Sociales

Rescatando la cultura indígena

Integrantes de la agrupación Gente Propia – Ette Ennaka.

El grupo musical ‘Gente Propia – Ette Ennaka’, conformado por 5 amigos amantes de la música y cada uno con 15 años de experiencia. Mario Martinez, guitarrista de la agrupación, Jeysson Ávila en el piano, Andrés Fuminaya en el bajo, Carmelo Maru en la persecución y en la voz Viviana Covelli.

‘Gente Propia’, es una agrupación que se enfoca en el son Montuno, en el son Cubano, Salsa y Cumbia, entre otros géneros cercanos, para evocar la memoria de todos, la buena música que rescata generaciones pasadas, conquista a los presentes y motiva a las futuras.

‘Ette Ennaka’, acostumbra a compartir sus expresiones musicales con otros artistas que se suman a su pensamiento y desarrollo, convirtiéndose en una propuesta musical, atractiva, dinámica e inclusiva.

Su nombre rinde tributo a las culturas indígenas, que están en extinción cada día mas, así como la música Montuna, que en muchos caso ha sido olvidado mal catalogada por todas las personas que desconocen de este género tan importante.

Gente Propia – Ette Ennaka, es el nombre reconocido de la comunidad de los Chimilas, uno de los linajes indígenas que se han fusionado con la modernidad, con este tributo pretenden recordarle al mundo, la importancia de no olvidar nuestras culturas, y evidenciar la riqueza cultural, que hay en el Magdalena, que va mas allá de los Koguis, Wiwas, y Aruhacos.

Esta agrupación es una puesta en escena cargada de energía y alegría, donde se recuerda las tradicionales melodías montunas, acompañadas de la dinámica de la salsa, y el gozo de las fusiones con la cumbia, mostrándose con una visión joven y dinámica en género.

Principalmente esta agrupación quiere rescatar la historia, de las culturas indígenas, que los samarios han querido dejar atrás, y no darle el valor ni la importancia que ellos como cultura e historia tienen.

Los grupos indígenas, hacen parte de nuestra historia y de nuestros antepasados, por lo tanto ellos merecen que su cultura no sea olvidada, que  viva en los corazones de todos los samarios, que su música se escuche en cada rincón de Santa Marta, que la cantemos y bailemos como cualquier otro género, hacerla parte del presente y del futuro de la historia que se está escribiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.