Nación

Futuro de cese el fuego en suspenso

Al término de un nuevo ciclo de conversaciones entre las partes, el Gobierno fue claro: hay deseo de extender el cese el fuego y de hostilidades bilateral con el Eln. Sin embargo el grupo guerrillero manifestó la necesidad de realizar consultas internas para tomar una decisión sobre el tema.

El jefe de la delegación de paz del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, dijo que a partir de hoy, y hasta el momento en que se reinicien las negociaciones el 8 de enero, “va a funcionar una mesa transitoria para administrar y seguir los pormenores al cese el fuego, de tal manera que exista una instancia de tipo política y jurídica haciéndo seguimiento sin ningún vacío de autoridad”.

El funcionario también explicó que en el evento de que ambas partes decidan ampliar la tregua, que vence el 9 de enero, se solicitará oportunamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la extensión del mandato del Mecanismo de Veeduría y Verificación.

 

El Balance

Sobre lo que dejó el cuarto ciclo de conversaciones en Quito, Ecuador, el balance para el Gobierno es satisfactorio: “se dio cumplimiento a los compromisos como el fortalecimiento a las alertas tempranas con la publicación del proyecto decreto, un nuevo esquema para mejorar la condición humanitaria de reclusos del Eln, y la ampliación de la ley de amnistía sobre la despenalización de la protesta”.

Para la delegación oficial, el cese de hostilidades ha causado un “impacto positivo” en las comunidades rurales de regiones como Norte de Santander, Arauca, Cauca, Nariño, Antioquia y parte de Chocó, que es dónde tiene presencia el grupo insurgente.

“En líneas generales el balance es satisfactorio. Estamos en un comienzo. Esto no son las negociaciones del fin del proceso, son más bien del comienzo y en ese sentido es importante registrar estos resultados”, añadió jefe de la delegación de paz del Gobierno.

 

Chocó

Sobre la situación humanitaria de ese departamento, el principal anuncio tuvo que ver con el pedido a la Unidad para las Víctimas de impulsar “un proceso de retorno de 1.142 integrantes de 18 comunidades indígenas que se desplazaron de la región del Alto Baudó como consecuencia del asesinato, el pasado 24 de octubre de 2017, del Gobernador indígena Aulio Isarama Forastero y la desaparición de uno de sus familiares – Jhon Eriberto Isarama Forastero- a manos del Frente de Guerra Occidental del Eln”.

Para el profesor de la Universidad Nacional, Víctor de Currea Lugo, el cumplimiento de este mecanismo ha permitido disminuir las víctimas del conflicto y los combates con las Fuerzas Armadas.

“Tenemos que destacar que el cese continúa a pesar de todos los inconvenientes, y esto es un éxito. En segundo lugar, es un hecho que ha disminuido el número de muertos por el conflicto y no se han presentado combates entre la Fuerza Pública y el Eln”, indicó el docente de la Nacional.

En este aspecto concuerda el director de la Fundación Paz y Reconciliación, León Valencia, quien resaltó que el cese ha mostrado sus bondades, porque todos los actos de violencia se han disminuido. “Sería muy bueno para el país que se trate de prolongar y volverlo indefinido, para que el Gobierno y el Eln avancen más rápido en las conversaciones que adelantan en Quito”.

Otro de los aspectos que destacó Valencia fue la disminución de los ataques a la infraestructura petrolera del país. El Colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *