Deportes

Acusan a arquero de Rionegro de insultos racistas

Luego del partido en el que Rionegro Águilas venció 1-0 al hasta entonces invicto Once Caldas en la fecha 9 de la Liga Águila-2, el arquero del equipo antioqueño, Lucero Álvarez, se vio envuelto en una polémica en la que terminó siendo acusado por el técnico albo, Huber Bodhert, de insultos racistas hacia uno de sus dirigidos.

En la rueda de prensa luego del partido que cerró la fecha, el pasado lunes, el entrenador de Once Caldas, denunció públicamente la acción del portero uruguayo sobre el jugador Johan Carbonero.

“¿Qué pasó? Sencillo, todo el partido el señor Lucero cogiéndome al chico Carbonero, que ‘negro de…’ e insultándome al pelao. Yo me despido del árbitro y pasa y me tiene que respetar. Nosotros no somos indígenas. No puede venir un extranjero a maltratarnos”, comentó el técnico cartagenero.

Y agregó: “Somos negros a mucho honor, somos orgullosos de ser negros. No puede venir un jugador tan grande a maltratar a uno de 20 años. En Colombia no estamos para eso. Le exigí respeto. El árbitro estaba presente”.

Segundos antes de las declaraciones del técnico, Fernando Salazar, presidente de Águilas Doradas, ingresó a la rueda de prensa e increpó a Bodhert por “insultar a sus jugadores”.

En declaraciones dadas al programa El Alargue, de Caracol Radio, Álvarez admitió que respondió a un insulto del entrenador del Caldas, pero negó haber hecho alusión al racismo.

“Me expulsaron y le dije al juez que me expulsó bien porque vino a insultarme el técnico del Caldas y yo le respondí, no debí hacerlo. El presidente me dijo que hice alusión al racismo, y nada que ver. Yo le contesté el insulto pero fue nada más que eso. Él -Huber Bodhert-, me dijo una mala palabra y yo le respondí con la misma”, dijo el portero, quien también se justificó diciendo que “son calenturas del partido, porque ellos estaban invictos y les ganamos”.

“Llevo 4 años y medio acá y no he tenido problemas por eso”, comentó el jugador.

Álvarez fue expulsado al final del compromiso por el altercado con el entrenador de Once Caldas. Se espera el pronunciamiento de la Dimayor y su respectiva sanción al jugador.