Regional

El ICA vacuna 100 animales contra la encefalitis equina

La encefalitis equina venezolana, EEV, es una enfermedad que genera grandes pérdidas económicas, producto de los cuidados que se le deben dar al animal. Además, en casos graves causa la muerte de los equinos.

El emprendimiento y la legalidad del campo colombiano, es visible a través de estas actividades, en donde los productores ratifican su compromiso con la sanidad e inocuidad del país.

 

Producto de las actividades contra enfermedades de control oficial que adelanta el ICA en el Magdalena para contribuir a preservar los emprendimientos en el campo, se vacunaron en el municipio de Nueva Granada, 100 animales contra la encefalitis equina venezolana, EEV.

Esta enfermedad afecta equinos, asnos y mulas. Además es transmitida a los animales por mosquitos y causa pérdidas en los productores, a raíz de los costos en medicamentos, tratamientos y las suspensiones de concentraciones por cuarentenas.

Los principales síntomas de la enfermedad son cuadros febriles, postración, malestar general, debilidad, escalofríos, dolores óseos, náusea, vómito, anorexia y diarrea. En los casos más graves, se pueden presentar convulsiones, alteración del estado de la conciencia, desorientación, somnolencia y la muerte de los animales.

“Nuestro trabajo es contribuir a la construcción de país con el fortalecimiento de la producción pecuaria nacional y eso se logra evitando que lleguen las enfermedades, se propaguen y afecten el patrimonio de los productores. Por eso estas jornadas de vacunación son tan importantes y nos interesa que sean más los productores que participen”, manifestó Jairo de Jesús Andrade Vega, médico veterinario y líder del programa de sanidad pecuaria de la seccional Magdalena.

Para realizar esta actividad, se contó con la participación de funcionarios de las oficinas locales de Plato y de Ariguaní, del Hospital local de Nueva Granada y la Secretaría de Agricultura del mismo municipio.

El ICA continuará trabajando por la sanidad, inocuidad y calidad de los animales que se tienen en los predios del Magdalena, con el fin de evitar la propagación de enfermedades de control oficial, las cuales puedan afectar el patrimonio económico de los productores.