ya está bajo custodia policial por estos hechos.

¿COCAÍNA Y/O MARIHUANA CREEPY?

Sin embargo un detalle llama la atención y es la diferencia entre el tipo de droga informado por las autoridades judiciales de Colombia y Ecuador. Durante el peritaje realizado por la Policía Antinarcóticos del país vecino en el bus que se accidentó cerca de Quito se encontró un compartimiento oculto que contenía varios paquetes de lo que se estima es marihuana tipo creepy, informó el general Carlos Enrique Alulema, director Nacional de esa seccional.

La detección de los paquetes, escondidos bajo las latas del piso del bus, se realizó a través canes adiestrados durante las labores de registro en un patio vehicular, en el norte de Quito.

Aunque las autoridades del vecino país desconocen la cantidad exacta de droga que transportaba el bus que salió desde Cali, se estima que puede haber hasta media tonelada del estupefaciente.

Además el bus siniestrado ya había pasado los controles de las autoridades antinarcóticos y la opción de un cargamento en ese vehículo había sido descartada.

Sin embargo, el jueves en un procedimiento de rutina a otros automotores retenidos en los patios del Cantón norte de la Policía, casi saliendo de Quito, un perro se inquietó bastante mientras pasaba por el bus semidestruido que salió de Cali con rumbo a Perú y en el cual viajaba una excursión gratuita.

“Este jueves recibimos la señal por parte de los canes, iniciamos un procedimiento y efectivamente hallamos un compartimiento oculto, conocido como caleta; allí verificamos que existían paquetes de alucinógenos en el interior”, explicó Carlos Enrique Alulema Miranda, General de Distrito Director Nacional de Antinarcóticos de Ecuador.

ATENCIÓN DE VÍCTIMAS

Por otro lado, la Fuerza Aérea Colombiana dispuso una aeronave ‘Casa 295 en configuración de ambulancia’, para el traslado masivo de las personas que resultaron heridas en dicho accidente y que se encuentran en centros hospitalarios del vecino país.

Dicho vuelo partirá este viernes 17 de agosto, desde el Comando Aéreo de Transporte Militar (CATAM) en Bogotá, hacia el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de Quito. Según las autoridades, a bordo de la aeronave, los pacientes serán atendidos por un equipo médico militar del Centro Nacional de Recuperación de Personal de la Fuerza Aérea Colombiana.

De igual manera, la FAC tiene previsto apoyar el traslado y repatriación de los cuerpos de los connacionales fallecidos, que se realizará durante los próximos días.

Por el momento las autoridades continúan con las investigaciones para determinar las causas del accidente y sus presuntos responsables.

EL ACCIDENTE

Un autobús de transporte internacional, que viajaba entre territorio colombiano y Quito, se accidentó este martes en las afueras de la capital ecuatoriana con un balance, hasta ahora, de 24 personas fallecidas y 18 heridos, entre ellos varios extranjeros.

En el bus viajaban 33 personas, 23 de ellas de nacionalidad colombiana y 10 venezolanos. Las demás víctimas se transportaban en otro vehículo que también estuvo envuelto en el accidente.

El Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó el martes que hasta ese momento tenían registro de doce colombianos sobrevivientes del accidente de tránsito.

Fuente: Colprensa con información de El Colombiano.