Ciudad

¿Una mujer conquistó el corazón del padre Linero?

El padre Alberto Linero tuvo que salir a responder en su defensa a través de Twitter, luego de hacer pública su renuncia al sacerdocio tras 25 años de vida eclesial. Esto porque en varios sectores conservadores, al parecer, no fue bien visto el cambio de vocación.

Aquí le contamos lo que no dijo el cura ´bacano´ sobre el abandono de la sotana. Lo más probable es que el padre Linero se case ´antes que cante el gallo´, como en el pasaje bíblico.

La decisión del sacerdote samario Alberto Linero Gómez de pedir permiso para ´colgar´ la sotana desató una tormenta alrededor de la iglesia y otra vez saltó al tablero el ´celibato´, tras considerarse que esa opción de vida no debiera ser obligatoria.

El padre Linero sorprendió a los colombianos con su decisión tras divulgar la solicitud  que le dirigió a su comunidad eudista pidiendo la autorización de su retiro. A partir de ese momento en Blu Radio que tuvo visos de dramatismo tras dejar ver el sacerdote su condición también de un ser humano común y corriente como cualquier parroquiano; se armó la gorda. Le llovieron toda clase de opiniones, desde las libertarias, hasta las censurables. Y ello es comprensible. Linero durante años abogó por un comportamiento ejemplar de sus congéneres apegados a los postulados de la iglesia católica. Se convirtió en un referente para los feligreses.

Dado su carisma arrollador, su extrovertida manera de transmitir el mensaje de la Iglesia y su peculiar comportamiento en sociedad, la Comunidad de Jesús y María y el orden episcopal en Colombia le perdonó todo.

Fue como un canje. Dejemos a un Linero dicharachero, que con su jocosa manera de hablar y discernir nos renueva la fe en los católicos, atrae mas creyentes, pero vayamos al mismo tiempo cortándole las alas para que la paloma regrese al palomar, discreta, tranquila y alejada del mundanal ruido. Eso fue lo que le pasó al cura ´bacano´. Y a esa conclusión llego después de conversar con muchos jerarcas católicos y trataré de ahondar en una opinión sobre lo que le pudo ocurrir al padre Alberto Linero Gómez.

EL CAMBIO Y LA SOLEDAD

El comienzo del fin para el padre Linero empezó cuando su ordenación lo trasteó para Bogotá. Se lo llevaron a vivir en las afueras de la capital, alejado del Caribe, de la Barranquilla en la que se movía a sus anchas y se paseaba por Santa Marta y otros rincones de la Costa. Ese distanciamiento fue mortal. Y si al mismo va ligado el sentimiento del Linero hombre, empezó entonces para la iglesia a correr el reloj en contra. Me explico: entre más solo se encontrara el padre como consecuencia de su confinamiento en las afueras de Bogotá, mas posibilidades surgían de que en cualquier momento tomara la determinación de decir, no más. O en su peculiar modo de hablar: ´me mamé´. Y finalmente se ´mamó´.

Pero en esto hay muchas cosas que han salido a la luz pública producto de esa vida desabrochada en el mejor término de la expresión que llevaba el padre Linero. Por ejemplo, a raíz de la noticia de su retiro circularon en las redes sociales un video en el que se observa a Linero bailando una mujer muy bien formada, de curvas y bustos pronunciados. Ese azote de baldosa generó todos los comentarios que usted amigo lector se pueda imaginar. Ver a un cura azotando baldosas y de esa manera en una sociedad mojigata como la nuestra genera toneladas de suspicacias. La fiesta correspondió a un cumpleaños de su señora madre. Pero la gente no tiene en cuenta esa circunstancia familiar, sino la otra, la del cura parrandero y muy alegre sin sotana.

LO QUE DIJO

El carismático sacerdote que acostumbró a millones de colombianos a hacer la ´tarea´ del día basado en el Evangelio y tras la reflexión que nos dejaba en el programa Día a Día de Caracol Televisión fue consciente de todo lo que se le vendría encima y para un escape mediático dijo que ´era su problema y de nadie más´. Para algunos una respuesta amarga, expresada con dolor; donde se ve vencido al pastor por los deseos del ser humano que representa como cualquier otro varón.

