Nación

La ‘Pesca Blanca’ y el olvido del gobierno, las preocupaciones del Chocó

Un clima húmedo, la visita de las ballenas, los hermosos paisajes entre la espesa selva, una multitud de animales exóticos, diferentes tipos de colores azules sobre el mar, los múltiples verdes de los manglares y diversas riquezas naturales, son las que hacen de Nuquí, Juradó y Bahía Solano un mundo paradisiaco, ubicado en la zona costera del departamento Chocoano, que está a un poco más de dos horas de la capital del país.

Los tres municipios a donde solo se tiene acceso vía aérea y marítima tiene la mejor gastronomía en cuanto a comida de mar se refiere. Sus habitantes, quienes viven de la pesca responsable, reconocen las múltiples clases de pescado, que a los ojos de cualquier extranjero no es más que una comida tradicional de la zona, sin embargo, para los habitantes de la región lo es todo, es su forma de ingresos económicos, su cultura y legado de sus ancestros.  

 

Bahía Solano, que cuenta con una sola escuela a donde asisten un poco más de 850 niños y niñas en dos jornadas, un pequeño Palacio de Justicia, que a los ojos de citadinos no es más que una casa prefabricada y múltiples negocios de venta de gaseosa y agua, es el municipio con un poco más de 16.000 habitantes quienes con organizaciones emprendedoras y su riqueza natural pretenden salir adelante, pese al olvido del Gobierno.

En ese sentido, el turismo y todas las fortalezas que tiene esa región del país fue lo que llamó la atención de la Unión Europea, organismo internacional que volcó su mirada sobre esta zona del país, para apoyar iniciativas de emprendimiento que comerciantes de la región venían trabajando para salir adelante.

La Unión Europea fue para ellos “ese empujón que no nos dio el Gobierno, ellos vieron lo que muchos colombianos no ven, su gente y las ganas de salir adelante”, dijo un habitante del lugar que vende jugos en la esquina donde queda el Palacio de Justicia, frente al imponente mar Pacífico.

Liliana Ortiz Salazar, actual alcaldesa del municipio, anunció que la lucha de las comunidades no es otra que ser visibles ante todo el territorio colombiano. “La gran lucha que tenemos nosotros es que el Gobierno colombiano haga una miradita acá al Pacífico chocoano, porque por ser un municipio que tiene dificultades de accesibilidad al territorio no permite que se construyan obras como en otras partes del país”.

La primera mandataria aseguró que con la iniciativa que tiene la Unión Europea en esa zona del país, lucrará a más de 1000 familias quienes buscan, no solamente salir adelante económicamente sino también superarse educativamente.

“La apuesta que tiene la Unión Europea es en cuatro componentes: el más importante de ellos es el tejido social, la reconstrucción y recuperación de todos los valores y buenos principios. Lo ideal es que día a día nos eduquemos. Los recursos que está entregando la Unión Europea quiero se vean materializados en mejorar los  ambientes educativos, porque en eso estamos muy quedados, la apuesta es que los niños y niñas se enamoren de las aulas”, dijo la alcaldesa.

Otro de los objetivos de la administración local y el organismo internacional es el mejoramiento de las viviendas del municipio. “Hemos tenido dos sucesos catastróficos – dos avalanchas- de los cuales aún no nos hemos podido recuperar. También tenemos viviendas en sitios de alto riesgo y eso debemos combatirlo”.

Por último, aseguró que las amenazas de orden público como el Ejército de Liberación Nacional ELN, son los que han dejado un poco más de 6000 víctimas del conflicto armado que hoy residen en el municipio, si bien es cierto que la accesibilidad al lugar es complicado, cientos de habitantes de Montería, Valle del Cauca y Risaralda, entre otras regiones del país, son los que llegan buscando la tranquilidad que les fue arrebatada en sus lugares de residencia.

LA PESCA ARTESANAL COMO MODO DE SUBSISTIR

“Todos giramos en torno a la pesca, bien sea artesanal o deportiva”, fueron las palabras de Anacita Pérez Serna, de 46 años de edad, una de las mujeres líderes pesqueras del municipio de Bahía Solano, quién anunció que el aporte de la Unión Europea ha sido significativo para que el sector pesquero en esa zona del país sea reconocido como un trabajo y forma de subsistir.

Anunció que el organismo internacional ha llevado hasta el pacífico chocoano múltiples capacitaciones a las personas que se dedican a dicha práctica comercial. “Estamos en capacitaciones a los pescadores desde la protección de las áreas, hasta saber cómo usar los  utensilios de pesca, también tenemos lo que es el monitoreo pesquero y la recuperación de  información diaria de las faenas de pesca”.

Para Anacita, quien es tecnóloga pesquera de la Universidad Tecnológica del Chocó, si bien es cierto que la cultura de la pesca la llevan en la sangre como una herencia ancestral, los conocimientos en ese sector con el avance de la tecnología es fundamental. Por lo que se dispuso que pescadores de la región también recibieran capacitaciones para manejar equipos modernos que los llevarán a zonas precisas para encontrar una pesca eficaz.

La líder anunció que en esa zona del país manejan la pesca responsable y artesanal bajo el propósito de no dañar el medio ambiente, por lo que anunció que hay dos tipos de llevar a cabo esta actividad. “En la pesca responsable no se permiten redes, todo es con anzuelo, tanto línea de mano como espinel. Línea de mano es una cuerda con uno y hasta cinco anzuelos, y el espinel es una línea madre que utilizan hasta 1500 espineles, esta es una  pesca que se lleva a profundidad para pescar la merlusa”.

Anacita anunció que como en toda actividad económica la mayor amenaza para los pescadores es la pesca industrial y los cambios climáticos. “Cuando hay inviernos fuertes hay marea roja, que es el afloramiento de algunas algas, toda la pesca nos afecta”. Además de ello, dijo que el delito de narcotráfico está marcado en esa zona del país, y no precisamente porque existan cultivos o la coca se produzca en esa región, sino porque, éste lugar es un paso obligado por las estructuras criminales para sacar el estupefaciente del territorio nacional.

En ese caso, dijo la líder, uno de los riesgos más grandes es que dicha droga caiga en el océano pacífico, en uno de los tantos bombardeos y operaciones que hace la Fuerza Pública para combatir el narcotráfico. Lo que se convierte en un peligro para ellos, es que muchas personas de otros departamentos lleguen para ejercer la denominada “pesca blanca”, que no es otra que hallar el alijo de estupefaciente naufragando y “capturarla”, bien sea para vender su contenido o para recibir recompensas por parte de los dueños del material ilícito.

BAHÍA SOLANO, CHOCÓ (Colprensa).