Ciudad

‘Bonderos’ no quieren pasar de corregimiento a barrio de Santa Marta

En la reunión los representantes de la comunidad de Bonda expresaron su descontento por el nuevo estatus que tendría Bonda en el Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito.

La socialización del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito, POT, causó molestia e inconformidad entre los habitantes del corregimiento de Bonda, molestia que fue expresada por un grupo de líderes de esta localidad.

 

El inconformismo se debe a que se conoció que Bonda dejaría de ser un área rural y se convertirá en zona urbana, de acuerdo a la información entregada por los representantes de la Secretaría de Planeación de la Alcaldía y la Alta Consejería para la Sierra Nevada, según dijeron los representantes de la comunidad.

Mientras que los funcionarios señalan que se trata del resultado de un estudio de suelo y territorio, la Junta de Acción Comunal de Bonda y los ediles de la Localidad Uno, Cultural Tayrona San Pedro Alejandrino; señalan que el Distrito está pensando en “explotación del suelo con proyectos inmobiliarios de gran envergadura, aumento de impuestos o estrato y abandono en inversión social”.

 

REUNIÓN

La reunión que se llevó a cabo en la Institución Educativa de Bonda,  tuvo que ser suspendida por la insatisfacción de los asistentes, quienes no compartieron la decisión de la Alcaldía de cambiar la reglamentación rural que actualmente tiene el corregimiento.

El edil Damián Marañón cuestionó la decisión que cerraría las puertas de nuevas inversiones del Gobierno Nacional hacia la zona rural, expresando que lo mismo aconteció con Gaira hace 30 años y hoy día, dicha zona está en el olvido, siendo frecuente motivo de quejas por falta de inversión que se refleja en mala prestación de acueducto y alcantarillado.

“Los habitantes de Bonda son cada vez más conscientes de las propiedades de su entorno natural. Hay personas más preparadas y cada vez hay más líderes comunitarios. La Administración ha venido a socializar lo que evidentemente es ya definitivo. Tienen un trazado dos veces más allá de lo que es Bonda, llegando a reservas totalmente boscosas. Con la declaración de esta área como zona urbana les queda más fácil aprobar construcciones, talas y más explotación”, manifestó el edil.

“En ningún momento se le preguntó o se le socializó a ningún bondero, ni a ningún ciudadano samario un nuevo Plan de Ordenamiento, unas ventajas, desventajas y un estudio de zonas. Hoy lo hacen porque la ley los obliga, y no es socialización para que la comunidad participe; es para que sepan que es lo que se viene”, concluyó el edil Damián Marañón.

 

JUNTA COMUNAL

Por su parte el presidente de la Junta de Acción Comunal de Bonda, Saúl Martínez, manifestó que  es algo delicado, por lo que pasar de corregimiento a barrio es una decisión que el Distrito debió socializar y estudiar junto a los habitantes del sector.

“Nosotros queremos mantenernos como un pulmón de Santa Marta, conservando nuestras áreas naturales, evitando el mal uso del suelo y la propagación de inmuebles. Los dolientes de esto somos los que vamos a defender cueste lo que cueste a nuestro Corregimiento”, expresó Saúl Martínez.

Expresaron que los representantes de la Alcaldía informaron que el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial será radicado en las oficinas del Concejo Distrital para estudio y aprobación de esa Corporación, sin embargo los líderes presentes manifestaron que no permitirán ese daño para la reserva natural.

Finalmente el edil y habitante de Bonda, Luis Pacheco, sostuvo que desde ya, todos los habitantes se opondrán a la decisión que está a punto de ser impuesta por la Administración Distrital.