Su solicitud de retirarse o ‘colgar los hábitos’ es en serio y no es mamadera de gallo. Ahí está la carta dirigida a sus superiores de la Comunidad Apostólica, Eudista, la cual espera le sea respondida prontamente.

“No tengo dudas sobre mi fe, sino que los cuestionamientos son míos, sobre mis maneras de vivir”, aseguró el padre Alberto Linero en entrevista concedida a Blu Radio.

Y aunque dijo que se va por una razón existencial y no por una sexual o afectiva, señaló que: “Seguramente voy a tener pareja, hoy no la tengo pero no sé si mañana o pasado”. Y aquí es donde el cura ´bacano´´  dice la primera mentirilla.

Muchas fuentes consultadas opinan que Linero está enamorado y cayó vencido ante ese normal sentimiento de cualquier ser humano. Y su renuncia se da de manera anticipada para evitarle un presunto escándalo a la iglesia y también como el inicio del camino para que se abra el debate ojalá trascendiendo las fronteras sobre la urgente necesidad que requiere el catolicismo de reformar el celibato. Mejor dicho, no quería repetir el ´terremoto´ que provocó un amigo suyo, otro Alberto, el cubanoamericano Alberto Cutié que fue sorprendido asoleándose en tanga son su pareja en las paradisiacas playas de Miami Beach. El escándalo signado por dos curas ´Albertos´ era innecesario.

Pero a parte de esta dura decisión del sacerdote samario, lo que no hay dudas es que fue una semana de divertidos memes llenos de humor picante, como el que lo muestra transportándose en una motocicleta con el expresidente Uribe quien le pregunta: Linero a donde te llevo,  a lo que el  sacerdote responde: ´llévame donde la Madame´.  

LA RESPUESTA A LOS QUE LO CRITICAN

A través de Twitter, el padre Linero les envió un mensaje a quienes están en contra de que se retire del sacerdocio un contundente mensaje

El religioso escribió en un primer momento un trino en el que se dirigió a quienes lo culpan por pensar diferente. “Esos que vestidos de viejos inquisidores se han concedido a sí mismos el ministerio de juzgar conciencias de todo el que piense diferente, no tendrán una respuesta”, dijo Linero.  Y agregó, “bastante daño hacen ya a quienes sí los escuchan”.

Minutos más tarde, continuó con su mensaje, pero esta vez sí señaló a quienes se dirigía. “Sin embargo, a esos hermanos presbíteros y obispos que han manifestado su apoyo, respeto y hasta alegría por mi decisión, les respondo con gratitud y poniéndome a su lado para seguir, pronto como laico, construyendo el Reino que soñamos”, escribió en Twitter.

Además, el aún sacerdote utilizó su cuenta para asegurar que continuaría con su labor espiritual. “Fui querido y acogido como padre, recibí toneladas de cariño inmerecido de tantas personas, y sentí la honda generosidad con que me escucharon. Por eso seguiré hablando de mi Dios”, dijo.

Y finalmente, aseguró que continuaría viviendo su “vocación de servicio en otros escenarios”, como una forma de honrar a todos los que han compartido con él en su camino por hacer “un mundo mejor”.

El padre Linero fue interrogado acerca del celibato: “Yo no voy a torturarme con esas preguntas, porque mi problema no es de celibato, aunque he sido célibe”.

Pero otra de las sorpresas del sacerdote fue cuando dijo que se desenamoró de una institución, de las rutinas, pero insistió, “no es ella: soy yo el responsable, soy yo. Sí creo que el celibato hoy en día no debería seguir siendo obligatorio, sino que debe ser opcional. A mí no me vayan a salir con que el sacerdote es otro Cristo y Cristo no se casó. Yo creo que siempre va a haber alguien que quiera ser célibe y eso es un don de Dios; yo lo he sido, pero creo que no puede ser obligatorio”, dijo