Economía

Cafeteros mantienen la dinámica de producción

El valor de la cosecha alcanzó los $8,1 billones y el precio interno tuvo alza del 2,3%

 

A lo largo de 2017, el sector cafetero colombiano ha mantenido la buena dinámica que traía del período 2014-2016, de acuerdo con un informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF.

Señala que los datos más recientes de la Federación Nacional de Cafeteros (Fedecafé) indican que: i) la producción bordeó los 14.3 millones de sacos (expandiéndose un 2% anual), al término del año cafetero 2016-2017; ii) el valor de la cosecha alcanzó los $8.1 billones (0.9% del PIB); y iii) el precio interno se elevó de $809.000/carga a $828.000/carga, en promedio, un alza del 2.3% anual.

Establece el informe que una vez superado el fenómeno climático de El Niño, el mercado esperaba que la producción se situara alrededor de los 15 millones de sacos. No obstante, los excesos de nubosidad y de lluvias menguaron la llamada “cosecha traviesa” y afectaron parte de la “cosecha de mitaca”. Lo positivo ha sido la resiliencia del precio interno del grano (sosteniendo los $800.000/carga), a pesar de la revaluación cambiaria promediando un 3% anual.

Indica en su informe que el año cafetero 2016-2017 habría cerrado con una producción de 156.2 millones de sacos, equivalente a una contracción del -1.9% anual. Ello obedeció a un deterioro de la producción en Brasil (principal productor mundial), llegando a 51.4 millones de sacos (-8% anual). Allí, la producción arábiga se redujo de 43.9 millones de sacos a 38.4 millones de sacos, en línea con el año de menor producción del ciclo bianual en ese país. Asimismo, la producción de Vietnam, segundo productor y primer exportador mundial, bordeó los 25.4 millones de sacos (-3.9% anual), afectado por la sequía y las altas temperaturas que se presentaron en la región. Por el contrario, Centroamérica incrementó de manera importante su producción (26.9% anual) a 18 millones de sacos, una vez superado el brote de roya en Costa Rica, El Salvador y Guatemala, que había deteriorado la productividad del parque cafetero.

 

Colombia, gracias a la renovación de sus cafetales durante 2010-2014, ha logrado alcanzar los 14.3 millones de sacos (+2% anual) en su año cafetero 2016-2017, a pesar del retraso en la floración del primer semestre del año. Finalmente, la producción en Indonesia creció un 4.3% anual, cerrando en 11 millones de sacos, repuntando frente a los 10.7 millones de sacos un año atrás. El consumo mundial de café alcanzó 157.2 millones de sacos en 2016-2017, aumentando un 1.9% anual. Allí habría jugado un papel central la recuperación de la economía mundial, particularmente de los países desarrollados. De esta manera, el año cafetero 2016-2017 terminó con una demanda que superó la oferta, lo cual implicó: i) un precio promedio del café de US$1.32/libra (vs. US$1.19/libra un año atrás); y ii) una caída de 1 millón de sacos en los inventarios, para cerrar en 34 millones de sacos, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

A octubre de 2017, el precio del grano en los mercados internacionales ha descendido, gracias a sorpresas positivas recientes en la producción de Centroamérica, Indonesia y Uganda. Así, los suaves colombianos se situaron en US$1.44/libra frente a los US$1.72/libra de un año atrás.

Sostiene que en este mismo período, los suaves brasileños cayeron de US$1.53/libra a US$1.25/libra; los otros suaves pasaron de US$1.79/libra a US$1.41/libra; y los robusta pasaron de US$1.04/libra a US$0.98/libra. Nótese cómo los robusta han sido la referencia con mayor estabilidad en el precio, lo cual refleja el pobre dinamismo de la demanda en países emergentes. Para el año cafetero de 2017-2018, las estimaciones más recientes indican que la producción bordearía a nivel global unos 159 millones de sacos (1.8% anual), a pesar de la menor producción proyectada para Brasil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *