Regional

CENIBANANO capacitó a los estudiantes y productores de Orihueca y Sevilla 

Estudiantes, productores, técnicos y trabajadores participaron activamente de todas la actividades bananeras.

Se hizo énfasis en el funcionamiento de la planta y su respuesta a la variabilidad climática.

 

La Asociación de Bananeros de Colombia (Augura) a través de su Centro de Investigación del Banano (Cenibanano), en las zonas rurales de Orihueca y Sevilla realizó 2 talleres sobre la Fisiología del cultivo de Banano y su relación con la productividad.  Los talleres se desarrollaron en dos fincas del la Zona Bananera, en donde 62 estudiantes, productores, técnicos y trabajadores participaron activamente de todas la actividades.

La jornada que estuvo a cargo de la investigadora de Cenibanano Helena Bornacelly, se desarrolló en dos etapas: primero se realizó una presentación sobre las generalidades de la fisiología y luego por grupos se hizo la práctica en campo.  Además, la investigadora mostró en campo las características que presentan las plantas en sus diferentes etapas de crecimiento, dio las recomendaciones de las labores que se deben realizar en cada una de ellas y explicó las estrategias para sincronizar la plantación y mejorar el retorno (número de racimos/unidad de producción/año).

Uno de los temas que más llamó la atención de los estudiantes y productores durante los talleres fue la identificación de las plantas que iniciaban la  diferenciación floral o preñez, considerada una de las fases más importante y delicada.  En cada finca se intervinieron plantas en donde se observó el inicio de la formación del racimo y se explicó la importancia de evitar realizar labores como el ‘trincheo’ en esta etapa dado que se genera un estrés que se refleja en la formación de la fruta.

navigate_before
navigate_next

También, en cada taller se  enfatizó en la forma como se realiza la sincronización de la plantación que de acuerdo con los resultados de las investigaciones de Cenibanano, inicia en la selección oportuna del hijo de sucesión al momento de la diferenciación floral o preñez de la planta, lo que permitirá que cuando ésta emita la bacota o flor, el hijo tenga por lo menos una hoja verdadera para conseguir un retorno de 2 o más racimos al año.

 “Augura cree en los jóvenes y su gran talento agrícola, conocedores de su vocación y gran interés en aumentar sus conocimientos, seguirá brindado talleres en campo con la plena convicción que la mejor forma de aprender es ‘ponernos’ las botas en campo y estamos seguros que esta generación de tecnólogos en supervisión de actividades bananeras podrán ser un gran apoyo para el mejoramiento de la producción del banano y el futuro de sus familias”, indicó, Elkin Valencia, director regional de Augura.