Internacional

Lula: el candidato imposible

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva  de 72 años, cumple desde abril en Curitiba (sur) una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

El Tribunal Superior Electoral de Brasil rechazó  la candidatura del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a las elecciones de octubre, pero permitió a su Partido de los Trabajadores (PT) seguir haciendo campaña mientras resuelve quién sustituirá a su líder.

 

Tras más de ocho horas de debates, los jueces decidieron por seis votos contra uno que Lula, favorito en las encuestas, no puede ser candidato a la presidencia en las elecciones del 7 de octubre, por haber sido condenado por un tribunal de segunda instancia.

Lula, de 72 años, cumple desde abril en Curitiba (sur) una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

El exalcade de Sao Paulo Fernando Haddad, candidato a vicepresidente en la fórmula de Lula, podrá hacer campaña mientras el PT define quién sustituirá al exmandatario como candidato al palacio de Planalto.

El partido tiene hasta el 12 de setiembre para tomar una decisión y Haddad es su reemplazo más probable.

Luiz Fernando Casagrande Pereira, abogado del PT, dijo a periodistas que la formación cumplirá la decisión, pero presentará todos los recursos posibles ante el STF para revertirla.

El PT había denunciado previamente la invalidación de la candidatura de Lula, prometiendo luchar “por todos los medios” contra el fallo, en los tribunales y en la calle.

“Vamos a presentar todos los recursos ante los tribunales”; “vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza”, afirmó esa fuerza política en un comunicado.

EL JUEGO COMENZÓ AHORA.

 A partir de ahora definitivamente el PT no puede retrasar más la decisión de hacer algo, (…) que es asumir públicamente que Lula no es candidato”, valoró a la AFP Eduardo Grin, analista político de la Fundación Getulio Vargas (FGV).

“Lula seguirá sobrevolando las elecciones brasileñas en este período. Lula no saldrá de las elecciones y eso significa que la estrategia comunicacional del PT ha sido exitosa”, destacó.

En caso que Haddad, de 55 años, sea designado candidato, su compañera de fórmula será Manuela D’Avila, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), según un acuerdo previo entre ambos partidos.

Por su parte, el resto de los candidatos ven ahora un panorama más claro e intentarán ganar terreno.

Lula, de 72 años, es favorito en las encuestas. En el último sondeo de Datafolha amasa 39% de las intenciones de voto, 20 puntos más que el ultraderechista Jair Bolsonaro, su más inmediato seguidor. El estudio indica, además, que Lula derrotaría a cualquier adversario en una segunda vuelta.

En su ausencia, Bolsonaro iría a un segundo turno con la ecologista Marina Silva, una exministra de Lula.

Silva sostuvo en un comunicado que “a partir de la decisión del TSE, el proceso electoral podrá seguir por sus cauces legales”. “Sin embargo, la justicia tiene que alcanzar aún a todos los que cometieron crímenes y que están protegidos por el manto de impunidad de los fueros especiales” que gozan ministros y legisladores, agregó.

De su lado, el centroizquierdista Ciro Gomes señaló que comprende “el dolor y el momento difícil” del PT, pero que la decisión del TSE “hará que la campaña sea más clara para los electores”. Su intención de voto pasa de 5% a 10% en un escenario sin Lula.

BRASILIA, AFP