Actualidad

¿Ya se miró las arrugas en la frente? Podrían predecir su muerte

¿Se miró las arrugas en la frente? ¿Demasiadas? ¿Muchas para su edad? La buena noticia es que son producto natural del envejecimiento. La mala es que pueden significar riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

Eso sugiere un estudio presentado en el Congreso 2018 de la Sociedad Europea de Cardiología y que aún no ha sido publicado en una revista científica.

La investigación dice que las personas con muchas arrugas en su frente, más de lo que se esperaría para su edad, tienen mayor riesgo cardiovascular. Y de muerte.

Este método, de acuerdo con los investigadores, es una forma barata de evaluar su riesgo por esta causa.

“Uno puede sentir o ver factores como el colesterol alto o la hipertensión”, dijo Yolanda Esquirol, autora del estudio, del Centro Hospitalario Universitario en Toulouse, Francia. “Nosotros analizamos las arrugas de la frente como un marcador porque es simple y visual. Solo mirar a la cara de una persona podría hacer sonar la alarma, entonces podremos obtener consejos para reducir el riesgo”.

Estos incluye, al menos, cambios en el estilo de vida. Ahora, si por las arrugas se deduce el riesgo, hay que chequear otros asuntos como la presión arterial y los niveles de lípidos y glucosa, comentó.

Otros estudios han analizado rasgos visibles del envejecimiento para ver si presagian enfermedad cardiovascular. En unos, las llamadas patas de gallina no mostraron relación, sino que esas pequeñas arrugas cerca a los ojos no solo de edad sino del movimiento facial.

Se ha establecido un vínculo entre el patrón de calvicie masculina, los pliegues en las orejas, las bolsas de grasa bajo la piel y el alto riesgo de enfermedad del corazón, pero no con riesgo aumentado de morir por ello.

En el estudio de las arrugas, se investigaron las arrugas horizontales para ver si tenían relación con el riesgo cardiovascular en 3200 adultos trabajadores, Los participantes eran sanos y tenían 32, 42, 52 y 62 años al comienzo de la investigación y eran revisados por los médicos que les asignaban números según el número y profundidad de las arrugas en la frente. Un cero indicaba que no tenía arrugas mientras tres significaba muchas y profundas.

Los participantes fueron seguidos durante 20 años, tiempo en el cual 233 murieron de varias causas. De esos, 15,2 % tenían marcadores de dos y tres en arrugas, 6,6 % tenían uno y 2,1 % no tenían arrugas.

Se encontró que aquellos con marcador 1 tenían menos riesgo de morir de enfermedad cardiovascular que los que no tenían arrugas. Los que tenían 2 y 3 tenían 10 veces más riesgo de muerte en comparación con los de cero, incluso al ajustar distintos factores como género, educación, y varias condiciones de salud.

“A más alto marcador en las arrugas, más aumenta el riesgo de morir por causa cardiovascular”, dijo Esquirol.

Los surcos en la frente no son mejor método de evaluar el riesgo cardiovascular que los existentes como la presión arterial y los perfiles de lípidos, pero podrían ser una bandera roja de alerta y todo con una simple mirada.

Los investigadores desconocen a qué se debe esa relación que sugiere el estudio.

El Colombiano