Política

Las víctimas se quedaron sin las curules de la paz

Las 16 curules para las víctimas del conflicto armado, que fueron aprobadas en el Acuerdo final entre el Gobierno y las Farc, se hundieron en el Senado al no alcanzar la votación necesaria.

Esa fue la conclusión que dio el presidente del Senado, Efraín Cepeda, quien dictó la última palabra sobre el galimatías jurídico que se había generado cuando el Gobierno, a través del ministro de Interior, Guillermo Rivera, planteó que se requería un número menor de votos.

“Los proyectos de este tipo deben ser aprobados por la mayoría absoluta y para este caso el quórum es de 102 senadores”, dijo Cepeda, quien además entregó un documento con el que argumentaba su decisión, dejando en claro que apoya el Acuerdo de paz y que se deben buscar fórmulas jurídicas y concertadas para que los afectados por las hostilidades cuenten con una representación efectiva en el Congreso.

La polémica sobre la votación se presentó porque el Gobierno argumentó que la votación por mayoría no podía incluir a los tres senadores suspendidos por el caso de “los Ñoños” (Musa Besaile, Bernardo Noño Elías y Martín Morales), es decir, 102 senadores, sino sobre 99, y allí, la mayoría daba 49.5, al aproximarlo daba 50, cantidad requerida para la aprobación.

Sin embargo, de acuerdo con la interpretación de Cepeda, el tema de las sillas vacías solo aplican para la conformación del quórum, pero en ningún caso para obtener mayorías de votos.

 

Voces a favor y en contra

Conocida la decisión, el presidente Juan Manuel Santos, afirmó que la acataban pero que van a seguir “peleando” la aprobación del proyecto porque fue un compromiso adquirido en la mesa de negociación.

La salida propuesta por el Gobierno es acudir a “una acción de cumplimiento o de nulidad que se presentará ante el Contencioso Administrativo”, sostuvo el ministro del Interior, Guillermo Rivera.

Desde la otra orilla, el representante a la Cámara, Jaime Felipe Lozada, felicitó a Cepeda “por hacer respetar no solo la decisión y autonomía del Congreso sino sobre todo la democracia y la separación de poderes”.

A primera hora el Gobierno acudirá ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca para salvar una iniciativa que para unos beneficiaba a las víctimas, pero para otros serviría para que Farc obtuviera más poder. El Colombiano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *