Ciudad

Contaminación visual y auditiva tienen ‘atrapados’ a los samarios

La contaminación visual se puede demostrar con el uso excesivo de elementos como vallas publicitarias, antenas de televisión, grafitis, avisos publicitarios, entre otros.

La contaminación visual y auditiva en Santa Marta se evidencia de manera significativa en los diferentes sectores, y  en especial en el Centro Histórico y la mayor arteria comercial de la ciudad, la Avenida Campo Serrano. Es por ello que las autoridades realizan campañas de prevención para mitigar está problemática en el Distrito.

El día a día genera diversos tipos de contaminación y en Santa Marta se observa una desmesurada y agresiva contaminación visual y auditiva.

Por su parte la contaminación auditiva se evidencia principalmente en aquellas zonas donde existen una alta densidad demográfica, el ruido proviene de una gran variedad de fuentes, pero principalmente las podemos englobar en la circulación de vehículos y transporte, obras y construcciones industriales, y bares, música, lugares de entretenimiento, entre otros.

Así mismo, la contaminación visual se pueden reducir en el uso excesivo de elementos artificiales en el entorno por parte de las personas, como vallas publicitarias, tráfico aéreo, postes de electricidad con cableados, antenas de televisión, grafitis, avisos publicitarios, exceso de señales de tráfico.

Según las autoridades ambientales, las zonas donde se detectan mayor contaminación auditiva son el Centro Histórico de la ciudad, siendo el principal foco para el periodo nocturno, y la zona cercana al Parque de Los Novios; en la jornada diurna, se encuentran mayores niveles de ruido ambiental en las vías principales de este sector y con elevadas afluencias de vehículos como las avenidas Campo Serrano, Santa Rita y del Ferrocarril a la altura del sector del mercado.

De igual manera, se han identificado otros sectores con problemáticas acentuadas de ruido, como lo es el sector del balneario de El Rodadero, en el cual para las horas nocturnas aumentan los niveles de contaminación auditiva por el funcionamiento de establecimientos comerciales dedicados al expendio de bebidas alcohólicas, esta problemática aumenta en temporada de mayor afluencia turística.

En cuanto a quejas sobres niveles de ruido ambiental elevado se evidencia en la Avenida de Río a la altura del puente Las Malvinas, el sector de la Universidad del Magdalena, y en la Calle 30 con Carrera 19.

Ante este panorama la directora del Dadsa Patricia Caicedo manifestó: “Es posible identificar que en los barrios de la periferia de la ciudad se acentúa la problemática de vecinos ruidosos, los cuales por el continuo uso de los pickups sobrepasan excesivamente los niveles permitidos por la norma”

Por otro lado, la autoridad ambiental informó que, en la ciudad de Santa Marta no se presentan casos de contaminación visual de forma permanente. Sin embargo, existen periodos cortos con altos índices de contaminación de este tipo como lo son las promociones previas a la realización de eventos comerciales, culturales o propagandas políticas, que exceden el uso de elementos publicitarios en las principales avenidas de la ciudad como las avenidas Campo Serrano, Hernández Pardo del Río, Ferrocarril y la Troncal del Caribe.

CONSECUENCIAS DE LA CONTAMINACIÓN

La contaminación auditiva provoca severos daños a la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la exposición al ruido provoca alteraciones del sueño, aumenta la presión arterial y puede conducir a enfermedades del corazón. Además, la OMS informó que el ruido no deseado está causando graves problemas auditivos, insomnio y la activación de las hormonas de estrés que a su vez podrían afectar el sistema inmunológico y el metabolismo.

Por otro lado, las principales consecuencias de la contaminación visual son estética paisajística afectada, disminución de la eficiencia, dolor de cabeza, mal humor, estrés por saturación de elementos y colores, trastornos de atención, Alteraciones del sistema nervioso.

ESTRATEGIAS DE PREVENCIÓN

Las estrategias que implementan como autoridades ambientales para mitigar esta problemática es realizar periódicamente jornadas de sensibilización referentes a la contaminación visual y las posibles sanciones que pueden presentarse en caso de incumplimientos normativos.

