Columnistas

La película “El viaje”

Tuve oportunidad de ver la película “El viaje” que se ocupa de un episodio del proceso de paz que se adelantó en Irlanda del Norte y que se relaciona con un diálogo propiciado por el primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, y Bertie Ahern, presidente de Irlanda, para promover un acuerdo entre dos líderes de los bandos enfrentados: el reverendo presbiteriano Ian Paisley y el exmiembro del Ejército Republicano Irlandés, Martín McGuinness; diálogo que se desarrolló en Escocia en el marco de un viaje que tenía previsto Paisley para asistir a la celebración de los 50 años de su matrimonio.

La verdad es que el conflicto en Irlanda del Norte era muy antiguo y su origen se remonta a la época en que la Gran Bretaña invadió este territorio para imponerle su cultura y su religión. Con el transcurso del tiempo esta disputa se fue agudizando a través de lo que se conoce como independentismo, que fue el anhelo de reunir las dos Irlandas en una sola república, pero independientes del Reino Unido- conocidos como republicanos- frente a una Irlanda del Norte que prefería continuar unida a la Gran Bretaña.

Los republicanos eran católicos que tenían limitados los derechos políticos frente a los presbiterianos apoyados por los anglicanos. Ese largo conflicto étnico-religioso se agudizó entre los años 68 y 98 con un saldo alto de muertes violentas y concluyó con el Acuerdo de Viernes Santo. La película solo se refiere a un capítulo de ese proceso de paz porque no contextualiza sus diferentes etapas ni el papel que jugaron otros personajes, como el líder norirlandés John Hume, que promovió diálogos confidenciales que dieron lugar a la declaración de Downing Street, mediante la cual se reconoció el derecho de autodeterminación de Irlanda del Norte a facilitar un acuerdo con su población y permitir la participación del Sinn Fein (Movimiento Republicano Irlandés).

El Acuerdo de Viernes Santo sufrió diferentes etapas en la búsqueda de una solución negociada del conflicto que la película simplifica reduciéndolo al capítulo del encuentro entre los líderes mencionados. Recordemos que en 1996 se iniciaron las negociaciones multipartidistas con un carácter incluyente en las que jugó un papel activo el exsenador George Mitchell bajo tres principios: el consenso suficiente, el consentimiento paralelo y el principio de que nada está acordado hasta que todo esté acordado, que en el de Colombia se adoptó sin aludir a su origen.

Como consecuencia del proceso de paz, el IRA renunció definitivamente a la lucha armada. El acuerdo de paz contempló unas reformas de las instituciones de Irlanda del Norte, la creación de un Consejo Ministerial Británico-Irlandés y una comisión de derechos humanos. En el 2007 se instaló un gobierno compartido entre católicos y protestantes.

El gran mensaje que nos deja el acuerdo a que llegaron en Irlanda del Norte, es la importancia del instrumento del diálogo civilizador como método de resolución de conflictos y la inutilidad de la violencia y las guerras para encontrarle solución a los problemas sociales.

Exdefensor del Pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *