Columnistas

Los problemas de la energía eléctrica en la Costa Caribe

Los habitantes de la Costa Caribe, hemos padecido los problemas del abastecimiento de energía eléctrica por siempre, las razones son múltiples, pero en mi sentir la principal es producto de exceso del centralismo que ha imperado en el esquema de administración de nuestro Estado.

Si miramos la historia del desarrollo comercial e industrial de Colombia, nos podemos dar cuenta que este se hizo contrariando todas las costumbres y normas que han guiado el progreso de los países industrializados. Estos crearon y multiplicaron sus principales industria tanto manufactureras, como las derivadas del petróleo en ciudades costeras, mientras que en Colombia el proceso industrial se dio en el interior del país, en las montañas, lejos del mar, porque los servicios públicos domiciliarios, como el de energía se prestaban adecuadamente en la región andina, mientras que en el Caribe padecíamos de cortes permanentes y de un suministro deficiente de este servicio, hasta cuando en el gobierno del presidente Alfonso López Michelsen nos interconectaron con el sistema nacional.

Sin embargo, esto ha tenido más contras que pro, en razón a que, como nosotros consumimos energía generada en el interior con las hidroeléctricas, nos toca pagar el transporte de esta desde los puntos de reparto, que están en la región andina hasta la Costa, o sea, en nuestra tarifa vienen incluidos los valores correspondientes a generación, transporte, comercialización y distribución, lo que hace que seamos los colombianos que pagamos más por la energía que consumimos.

Nunca los propietarios de las hidroeléctricas, ubicadas en el centro del país, ha permitido  que se desarrollen y monten plantas generadoras en la Costa Caribe a base de carbón, recurso natural que abunda en nuestra región y que es usado en los Estados Unidos  para generar más del 40% de la energía que consumen y en Europa supera el 20%.

Las razones esgrimidas son múltiples, que es una tecnología sucia, que contamina mucho, pero la verdad es que si se montan plantas a base de carbón en la Costa, dejaríamos de comprar energía del interior y no tendríamos que pagar transporte de la misma, bajando los costos para los usuarios, pero esto no le importa al centralismo imperante en Colombia, que en este caso nos mira desde lejos y para el cual, solo buenos cuando nos utilizan.

Las hidroeléctricas trabajan con el agua, y por ello argumentan los que las defienden, que su montaje y generación es más ecológico y más barato que generar con carbón, pero hoy por hoy, el recurso más caro en cuanto a costos beneficios frente a su uso y escases del mismo en el mundo, es el agua. Por algo algunos apocalípticos pregonan que la tercera guerra mundial podría ser a causa del agua.

Si a lo anterior, le sumamos que las administraciones de las diferentes empresas de energía de la Costa, cuando esta eran oficiales, nunca sus administraciones fueros eficientes. Y frente a los problemas de Electricaribe, operador particular, hoy intervenida por la Superintendencia de Servicios públicos domiciliarios, que no cuenta con un fondo para atender la intervenciones ni la necesidades económicas de las entidades que interviene, el futuro del suministro de energía eléctrica en la Costa, presenta un panorama oscuro que amerita la acción y atención de toda la dirigencia de la Región para que la solución sea de verdad definitiva y no la más fácil que es aumentar las tarifas hasta reventar el bolsillo de los consumidores.

¿Sabes qué? Yo me pregunto como así que nuestro carbón los exportamos para generen energía otros países, pero para generar en la Costa no sirve. Pero las regalías que produce su exportación si son repartidas desde Bogotá. Culpables algunos miembros de nuestra clase dirigente y sobre todo muchos de nuestros políticos que nunca levantan la voz en beneficio de la Región.

*Catedrático universitario