Adicionalmente, desarrollan operativos de vigilancia y control de la contaminación visual y auditiva, en los cuales imponen medidas preventivas de suspensión de actividades y/o decomiso de las fuentes generadoras de ruido o de elementos publicitarios instalados en contravención a la normativa.

Además,  “por medio de las redes sociales, el Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental (DADSA) divulga información sobre las normativas ambientales que rigen en el distrito de Santa Marta, en materia de ruido y publicidad exterior visual” expresó Patricia Caicedo, Directora del Dadsa.

SANCIONES

Las sanciones son aplicadas bajo la ley 1333 del 2009 “Por la cual se establece el procedimiento sancionatorio ambiental y se dictan otras disposiciones”, la cual establece dos tipos de figuras de sanciones que son aplicadas según sea el caso, a las personas naturales o jurídicas que incumplan con la normativa ambiental de contaminación visual y auditiva.

La primera son las medidas preventivas, que tiene como función prevenir, impedir o evitar la continuación de la ocurrencia de un hecho, la realización de una actividad o la existencia de una situación que atente contra el medio ambiente, los recursos naturales, el paisaje o la salud humana; las cuales pueden ser las siguientes:

Amonestación escrita, consiste en la llamada de atención escrita a quien presuntamente ha infringido las normas ambientales, y puede incluir la asistencia a cursos obligatorios de educación ambiental, decomiso preventivo de productos, elementos, medios o implementos utilizados para cometer la infracción y la suspensión de obra o actividad.

La segunda medida son las sanciones administrativas en materia ambiental, que tiene una función preventiva, correctiva y compensatoria, para garantizar la efectividad de los principios y fines previstos en la Constitución, los Tratados Internacionales, la ley y el Reglamento; las cuales pueden ser las siguiente:

Multas diarias hasta por cinco mil (5.000) salarios mínimos mensuales legales vigentes; Cierre temporal o definitivo del establecimiento, edificación o servicio, revocatoria o caducidad de licencia ambiental, autorización, concesión, permiso o registro, demolición de obra a costa del infractor, y trabajo comunitario según condiciones establecidas por la autoridad ambiental.

Por otro lado, los establecimientos públicos deben regirse bajo las siguientes normas; para contaminación auditiva, la Resolución 0627 del 2006 “Por la cual se establece la norma nacional de emisión de ruido y ruido ambiental” y el Título 5 Aire Capítulo 1 Reglamento de protección y control de la calidad del aire Sección 5 De la generación y emisión de ruido, del Decreto 1076 del 2015.

Igualmente, para la contaminación Visual mediante la ley 140 de 1994 “Por el cual se reglamenta la Publicidad exterior Visual en el territorio nacional” y el Decreto 668 de 2001 “Por el cual se adopta el Reglamento Instructivo del espacio público, el paisaje y la Publicidad Exterior Visual en el distrito de Santa Marta”.

ESTADÍSTICAS

A pesar de los operativos de vigilancia y control de la contaminación visual y auditiva en el distrito de Santa Marta, las autoridades han impuesto sanciones administrativas, dos en materia de ruido y dos publicidad exterior visual en lo que va del año, a su vez en el 2016 se aplicaron dos en contaminación auditiva y cuatro visual, en el 2017 cuatro auditiva y una visual.

Desde el año 2016 hasta el año 2018 con fecha de corte del 26 de agosto del 2018, los operativos se han convertido de en medidas preventivas; Para el 2016 impusieron 127 auditiva y 43 visual, en el 2017 66 auditiva y 15 visual, y en el 2018 van 42 auditiva y 30 visual.

En relación con lo anterior,  durante el año 2017 las autoridades atendieron un total de 40 quejas relacionadas principalmente con ruido y en el año 2018 se han atendido un total de 22. Así mismo, en cuanto a quejas relacionadas con contaminación visual en el 2017 fueron en total  3 quejas y para el año 2018 va la misma cantidad.