Ciudad

Ganadería debe reducir las emisiones y generar carbono

El mejoramiento de la calidad de los forrajes y de la eficiencia del uso de los nutrientes en las dietas, puede disminuir las emisiones de los GEI por unidad de producto animal, señala conferencista del Foro “El futuro de Colombia es el agro”.

 

Fedegán, en alianza institucional con HOY DIARIO DEL MAGDALENA realizará el próximo 18 de octubre en el hotel Santamar de Santa Marta el foro: “El futuro de Colombia es el agro – Necesidades y expectativas”.

En esta oportunidad se han unido tres gremios, los bananeros, los palmicutores y los ganaderos, para debatir y generar propuestas sobre problemas comunes que afectan a los tres sectores. (Lea: Ganaderos, palmeros y bananeros analizarán el agro colombiano)

Manuel Antonio Gómez Vivas, médico veterinario especializado en el diseño de metodologías de análisis integral de empresas ganaderas para apoyar la toma de decisiones, es uno de los expositores del evento, quien disertará sobre mitigación de cambio climático, una acción conjunta”.

El experto, ha trabajo temas relacionados con la investigación de ganadería y cambio climático y costos de producción.

Gómez señala, que la reducción de las emisiones de CH4 entérico provenientes de los rumiantes, debe ser un compromiso de todos los actores, y en este juega un papel fundamental el conocimiento y las buenas prácticas asociadas.

Advierte que es necesario comprender las relaciones entre el suelo, el agua, las plantas y la atmosfera. “En esto radica la adopción de medidas que permitan un abordaje sistémico que beneficie al ambiente y de contera, mejore la productividad y eficiencia de los sistemas ganaderos”.

¿Qué pueden hacer los ganaderos?
Considera que se deben emprender acciones que apunten a la solución del problema como la planeación en el uso de la tierra. “Se debe propender por preservar áreas de bosques, manejo de praderas con coberturas arbóreas y la adopción de sistemas silvopastoriles, las cuales son fundamentales”.

Unido a eso, agrega, también se deben implantar cercas vivas, árboles dispersos en potreros dentro de los SSP no intensivos hasta los SSPi, bancos mixtos con mayor densidad en árboles, arbustos y pasturas, los cuales permitirán un manejo eficiente de la productividad ganadera”.

Complementario a ello, explica, que son muy importantes medidas como la rotación, manejo de acueductos ganaderos y bienestar animal mediante sombrío y la prestación de servicios ecosistémicos, las cuales favorecerán la resiliencia de los sistemas que integran la ganadería en el paisaje y buscará un balance neto entre las emisiones y la captura de carbono.

Otro aspecto que tratará Gómez en el Foro, al que asistirán ganaderos de todas las regiones del país interesados para conocer las soluciones sobre el impacto de la ganadería, son los siguientes:

1. Uso del suelo: Aquí realizará un balance entre las áreas en bosques, cultivos, pasturas y rastrojos. (Lea: Conozca el bosque secundario o humedales en proceso de restauración)

“Los cambios dentro del núcleo de la finca y la modificación del uso de la tierra, permiten un manejo adecuado de praderas sin procesos de erosión o desertificación y premian las zonas de conectividad en bosques, cuidando los reservorios y fuentes de agua y buscando la regeneración de áreas de rastrojo hacia bosques”, añadió

2.Uso del agua: Analiza las fuente de las cuales puede provenir las aguas de lluvias, subterránea o las aguas de ríos, estanques o reservorios.

“El énfasis aquí es el cuidado y preservación del suministro, mediante la protección de cuencas, nacederos o reservorios, realizando un balance en las épocas secas y las de abundancia, con la planeación del vital líquido hacia almacenamiento de las aguas lluvias, buscando que el agua llegue a los ganados en la cantidad y calidad requerida para la expresión genética de los hatos”.

3. Intervención en las emisiones de los GEI, con un manejo y balance adecuado de gramíneas y leguminosas en la dieta de los bovinos, buscando los momentos óptimos de pastoreo, y premiando la multiplicación de una biota ruminal encaminada hacia los Ácidos Grasos Volátiles AGV que premian la producción de carne y leche y en menor proporción las emisiones de metano.

También el manejo de los residuos, permitirá su incorporación a los suelos, con el beneficio hacia la biodiversidad de la vida (lombrices, cucarrones y demás especies especializadas en la incorporación de los elementos como el carbono).

“La compactación de los suelos, puede ser un elemento que impida la productividad de biomasa en la finca, lo cual lleva a la adopción de prácticas como el uso de cultivos transitorios, manejos con cargas animales instantáneas y la planeación forrajera requerida para el cumplimiento de las metas”, concluyó el experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *