Nación

Posibles subsidio para que quienes vivan en arriendo puedan comprar vivienda

Según Camacol, actualmente 4,9 millones de hogares urbanos viven bajo condición de arrendamiento.

El Ministerio de Vivienda tiene contemplado lanzar un nuevo programa de promoción de construcción de vivienda para arrendar, con el fin de ir generando una historia crediticia para las personas que se acojan a este mecanismo y que un porcentaje de lo que paga se destine a un fondo especial para que, posteriormente, en un término promedio de 3 o 4 años, puedan ingresar a los programas de compra de vivienda propia.

“La idea es que haya un subsidio porque el mercado de arriendo en Colombia es de casi 24 billones de pesos (en vivienda social es de 14 billones) y no es el más formal Una propuesta de esas lo que hace es inyectar de manera formal la economía y que la gente viva en mejores condiciones”, explicó Sandra Forero, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

“Van generando una historia crediticia, van pagando su arriendo, viven en comunidad y eso es un primer paso de no tener a tener algo propio”, añadió.

El gremio les había propuesto este programa a los candidatos presidenciales antes de las elecciones, para que adoptaran este mecanismo como método de fortalecimiento de la construcción y compra de vivienda en Colombia.

La propuesta contemplaba que se debía actualizar el marco legal de arrendamientos en Colombia, para establecer un balance equilibrado de riesgos entre las partes, vincular nuevos esquemas y modelos de operación, diseñando instrumentos efectivos que estimulen la formalización de este mercado.

Según Camacol, actualmente 4,9 millones de hogares urbanos viven bajo condición de arrendamiento, representando un 44 % del total.

El número de hogares viviendo bajo condición de arrendamiento se incrementa en 5 % anualmente, cifra que duplica la tasa de crecimiento anual de la formación de hogares (2.5 %).

 

De los hogares arrendatarios, el 72 % tienen ingresos inferiores a 3.1 millones de pesos, con más de un 50 % bajo condiciones de informalidad laboral y que mueven 14 billones de pesos anuales en el mercado de arriendo.