Columnistas

La educación, el mejor camino

Entendemos educación, como la formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen y tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia. Es también transmisión de conocimientos a una persona para que esta adquiera una determinada formación. El concepto moderno del hombre es que es considerado como un organismo de mucha inteligencia que se encuentra en una sociedad; ya que este medio simplemente es la mejor manifestación de nuestra existencia en donde podemos actuar con inteligencia, lo que le demanda ser más cualitativa que cuantitativa, importando darle un superior sentido, además de hacerla gratuita.

Razones las enunciadas entre muchas por la que requiere el país una superior visión de Estado al derecho a la educación, procurar que las empresas privadas inviertan capital en la educación, contemplar la obligatoriedad de otorgar la educación superior, desafío futuro para que el Estado de garantías a los jóvenes que quieren estudiar, en el entendido que la educación superior debe ser universal, no elitista ni excluyente por razones económicas u otra índole.

Es sin atajos la educación, condición esencial para el bienestar humano, así como para el desarrollo integral y sostenible de los pueblos. Entre nosotros, a pesar de algunos avances que pidiéramos calificar como significativos, los sistemas educativos están signados por una gran inequidad y una baja calidad, lo que amerita una profunda y auténtica transformación, que sólo será posible en la medida que los sectores sociales en su conjunto asuman su responsabilidad con la educación pública, construyendo consensos amplios y duraderos que se sitúen por encima de los diversos enfoques ideológicos y de los proyectos partidistas de los diferentes gobiernos. Esto es impulsar como Estado una sería y consensuada política pública.

Es concebir que la educación, a decir de expertos tratadistas en la temática, además de ser una actividad inherente al desarrollo del ser humano que le permite desplegar sus potencialidades, cultivar sus capacidades, formar y hacer uso moral de su libre albedrío, ejecutar proyectos personales, ampliar sus opciones para transformar su entorno, organizarse, participar y poder construir con otros la calidad de vida en sociedad que valoran, es una actividad que naturalmente acontece a lo largo de la existencia, en diferentes espacios, a través de una variedad de experiencias y en un sin fin de momentos, para satisfacer necesidades y aspiraciones de familias y personas, siendo fundamental en consecuencia desde una perspectiva de construcción, promover comunidades y espacios de aprendizaje, con fuertes vínculos y participación de los diversos agentes sociales y políticos, lo que garantizará mejores objetivos para la educación toda en sus connotaciones individuales y de conjunto en beneficio colectivo. rubenceballos56@gmail.com*Jurista