Actualidad

Jack Ma y el arte de saber retirarse de una compañía

El anuncio sobre la salida de Jack Ma, cofundador de Alibaba, el competidor más fuerte de Amazon en Asia de ventas por internet, puso de manifiesto hasta dónde las grandes cabezas de las compañías deben mantenerse en sus cargos y cuándo, en ese proceso de maduración y consolidación, deben dar un paso para que las empresas avancen.

“Todavía tengo muchos sueños que perseguir. Quienes me conocen saben que no me gusta estar ocioso”, dijo Jack Ma, presidente saliente de Alibaba a través de un comunicado, el 9 de septiembre de 2018.

Lo de Ma parece ejemplificar el camino que deberían seguir las grandes cabezas cuando salen de las empresas. O al menos eso cree María Liliana González, directora de selección de ManpowerGroup. “El proceso debe hacerse lo menos traumático posible, entendiendo que hay ciclos que se acaban”. La experta añade que es vital hacer un retiro asistido, “el empalme es fundamental”. Precisamente eso mismo está haciendo Ma, quien será la cabeza de la compañía hasta el próximo año.

Daniel Zhang, hasta ahora director ejecutivo de Alibaba, será el nuevo presidente: “trabajaré de cerca con Daniel para garantizar una transición tranquila y exitosa”, expuso Ma, líder de una empresa que en el primer trimestre fiscal de 2018 tuvo ventas por 12 mil millones de dólares (cerca del 50 % de las exportaciones de Colombia entre enero y julio de este año).

 

CASO TESLA

Queda entonces claro que ese cambio debe hacerse de la manera menos traumática. Caso contrario al gigante asiático parece estar ocurriendo con Tesla. Primero fueron las declaraciones de su presidente y fundador Elon Musk, donde expuso lo agobiante que es ser la cabeza del fabricante más importante de carros eléctricos del mundo. Musk “se sinceró” en una entrevista con The New York Times, lo que generó que la firma cayera 8 % en la Bolsa de Nueva York.

“Lo mejor es saber dar el paso. Cuando se está tan agobiado o represado de trabajo, el golpe no sólo es para quien se encarga de la compañía, también lo es para su clima organizacional y para el mercado”, añadió Giovanni Reyes, profesor experto en empresas de la Universidad del Rosario.

El analista también hace referencia a lo que pueda ocurrir si las decisiones de retiro no se toman en los tiempos justos. Musk, por ejemplo, en otra entrevista tuvo una salida en falso cuando bebió whisky y fumó marihuana, para demostrar que el consumo de la segunda no ayuda a la productividad de un trabajador. Esa conducta le significó, otra vez, que Tesla perdiera 6,3 % en el mercado bursátil.

Y si bien la rotación de altos cargos en empresas tiende a ser la más baja, sí deja las mayores consecuencias sobre lo que pueda ocurrir con el futuro de las empresas y el cambio en los planes estratégicos de estas. “Saber llevar el cambio mitiga riesgos y permite que las compañías mantengan una línea dirigencial”, agregó el profesor de la Universidad del Rosario (ver Paréntesis).

Finalmente, un estudio de la experta en reclutamiento empresarial Hays y la consultora EY encontró que, por lo menos en Colombia, tres de cada diez ejecutivos (39 %) de de alta y media gerencia esperan entre seis meses y un año para buscar un nuevo puesto o proyecto que les represente un crecimiento profesional.